InterMedia Press

Periodismo Post WikiLeaks

Coronavirus, Economía, España, Estados Unidos, Europa, Italia, Reino Unido

#CORONAVIRUS HOY

 

Coronavirus: el Reino Unido registra más de 1000 personas muertas

El Reino Unido superó los 1.000 muertos por coronavirus, según las cifras oficiales compartidas este sábado, en las que se informó de 260 nuevos fallecimientos en las últimas 24 horas.

Este balance muestra una preocupante aceleración de la propagación de la enfermedad en el país. El Reino Unido registró un total de 1.019 muertos y diagnosticó 17.089 casos de coronavirus.

De esta forma se convirtió en el sexto país en traspasar la barrera de los mil muertos. Antes lo habían hecho Italia (9.134), España (5.690), China (3.177), Irán (2.517) y Francia (1.995).

Entre los contagiados están el primer ministro, Boris Johnson, y su ministro de Sanidad, Matt Hancock, mientras que el ministro encargado de Escocia, Alister Jack, se aisló durante siete días al presentar síntomas similares a los del COVID-19, sin haberse sometido por ahora al test.

Frente a la aceleración de la pandemia, el Reino Unido inició una carrera contrarreloj para habilitar miles de camas de hospital. La población está confinada desde el lunes por un periodo de al menos tres semanas.

 

Fuente: tn.com.ar

 

En EEUU, acusan a médicos de quedarse con vacunas experimentales

Los médicos están acumulando medicamentos promocionados como posibles tratamientos contra el coronavirus con recetas que expiden para sí mismos y para sus familiares, de acuerdo con los consejos de administración farmacéuticos en varios estados de todo Estados Unidos. La situación se volvió tan preocupante en Idaho, Kentucky, Ohio, Nevada, Oklahoma, Carolina del Norte y Texas que los consejos administrativos de esos estados publicaron restricciones o lineamientos de emergencia acerca de cómo pueden despacharse esos medicamentos en las farmacias.

“Este es un problema real y no se trata de algo derivado de unas cuantas manzanas podridas”, comentó Jay Campbell, director ejecutivo del Consejo Farmacéutico de Carolina del Norte. Los medicamentos que se recetan difieren ligeramente de un estado a otro, pero incluyen los que fueron elogiados por el presidente Donald Trump en sesiones informativas televisadas como posibles tratamientos exitosos contra el virus que se expandió por el mundo.

Ninguno de los medicamentos fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos para ese uso. Algunos de ellos (incluyendo la cloroquina y la hidroxicloroquina) se usan por lo general para tratar el paludismo, el lupus, la artritis reumatoidea y otras enfermedades. Los farmacéuticos publicaron historias en redes sociales acerca del aumento en las recetas que los médicos expiden para sí mismos y para sus familias. “Atendí a muchos médicos que están presentando recetas de Plaquenil para sí mismos y para miembros de su familia como medida precautoria. ¿Es ético?”, escribió una persona el domingo en un grupo de Facebook para farmacéuticos, refiriéndose a la marca de patente de la hidroxicloroquina.

“Un médico me llamó ‘comunista’ cuando me negué a surtir su receta porque estaba tratando de quedarse el medicamento”, publicó una persona el viernes en otro grupo de Facebook para farmacéuticos. Carmen Catizone, directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Consejos Farmacéuticos, comentó que los consejos estatales estaban “tratando de detener la acumulación de medicamentos y la expedición inapropiada de recetas, pero teniendo en cuenta las necesidades de los pacientes”. Campbell, del consejo de Carolina del Norte, aseguró que los consejos administrativos y las asociaciones médicas tenían que trabajar de la mano también para frenar la conducta de los médicos.

La Asociación Médica de Estados Unidos (AMA, por su sigla en inglés) denunció la práctica en una declaración de su presidenta, Patrice Harris. “La AMA hace un llamado a detener la expedición y solicitud inapropiadas de medicamentos, incluyendo la cloroquina o la hidroxicloroquina, y conmina a los médicos y a todos los profesionales de la salud a apegarse a los más altos estándares de ética y profesionalismo”, dijo. Harris también señaló que los profesionales de la salud del país “siguen demostrando un liderazgo notable a diario” y pueden recurrir al código deontológico médico de la organización para consulta.

