Senado estadounidense aprueba plan de ayuda ante pandemia por Covid-19

El plan aprobado por el Congreso contempla, entre otras cosas, recursos para pruebas gratuitas y un incremento de la indemnización para los afectados por coronavirus. El anuncio se produce en medio de una nueva caída en los mercados debido a la incertidumbre de los inversionistas por los efectos que la enfermedad podría tener en el futuro.

De acuerdo con la comisión de Finanzas de la Cámara Alta en Estados Unidos, este sería el segundo plan aprobado para ayudas. Asimismo, agrega que el Parlamento trabaja para lograr un tercer programa que, de aprobarse, elevaría el monto de ayudas a 1,3 billones de dólares.

Representantes del ejecutivo, como es el caso del secretario del Tesoro Steven Mnuchin, han señalado que este tercer programa prevé la entrega de cheques, que se dividiría en dos etapas, por un valor de 250.000 millones de dólares cada una. También dispondrá recursos por 300.000 millones de dólares para asistir a la pequeña y mediana empresa (afectada en medio de la crisis) y otros 50.000 millones de dólares en ayudas para las aerolíneas.

El anuncio del Senado no impidió una nueva jornada negativa en los mercados globales. En Wall Street, el indicador Dow Jones presentó un retroceso de 6,3% al tiempo que el S&P 500 y Nasdaq Compuesto cayeron 5,18 y 4,7% respectivamente.

La economía en América Latina no escapa de la crisis  

Latinoamérica, al igual que otras regiones, se ha visto afectada por la crisis. Los mercados en la región se han desplomado por el temor de los inversores al tiempo que los analistas muestran preocupación por el futuro económico luego de que organismos como la Cepal y el FMI pronosticaran un débil crecimiento para la región en 2020.

“Esta crisis afecta a América Latina por varias vías: una porque los productos de exportación como el petróleo, cobre y otros ‘commodities’ han bajado de precio por la crisis; en segundo lugar, los países que viven del turismo sufren porque hay menos viajeros”, dijo el economista y PhD en finanzas, Urbi Garay durante una conversación con France 24.

 

Por Luis Méndez Urich

Fuente: france24.com

 

Coronavirus en Italia | “La sala de emergencias se está derrumbando”: la dramática situación que deben enfrentar los médicos que atienden a pacientes con covid-19 en el país europeo

Todos los días, los cientos de pacientes afectados por el coronavirus covid-19 inundan los hospitales de Italia.

El colapso del sistema de salud en este país ha sido uno de los principales problemas para hacer frente a una pandemia que ha causado miles de muertes en el mundo.

Y el caso de Italia ha sido dramático: con más de 35.700 contagiados hasta este 18 de marzo, el total de víctimas fatales se acercaba a los 3.000 después de vivir su peor día con 475 muertes.

Italia el país con mayor número de muertes después de Chinaque registraba 3.241 hasta este miércoles.

Entre todo este caos, hay quienes han tenido que liderar una labor especialmente difícil: los médicos.

Son ellos quienes se han enfrentado día a día a la presión por salvar vidas en un país que se ha visto superado ante la emergencia.

¿Cómo viven esta crisis sanitaria los especialistas que están en la primera línea de lucha contra el coronavirus en Italia?

Colapso de los servicios de salud

El rápido y exponencial crecimiento de contagios en Italia puso en evidencia la fragilidad del sistema de salud del país europeo.

Las 5.200 camas de cuidados intensivos que existen en este país se vieron rápidamente sobrepasadas, pues muchas de ellas ya estaban ocupadas por pacientes con problemas respiratorios (que aumentan en los meses de invierno).

La situación es aún peor en las regiones más afectadas por el coronavirus -Lombardía y Véneto-, donde tienen solo 1.800 camas, sumando instituciones públicas y privadas.

Además, la escasez de ventiladores mecánicos, de mascarillas e indumentaria clave para combatir el covid-19 ha hecho que Italia tenga que solicitar ayuda internacional.

Todo lo anterior ha generado que la labor de los médicos se vuelva cada vez más difícil, debiendo tomar decisiones arriesgadas bajo altos niveles de estrés y durante largas jornadas de trabajo.

La situación de los médicos en Italia es realmente dramática, le dice a BBC Mundo Filippo Anelli, presidente de la Federación Nacional Italiana de Órdenes Médicas (FNOMCeO).

Anelli explica que esto se debe, en parte, a la falta de dispositivos de protección individual (IPD), como ropa adecuada, para tratar a los enfermos.

“Los médicos generales, que trabajan en el hospital en turnos de 12 horas o más, no tienen IPD. Entonces, si se enferman, se convierten en superpropagadores. Es decir, pueden propagar la infección entre sus pacientes”, explica.

Por otro lado, el presidente de la FNOMCeO afirma que “el agotamiento de los médicos es también un problema.

