El presidente chino, Xi Jinping, pidió hoy jueves una decidida guerra global total contra el brote de la COVID-19 cuando líderes del Grupo de los 20 (G20) sostuvieron una cumbre extraordinaria para coordinar la respuesta multilateral a la pandemia.

“Es imperativo que la comunidad internacional fortalezca la confianza, actúe con unidad y trabaje junta en una respuesta colectiva”, dijo Xi en la cumbre, a través de un videoenlace en Beijing.

Al calificar a la grave enfermedad infecciosa como el enemigo de todos, Xi mencionó que la comunidad internacional debe intensificar integralmente la cooperación internacional y fomentar una mayor sinergia para que la humanidad como una pueda ganar la batalla contra la COVID-19.

La cumbre tuvo lugar cuando el número de muertos en todo el mundo por la COVID-19, una enfermedad causada por el nuevo coronavirus, ha ascendido a más de 21.000 y el número de contagios ha superado los 480.000 hasta hoy jueves, de acuerdo con un recuento de la Universidad Johns Hopkins.

Esta es la primera ocasión que los líderes de las 20 principales economías del mundo llevan a cabo una cumbre en línea desde que el mecanismo, que únicamente solía reunir a los ministros de Finanzas y jefes de bancos centrales, se elevó para ser la plataforma líder mundial de cooperación económica internacional en 2008.

Al subrayar que el brote se está propagando en todo el mundo y la situación es preocupante y desestabilizadora, Xi pidió a los países avanzar rápidamente para contener la propagación del virus.

Xi propuso que se convoque a una reunión de ministros de Salud del G20 tan pronto como sea posible para mejorar la compartición de información, fortalecer la cooperación en medicamentos, vacunas y control de la epidemia y reducir las infecciones transfronterizas.

Xi también propuso una iniciativa de asistencia para la COVID-19 del G20 para una mejor compartición de información y coordinación política y de acción con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Guiada por la visión de construir una comunidad de destino de la humanidad, China está lista para compartir sus buenas prácticas y proporcionar asistencia en la medida de sus capacidades a los países afectados por el creciente brote, afirmó.

La cumbre fue presidida por el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud. El reino, que ocupa la presidencia del G20 este año, dijo que organizó la reunión extraordinaria para avanzar en los esfuerzos globales para enfrentar la pandemia y sus implicaciones económicas.

Los líderes de los miembros del G20 se enlazaron con sus homólogos de algunos países invitados, entre ellos España, Jordania, Singapur y Suiza, así como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Banco Mundial y otras organizaciones internacionales, y de los países que presiden algunas organizaciones regionales.

RESPUESTA COLECTIVA

Durante su discurso, Xi pidió a los países tener una respuesta colectiva a nivel internacional para el control y tratamiento.

China estableció en línea su centro de conocimiento de la COVID-19, el cual está abierto para todos los países, dijo Xi.

Indicó que es imperativo que todos los países reúnan sus fortalezas y aceleren su investigación y desarrollo de medicamentos, vacunas y capacidades de prueba con la esperanza de lograr un pronto progreso para beneficio de todos.

China apoya a la OMS para que dirija los esfuerzos mundiales para desarrollar control y tratamientos adecuados y basados en la ciencia y minimizar la propagación transfronteriza, dijo Xi, quien pidió a los miembros del G20 ampliar la compartición de información contra la epidemia con el apoyo de la OMS y promover los protocolos de control y tratamiento que sean integrales, sistemáticos y efectivos.

Xi pidió convocar en su debido momento una reunión de alto nivel sobre seguridad de salud pública internacional.

Los líderes de otros países y organizaciones participantes coincidieron en que el brote de rápida propagación no sólo amenaza severamente la seguridad de salud pública internacional, sino que también ensombrece la economía, finanzas y política mundiales.

Ante la crisis común de la humanidad, ningún país puede mantenerse aislado de la propagación del virus, dijeron los líderes, quienes pidieron solidaridad y esfuerzos más rápidos y concertados que nunca antes.

“La cumbre ha transmitido una fuerte señal de unidad y coordinación entre los miembros del G20”, dijo el jueves por la noche el vice ministro de Relaciones Exteriores de China, Ma Zhaoxu, quien añadió que todas las partes expresaron su compromiso de ampliar la cooperación para abordar juntos la crisis.

El acuerdo alcanzado por los líderes del G20 para compartir información de forma oportuna, garantizar suministros médicos y brindar asistencia a los países en desarrollo, especialmente a los países menos desarrollados, y explorar las medidas de prevención y control conjuntas ha movilizado los esfuerzos mundiales para combatir la pandemia, dijo Ma.

COORDINACION DE POLITICAS MACROECONOMICAS

El brote ha interrumpido la producción y la demanda en todo el mundo y ha obligado a cientos de millones de personas en todo el mundo a ponerse en aislamiento en su casa.

Los países tienen que apalancar y coordinar sus políticas macro para contrarrestar el efecto negativo y evitar que la economía mundial caiga en recesión, dijo Xi.

Xi exhortó a los países a implementar políticas fiscales y monetarias fuertes y efectivas, a coordinar mejor la regulación financiera y a juntos mantener estables las cadenas mundiales industriales y de suministro.

“Lo que China hará en este sentido es incrementar su provisión de ingredientes farmacéuticos activos, productos de uso cotidiano y suministros contra la epidemia y otros suministros para el mercado internacional”, dijo Xi, quien añadió que China seguirá impulsando la reforma y la apertura y contribuirá a una economía mundial estable.

Xi pidió a todos los miembros del G20 restablecer la confianza en la recuperación económica mundial reduciendo las tarifas, eliminando las barreras y facilitando el flujo sin trabas del comercio.

Integrado por 19 países más la Unión Europea, el G20 representa alrededor de dos terceras partes de la población humana y cerca de 86 por ciento del producto mundial bruto.

Los líderes acordaron tomar políticas fiscales y monetarias efectivas, garantizar la estabilidad de las cadenas mundiales industriales y de suministro y esforzarse por reducir los daños causados por la pandemia en la economía mundial.

Ruan Zongze, vice presidente ejecutivo del Instituto de Estudios Internacionales de China, dijo que los comentarios de Xi infundieron confianza en la comunidad internacional ahora que la situación en China está avanzando firmemente en una dirección positiva después de una extenuante batalla con medidas específicas.

Por otra parte, la promesa de China de ofrecer a los países los suministros médicos necesitados con urgencia, de no imponer restricciones a las exportaciones y de salvaguardar la estabilidad de las cadenas industriales y de suministro también inyectará vitalidad a la economía mundial, dijo Ruan.

 

Fuente: xinhuanet.com