La semana pasada, se impusieron las primeras restricciones en Idaho. El consejo del estado les prohibió a las farmacias despachar dos medicamentos (cloroquina e hidroxicloroquina) a menos que la receta incluya un diagnóstico por escrito de una enfermedad, cuyo tratamiento comprobado implique esas drogas. La norma también limita las recetas a un suministro de catorce días, a menos que un paciente haya tomado el medicamento con anterioridad. “Queríamos tratar de adelantarnos a la situación lo antes posible”, comentó Nicki Chopski, directora ejecutiva del consejo de Idaho, donde los farmacéuticos comenzaron a informar de un aumento significativo en las recetas de esos medicamentos la semana pasada.

Los médicos, dijo, estaban expidiendo las recetas para sí mismos y para sus familiares, a menudo en grandes cantidades. Texas adoptó una medida similar el viernes que incluía otra medicación contra el paludismo, la mefloquina, así como el antibiótico azitromicina, conocido comúnmente por su nombre comercial, Zithromax Z-Pak. Ese medicamento fue mencionado por Trump como otro posible tratamiento para el coronavirus cuando se toma en conjunto con la hidroxicloroquina que combate el paludismo. La eficacia del tratamiento sigue sin comprobarse.

Allison Benz, directora ejecutiva del Consejo Farmacéutico del Estado de Texas, afirmó que los farmacéuticos estaban reportando un aumento inusual de las recetas de estos medicamentos escritas por los médicos para ellos mismos, sus familiares y el personal de sus consultorios. Al igual que en Idaho, los pacientes que de verdad necesiten los medicamentos como tratamiento comprobado para sus padecimientos no tendrán obstáculos para conseguirlos con la aplicación de la nueva norma. En una reunión de emergencia, el Consejo Farmacéutico de Ohio prohibió a los profesionales que representa surtir los medicamentos para el tratamiento del coronavirus a menos que una persona haya dado positivo en la prueba del virus o que la solicitud haya sido aprobada directamente por el director ejecutivo del consejo farmacéutico.

En una declaración, la cadena de farmacias CVS aseguró que los farmacéuticos debían valerse de su “criterio profesional para determinar si era válido y apropiado surtir una receta”, señalando que los farmacéuticos cumplirían con cualquier reglamento aplicable del consejo estatal. Una vocera de la cadena de farmacias Walgreens afirmó que sus farmacéuticos se apegarían a los requisitos del estado donde ejercían su profesión, señalando también que la empresa había publicado directrices para surtir dos de los medicamentos de mayor demanda: la cloroquina y la hidroxicloroquina. Walgreens sólo permitirá un suministro de catorce días para las recetas nuevas con el fin de ayudar a garantizar que los medicamentos sigan estando disponibles para quienes los necesitan, agregó. En lugar de establecer reglas, algunos estados están ofreciendo lineamientos generales para los farmacéuticos que se enfrentan al dilema.

El Consejo Farmacéutico de Kentucky exhortó a los farmacéuticos a “basarse en un criterio profesional” para determinar si deben cumplir con las solicitudes de los médicos que están “expidiendo recetas en grandes cantidades para sí mismos y sus familiares”, de acuerdo con un memorando que detalla las Preguntas Frecuentes en el sitio web del consejo. La información orientativa afirma que los farmacéuticos pueden determinar si existe una “relación válida entre el paciente y el médico”, y a la vez, insta a los farmacéuticos a que consideren si hay suficientes medicamentos en existencia para tratar a los pacientes con artritis reumatoidea que los necesitan con regularidad.

 

Fuente: tn.com.ar

 

Coronavirus en Italia: mientras se suman más muertos, crece el temor a un estallido social

Es el hambre el nuevo virus que comienza a difundirse sobre todo en el empobrecido sur de Italia, en medio de la crisis por el coronavirus. Ya comenzaron las señales de una protesta que promete convertirse en un estallido social difícil de controlar. El Papa advirtió este sábado por la mañana que “se comienza a ver gente que tiene hambre porque no puede trabajar y no tenía un trabajo fijo. Estamos viendo lo que vendrá después, pero comienza ahora”.