“Los doctores están estresados ​​por el exceso de trabajo y también por la pérdida inesperada de colegas, parientes, amigos y pacientes”, apunta.

De esta forma, Anelli reconoce que el covid-19 ha desencadenado una de las mayores crisis en el servicio sanitario nacional italiano de su historia.

El coronavirus reveló las lagunas y los problemas críticos de la gestión de los sistemas de salud de los últimos años”, explica.

“Abrumados por un tsunami”

La semana pasada, el testimonio de un médico de la ciudad de Bérgamo, llamado Daniele Macchini, se hizo viral en las redes sociales.

A través de su cuenta de Twitter, el doctor aseguró que su equipo de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) se ha visto “abrumado por el tsunami” y que ciertos elementos, como ventiladores, se han vuelto extremadamente valiosos: como el oro.

“Los casos se multiplican, [tenemos] 15-20 admisiones por día, todos por la misma razón (…). De repente, la sala de emergencias se está derrumbando”, escribió.

“Algunos de nuestros colegas que están infectados también han contagiado a familiares, y algunos de sus familiares ya están entre la vida y la muerte”, agregó.

Ante ello, varios médicos y enfermeras han asegurado que viven “una tensión nunca vista en tiempos de paz”.

Algunos, incluso, han señalado que es comparable con lo que podría vivirse en una guerra.

Al respecto, Anelli observa: “Vamos a escenarios que son propios de la medicina de desastres.

Y así lo han comenzado a confirmar los propios médicos que se encuentran en las “zonas rojas” de Italia.

En una entrevista con la BBC, el doctor Stefano Magnone, que trabaja en un hospital en Lombardía, indicó: “La situación está empeorando día a día porque estamos alcanzando el máximo de nuestra capacidad”.

“En nuestra provincia nos hemos quedado completamente sin recursos, tanto humanos como tecnológicos”, agregó.

“Decisiones difíciles y dolorosas”

Italia tiene la segunda población con más adultos mayores del mundo después de Japón, según la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Esto significa que hay un importante segmento de la población que está particularmente en riesgo de enfermarse gravemente si contrae el virus.

“Aquí tenemos una población muy anciana, muchos pacientes necesitan terapia subintensiva o incluso intensiva. Necesitan dispositivos que los ayuden a respirar y comenzó a haber escasez en la UCI”, le dijo a BBC Brasil Giovanni Rezza, el director del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Ministerio de Salud de Italia.

Rezza, además, alertó que “si no hay una disminución en la circulación del virus, ponemos en riesgo todo el sistema, en atención y tratamiento”.

“Ponemos en peligro no solo a los pacientes de covid-19, sino a todos los demás que viven con otras enfermedades. Este es el mayor problema“, añadió.

De esta forma, existen médicos que han afirmado que han tenido que elegir a qué pacientes tratar y a quiénes no.

“Si una persona entre 80 y 95 años está con dificultad respiratoria grave, es probable que no puedas proceder [con el tratamiento]”, le dijo el doctor Christian Salaroli, jefe de la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Bérgamo, al periódico italiano Corriere della Sera.

“Estas son palabras terribles, pero lamentablemente son ciertas. No estamos en condiciones de intentar lo que ustedes llaman milagros”, agregó.

La Sociedad Italiana de Anestesia, Analgesia, Reanimación y Terapia Intensiva (SIAARTI), emitió un documento con 15 “recomendaciones éticas” para médicos sobre la admisión de personas a tratamientos intensivos en “casos excepcionales de desequilibrio entre necesidades y recursos disponibles”.

Así, SIAARTI habla de la importancia de ofrecer apoyo a los profesionales que, debido a la crisis por el covid-19, se ven obligados a tomar “decisiones difíciles y dolorosas”.

“En una situación tan compleja, cada médico puede verse obligado a tomar decisiones en poco tiempo desde un punto de vista ético y clínico: qué pacientes se someten a tratamientos intensivos cuando los recursos no son suficientes para todos los pacientes que llegan”, se señala en el documento.

Al respecto, la asociación aconseja que se privilegie a quien tenga la “mayor esperanza de vida“. Esto es, en lugar de admitir pacientes por orden de llegada, que se centren en pacientes con mayores posibilidades de recuperación después de un tratamiento intensivo.

“No es SIAARTI quien propone tratar a algunos pacientes y limitar el tratamiento a otros. Por el contrario, son los eventos de emergencia los que obligan a los médicos a centrar su atención en la idoneidad del tratamiento para aquellos que pueden beneficiarse más donde los recursos no son suficientes para todos los pacientes”, se afirma.

Sin embargo, Anelli asegura que “en condiciones normales, nuestra Constitución y nuestras leyes imponen curar a todos, sin discriminación alguna.

“Estamos seguros de que no llegaremos al punto en el que tengamos que tomar una decisión como esa”.

