Tras una reunión con los líderes europeos, que se llevó a cabo a través de una videoconferencia, el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció que la Comisión Europea liberará 25.000 millones de euros para fortalecer los sistemas sanitarios de los países que integran el bloque.

Italia, donde han muerto 630 personas, es la segunda nación con más contagios en el mundo, después de China. Francia, Alemania y España tienen más de mil pacientes. Por esto, los jefes de estado del bloque comunitario y los presidentes de sus instituciones decidieron coordinar su respuesta para detener la propagación.

“Usaremos todas las herramientas a nuestra disposición para garantizar que la Unión Europea pase esta tormenta”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Entre los principales anuncios está la creación de un fondo millonario que aportará liquidez y que espera llegar al monto de 25.000 millones de euros. El “fondo de respuesta al coronavirus” busca contrarrestar el “gran impacto económico potencial”.

Y es que los más afectados han sido los mercados, pues el lunes 9 de marzo sufrieron una caída histórica, las principales bolsas europeas en Frankfurt, Londres o París cerraron de nuevo a la baja. Por esto, una de las principales estrategias será permitir márgenes de flexibilidad en las normas fiscales del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. También se promoverá la investigación para encontrar una vacuna, parte de los fondos irán a 17 centros de investigación.

Macron dice que hay “unidad” en una Europa que no parece tan unida

Aunque los casos en Francia están lejos de los más de 9.000 reportados en Italia, entre los infectados está un alto funcionario de Gobierno. El presidente Emmanuel Macron dijo que frente a la “inestabilidad” causada por el virus “Europa debe tomar en consideración que atraviesa una crisis excepcional que requiere respuestas extraordinarias”.

Algunos países, sin embargo, no han sido del todo solidarios. La misma Francia, junto a Alemania y República Checa rechazaron el pedido de Italia de levantar controles para los equipos médicos. Esos gobiernos argumentaban que podrían necesitar esos implementos si la crisis aumentaba.

Ante la presión, los líderes finalmente acordaron “dar a la Comisión Europea la tarea de analizar las necesidades y proponer iniciativas para prevenir el desabastecimiento”

Austria, por su parte, rompió unilateralmente el principio de movimiento libre de la Unión Europea al prohibir la entrada de las personas provenientes de Italia. Esto como parte de su objetivo de ralentizar la transmisión de la enfermedad, que se conoció por primera vez en un mercado de China central. Aunque la mayoría de las personas se recuperan – a tasa de mortalidad es de alrededor del 3% especialmente en personas mayores de 60 años- el miedo se ha propagado más rápido que la enfermedad.

 

Fuente: france24.com