Cuatro millones de precarios que vivían de las changas están desesperados. No solo cuatro millones que son los más pobres. También comerciantes de pequeños negocios, trabajadores que no tienen como trabajar, como el que le dice a la hija llorando en Nápoles: “Qué hago si soy cuidador de autos y no hay más en la calle”.

En Bari, la capital de Puglia, un video que recorre las estaciones televisivas y las redes sociales, muestra a una mujer gritando y en lágrimas que protesta frente a un banco cerrado. Hoy es sábado. Dos policías tratan de calmarla, pero llega su marido y grita: “Soy un comerciante, tengo el negocio cerrado, este es mi banco, quiero que me presten 50 euros”. Comienza a tirar de las puertas, mientras los policías tratan de tranquilizarlo.

Un peatón pasa, se detiene y le alcanza diez euros. “Tomá para que puedas comer.” El otro no le agradece, no da más. Vuelve a gritar contra su banco.

En las ciudades del sur ha comenzado otro fenómeno. En Nápoles, en Palermo, en Reggio Calabria. Los que vuelven a casa con las bolsas del supermercado son asaltados por los hambrientos que les quitan la comida y el resto y huye gritándoles “¡perdón, tengo hambre!”.

El jueves, en un hipermercado de la cadena Lidl en Palermo se produjo el primer asalto en masa a las góndolas. La gente gritando llenó los carritos y trataron de huir. “No tenemos plata y no queremos pagar”, voceaban.

Había una buena guardia policial que detuvo a los desesperados. Les obligó a no llevarse nada y a cambio nadie fue preso ni demorado.

Pero los revoltosos pedían comida a los gritos. “¿Cómo hacemos para vivir?”. Pregunta obvia. Como la conclusión del ministro que dedujo: “Existe el peligro de un colapso social”. Hasta ahora se manda más policía a cuidar los supermercados.

En Bari, una funcionaria del gobierno, Francesca Bottalocci, salió a la calle con dos bolsas de comida y sin hacer reproches se los entregó a dos mujeres que gritaban desde el balcón de casa: “No tenemos plata, no tenemos más nada. Vengan a ver”.

Un video mostró en Nápoles, pero la escena se multiplicó en muchos otros escenarios del sur, a un hombre que no habla, no hace gestos, y empuja un carrito donde ha puesto pan, un frasco de tomate, aceite y bizcochos. Hace la fila y cuando está frente al cajero alarga los brazos: “No tengo nada”. El cajero agarra el teléfono y avisa: “Llamen a la policía, pero el señor no tiene dinero para el gasto y dice que no puede pagar. No ha comprado vino, solo lo esencial”.

Sin dinero para comida

En la Italia de la cuarentena férrea comienza a faltar la comida. No en las góndolas de los supermercados sino en la casa de muchos italianos. En Sicilia, un trabajador de cada tres recibe la plata en negro. Las prohibiciones para el aislamiento social contra el coronavirus han echado por tierra la economía precaria de todos lo que venden fruta y verdura en los mercados barriales. Y otros bienes de consumo popular.

Las familias piden asistencia alimentaria a los municipios y a Caritas, la gran organización de ayuda de la Iglesia. La piedad popular y la solidaridad social han hecho reaparecer la figura en Nápoles de la “compra suspendida”. Los que pueden hacen sus compras y agregan el “suspendido”, productos que dejan en la caja para que se los den a los que no pueden pagar. Tanto los critican a los “terrones” , pero en el norte no existe esta elemental tradición de bondad humana que practican los subdesarrollados del sur.

En el norte italiano, el área donde se concentra la tragedia de la epidemia de coronavirus, los trabajadores paran las fábricas porque falta seguridad. Funcionan los subsidios sociales y los trabajadores autónomos cobran un bono inmediato de 600 euros mensuales. Muy poco pero mucho para los que no reciben nada.

El gobierno estudia de un rédito de supervivencia. Existe ya un rédito de ciudadanía, pero solo lo cobra una parte. Y el hambre no puede esperar semanas de discusiones. Hay que calmarlo ya. “Los tiempos del razonamiento político son incompatibles con los del estómago”, escribe Sergio Rizzo.

Italia no crece hace rato. La crisis de 2008 la puso en crecimiento cero hasta hoy, donde se goza el nivel de vida de quince años atrás. Es el país que menos crece en la Unión Europea. La pobreza absoluta en el Sur se agigantó del 5,8% del 2008 al 10%. Y el futuro, que es de recesión apretada con amenazas de una depresión económica devastadora si duran la epidemia y sus efectos, no deja espacios para el optimismo más prudente.