 

Fuente: bbc.com

 

El BCE presenta un ambicioso plan para las economías europeas golpeadas por el Covid-19

El Banco Central Europeo (BCE) anunció un paquete de 750.000 millones de euros, equivalente a casi 810.000 millones de dólares,que busca asegurar el financiamiento de los planes que cada Gobierno ha presentado y bajar el precio de las primas de riesgo de los países más golpeados por la pandemia.

A tamañana crisis, tamaña respuesta la del Banco Central Europeo (BCE). Reunidos en un consejo de Gobierno de urgencia este miércoles 18 de marzo por la noche, el banco de los bancos europeos anunció un plan de 750.000 millones de euros destinado a contener las repercusiones económicas de la pandemia del coronavirus en el bloque comunitario.

“A tiempos extraordinarios, se necesita una acción extraordinaria” escribió en su Twitter la directora de la entidad, Christine Lagarde, que agregó que “no hay límites a nuestro compromiso con el euro”, dando a entender que nuevas medidas pueden ser tomadas ya que la entidad está “determinada a usar todas sus herramientas potenciales”.

El programa de “compra de urgencia frente a la pandemia” a través de la adquisición de deuda pública y privada por hasta 750.000 millones de euros se realizará de aquí a fin de año, según un comunicado del BCE.

El operativo llegará su fin cuando los “guardianes el euro” consideren que la “fase de crisis del coronavirus Covid-19 ha pasado”, pero no será “antes de fin de año” según el texto.

Relanzar la economía, el principal objetivo

Comprando deuda masivamente de los estados y empresas de la zona euro, el BCE quiere dar confianza a los bancos de los países europeos para que estén dispuestos a relanzar la economía a través de préstamos a hogares y empresas que sostendrán así la producción y el empleo.

Las medidas llegan en momentos en que muchas sociedades, como Volksvagen, han cerrado sus industrias a raíz del virus y donde muchas otras están amenazadas de quiebra.

Pero además, el BCE advierte que organizará estas compras de manera flexible, es decir, dando prioridad a los bonos de algunos países en mayor dificultad para calmar las tensiones sobre sus deudas.

Concretamente, la medida podría beneficiar a Italia, el país europeo más afectado por la pandemia que ha visto aumentar el precio de su prima de riesgo, acentuando aún más la situación de crisis en el país.

Este programa incluye por primera vez bonos de deuda del Gobierno griego.

El presidente francés aplaude al BCE

Hace seis días el Presidente Macron criticaba al BCE porque su primer paquete de medidas no iba demasiado lejos. Frente a este nuevo plan, el mandatario francés expresó su “pleno apoyo a las medidas excepcionales”. “Ahora nos toca a nosotros, los estados europeos, estar a la altura a través de nuestras intervenciones en los presupuestos y una solidaridad financiera aún mayor en el seno de la UE”, agregó el mandatario.

Este plan del BCE es finalmente más grande que el de su homólogo estadounidense, la Fed, que el lunes anunció la compra de 500.000 millones de dólares de bonos del tesoro y de 200.000 millones de dólares en títulos hipotecarios.

 

Por Erika Olavarría

Fuente: france24.com

 

Estados Unidos y China, cada vez más cerca de una vacuna contra el Covid-19

En Estados Unidos ya empezaron las pruebas en humanos; en China, el Gobierno ya dio la autorización para entrar en esa fase de estudio. Actualmente, más de 80 equipos trabajan en ensayos clínicos alrededor del mundo para conseguir una vacuna o un medicamento contra el Covid-19.

En el Instituto de Investigación Permanente Kaiser de Washington, en Seattle, un equipo científico trabaja con la que podría convertirse en la primera vacuna contra el Covid-19.

Se trata de un estudio que contará con 45 personas sanas, a las que se les suministrarán dos dosis del compuesto, que contiene segmentos de ADN replicados en laboratorio, por lo que no causaría ningún contagio entre los participantes.

Los científicos son cautos e indican que un producto que se pueda comercializar, a pesar de que ya está listo el compuesto, podría tardar entre 12 y 18 meses por la cantidad de pruebas que requiere para garantizar su seguridad y efectividad.

Entretanto, en China, el Ministerio de Defensa informó que hay una vacuna recombinante que fue desarrollada con éxito. Vacuna recombinante significa que no contiene el ADN original del virus sino un segmento replicado en laboratorio y proveniente de diversas fuentes.

Este compuesto ya tiene el aval del Gobierno chino para que empiece a ser probado en humanos. Actualmente hay más de 80 ensayos clínicos que buscan desarrollar fármacos o una vacuna para la última cepa de Covid-19.

Para algunos expertos, se trata de un trabajo lento, no solo por los requerimientos en cuestión de seguridad, efectividad, producción y disponibilidad que cualquier compuesto necesita para ser aprobado, sino también porque se teme que el virus mute y pueda resistir a las sustancias que se están probando actualmente.

Por Valetina T. Sánchez

Fuente: france24.com