La sombra ominosa del colapso social ha enmudecido a los italianos, que ya no cantan en los balcones como hasta hace unos días, para darse ánimo y mostrar que “saldremos de esta”. El virus del hambre amenaza sustituir al corona virus que algún día será domado, quizás más o menos pronto, tras haber causado una gran devastación humana pero también de la vida social.

 

Por Julio Algañaraz

Fuente: clarin.com

 

En España hubo 832 muertos por coronavirus en 24 horas: un nuevo récord diario

El ministerio español de Sanidad anunció este sábado que 832 personas murieron en las últimas 24 horas por coronavirus, un nuevo récord diario en el país que eleva el total de muertos a 5.690.

España es actualmente el segundo país del mundo con el mayor número de fallecidos por coronavirus, sólo por detrás de Italia​, que el viernes informó de un total de 9.134 muertos.

Pese al récord de fallecidos reportado este sábado, el porcentaje de aumento viene bajando en España desde el miércoles, cuando alcanzó un vertiginoso 27%, por lo que el Gobierno que encabeza Pedro Sánchez​ dispuso extender el confinamiento hasta el 9 de abril.

La decisión, anunciada por Sánchez desde el Palacio de la Moncloa, es aún más restrictiva porque implica detener todas “las actividades no esenciales” durante dos semanas.

Los casos confirmados de coronavirus aumentaron a su vez en 8.189, y totalizan en este momento 72.248, con un incremento porcentual que arroja también una tendencia a la baja.

El número de sanados continuó aumentando con fuerza, como en los últimos días (un 31,3% en estas 24 horas) y son ya 12.285, según el parte diario difundido por el ministerio de Sanidad.

Las regiones más golpeadas son la de Madrid, con 2.757 muertos, casi la mitad del total, y Cataluña, con 1.070 víctimas mortales.

La mortalidad en Madrid es tal que a partir del lunes se habilitará una segunda morgue en una instalación pública hasta ahora inutilizada. Se sumará así a la ya instalada en la pista de patinaje de un centro comercial.

Igualmente, el ejército y las autoridades locales tuvieron que habilitar en Madrid un hospital de campaña con capacidad para un máximo de 5.500 camas en Ifema, un enorme pabellón de congresos.

Para prevenir la propagación de la enfermedad, la población española cumple este sábado dos semanas de confinamiento bajo estado de alarma, que se prolongará al menos hasta el 11 de abril.

Los expertos del Ministerio de Sanidad continúan sin poder verificar si España alcanzó ya el pico de contagios a partir del cual esperan poder doblegar la curva.

Asimismo, las autoridades se preparan para recibir en los próximos días una mayor presión en el sistema sanitario, comenzando por la Comunidad de Madrid, la región con el mayor número de contagios, más de 21.000, y más de 1.400 personas ingresadas en terapia intensiva.

No obstante, Cataluña se sitúa ya al nivel de Madrid en cuanto a ingresos graves, con más de 1.300 personas en UCI.

En ese sentido, el Jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Vall de Hebrón de Barcelona, Benito Almirante, dijo que esperan que la “estabilización” de casos llegue recién la próxima semana o a principios de la siguiente.

En su opinión, para ver los efectos del confinamiento de la población, que comenzó el 14 de marzo y por ahora se extiende hasta las 00.00 del 12 de abril, se necesita “un mínimo de dos o tres semanas”.

En tanto, España recibió esta madrugada en el aeropuerto madrileño de Barajas un cargamento con 1,2 millones de barbijos, que será entregados a trabajadores del sistema sanitario, los transportes públicos y Correos, así como las fuerzas de seguridad del Estado.

 

Fuente: clarin.com

 

El impacto psicológico de la cuarentena y cómo mitigarlo

Un estudio británico asegura que la mayoría de los efectos son negativos pero que se pueden tomar medidas para que el encierro sea más tolerable.

La expansión mundial y vertiginosa de la nueva cepa de coronavirus hizo que muchos gobiernos adoptaran medidas para evitar la propagación. A las poblaciones, en particular, se les pidió que evitaran las aglomeraciones de personas y que, en la medida de lo posible, permanecieran en sus casas para cortar la cadena de transmisión del virus.

En Uruguay, las personas que regresan de países considerados de riesgo son obligadas a hacer una cuarentena de 14 días, un período suficiente para determinar si presentan algún tipo de síntoma mientras se reduce el riesgo de contagiar a otros. La medida también aplica a quienes hayan estado en contacto con personas que tenían la infección.

En este escenario global donde la principal recomendación es no salir de casa, un equipo de psicólogos e investigadores de la universidad King’s College de Londres realizó un estudio para identificar cuáles son los impactos de la cuarentena en las personas. La investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista médica británica The Lancet, se basó en 24 estudios académicos elaborados en diez países con poblaciones afectadas por el síndrome respiratorio agudo severo (conocido como SARS, por sus siglas en inglés), el ébola, la pandemia de influenza H1N1, el síndrome respiratorio del Medio Oriente y la influenza equina. “Las decisiones sobre cómo aplicar la cuarentena deben basarse en la mejor evidencia disponible”, explican las expertas y los expertos en el artículo, titulado “El impacto psicológico de la cuarentena y cómo reducirlo: revisión rápida de la evidencia”.

La mayor parte de los estudios reveló efectos psicológicos negativos, incluyendo síntomas de estrés postraumático, confusión y enojo. “La mayoría de los efectos adversos provienen de la imposición de una restricción de libertad; la cuarentena voluntaria se asocia con menos angustia y menos complicaciones a largo plazo”, señala el informe.

Los factores que provocaron más estrés, de acuerdo con el análisis, fueron una mayor duración de la cuarentena, temor de contagiarse la infección, frustración, aburrimiento, suministros inadecuados, información inadecuada, pérdidas financieras y estigma. En algunos casos, se identificaron efectos duraderos, que se prolongaron incluso cuando pasaron varios años desde la cuarentena.

Que la mayoría de las consecuencias sean negativas “no implica que la cuarentena no deba usarse”, advierten los investigadores, porque “los efectos psicológicos de no usar la cuarentena y permitir que la enfermedad se propague podrían ser peores”.

Si la cuarentena es “esencial”, entonces los gobiernos deben tomar todas las medidas para garantizar que esta experiencia sea lo más tolerable posible. Según el reporte, esto se puede lograr “diciéndoles a las personas lo que está sucediendo y por qué, explicando cuánto tiempo continuará, proporcionando actividades significativas para que realicen mientras están en cuarentena, proporcionando una comunicación clara, asegurando suministros básicos disponibles (alimentos, agua y suministros médicos) y reforzando la sensación de altruismo que las personas deberían, con razón, estar sintiendo”. También ayuda que las autoridades proporcionen una “justificación clara” para establecer la cuarentena y brinden información sobre los protocolos a seguir.

La investigación también muestra el papel clave que tienen las funcionarias y los funcionarios de salud encargados de implementar la cuarentena, e insiste en que deben ser capaces de brindar la información de forma clara, rápida y transparente. “Si la experiencia de la cuarentena es negativa, los resultados de este estudio sugieren que puede haber consecuencias a largo plazo que afecten no sólo a las personas en cuarentena”, concluye, “sino también al sistema de atención médica que administró la cuarentena y a los políticos y funcionarios de salud pública que lo ordenaron”.

El artículo “The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapid review of the evidence” fue publicado el 14 de marzo en la revista médica británica semanal The Lancet. Los autores son Samantha K Brooks, Rebecca K Webster, Louise Woodland, Simon Wessely, Neil Greenberg y Gideon James Rubin.

Precisiones terminológicas

Cuarentena: separación y restricción del movimiento de personas que potencialmente han estado expuestas a una enfermedad contagiosa, para determinar si se sienten mal, y así reducir el riesgo de infectar a otros.

Aislamiento: separación total de las personas que ya han sido diagnosticadas con una enfermedad contagiosa.

Distanciamiento social: consiste en evitar toda interacción social y contacto físico. Es una medida que deberían tomar todas las personas, independientemente de si viajaron o estuvieron en contacto con potenciales personas infectadas.

 

Por Stephanie Demirdjian

Fuente: ladiaria.com.uy

A %d blogueros les gusta esto: