Coronavirus en Estados Unidos: un experto proyecta de 100.000 a 200.000 muertes

Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas y asesor del presidente Donald Trump frente a la pandemia del nuevo coronavirus, dijo el domingo que entre 100.000 y 200.000 personas podrían morir en Estados Unidos ​por el Covid-19.

“En función de lo que vemos hoy, diría que entre 100.000 y 200.000”, dijo el doctor Anthony Fauci en CNN sobre el posible número de decesos. También habló de “millones de posibles contagios”.

Cauto, el director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas recordó, no obstante, que los modelos se basan siempre en diferentes hipótesis.

“Dan el peor y el mejor escenario. Y generalmente la realidad se ubica en algún punto intermedio”, explicó.

“Entre las enfermedades con las que he trabajado, nunca he visto un modelo donde se dé el peor de los casos. Siempre están sobreestimadas”, agregó.

Según la Universidad Johns Hopkins, cuyo conteo de diagnosticados se usa de referencia, hasta el momento se han reportado oficialmente cerca de 125.000 positivos por el nuevo coronavirus en Estados Unidos, la cifra más alta para un país en el mundo.

El número de muertes, 2.191, casi se duplicó desde el miércoles.

De acuerdo con las proyecciones de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, el pico de la epidemia ocurrirá en torno a mediados de abril en Estados Unidos, con un número de decesos que podría rondar los 80.000 a partir de junio, siguiendo la trayectoria actual.

Según su modelo, este número va de un mínimo de 38.000 mínimo fallecidos a un máximo de 162.000.

En comparación, la gripe mató a 34.000 personas en el país en el transcurso de la epidemia en 2018-2019.

Con su tono calmado y doctoral, Fauci se ha convertido en la voz autorizada del gobierno ante la crisis de la COVID-19, concentrándose en dar declaraciones factuales y científicas, con frecuencia en conflicto con el mandatario, que busca, por su lado, minimizar la situación o prometer una solución rápida a los millones de estadounidenses confinados.

“Camino por una línea floja”, reconoció recientemente al diario The New York Times. “He dicho cosas al presidente que no quiere escuchar y he declarado públicamente cosas distintas de lo que él asegura”.

Así, cuando Trump dio a entender en una conferencia televisada a inicios de marzo que una vacuna estaría disponible de “tres a cuatro meses”, el experto inmediatamente precisó: “No habrá una vacuna, se comenzarán los tests para una vacuna”.

Y agregó: “Como le he dicho, señor presidente, de un año a un año y medio” antes de poder distribuir una vacuna eficaz y segura.

Más recientemente, Trump exhibió con pompa un medicamento antimalaria para usar contra el nuevo virus. Interrogado al día siguiente sobre el tema, Fauci reveló que los estudios sobre la droga eran todavía “anecdóticos”.

Pero el experto minimiza esos desacuerdos públicos. “No estoy en desacuerdo sobre el fondo” con el presidente”, dijo en una entrevista el domingo con Science Magazine.

Trump “se expresa de una manera que yo no hubiera escogido porque puede crear malentendidos sobre cuáles son los hechos”, pero en “los temas importantes, él me escucha”, agregó.

“Pero yo no puedo lanzarme hacia el micrófono para apartarlo”.

Trump no parece tener nada en su contra. “Es un buen hombre. El doctor Fauci me cae muy bien”, dijo el lunes.

Hijo de un farmacéutico, Anthony Fauci, entró al instituto nacional de la Salud (NIH) en 1968, dos años después de graduarse como médico y se especializó inmediatamente en inmunología.

Director del instituto nacional de enfermedades infecciosas desde los años 80, Fauci, de 79 años, se ha distinguido en la lucha contra varios virus, del Sida al Ébola.

Fue galardonado con la Medalla Presidencial de la Libertad en 2008 por su trabajo en la lucha contra el Sida y más recientemente ha liderado la respuesta estadounidense al Zika y el Ébola.

Por su rol actual, algunos medios ya lo consideran un “héroe” y un “tesoro nacional”.

“Yo solo quiero decir cuáles son los hechos”, dijo al Times.

 

Fuente: clarin.com

 

Coronavirus: ante la falta de respiradores, comenzaron a adaptar máscaras de buceo para pacientes

Con hospitales abarrotados de infectados de coronavirus que requieren asistencia mecánica para respirar, y una grave falta de insumos, médicos europeos comenzaron a adaptar máscaras de buceo como respiradores para pacientes críticos.

La idea surgió en Italia, en donde hay más de 10.000 muertos por la pandemia, y rápidamente comenzaron a adaptarla y ponerla en práctica centros médicos de otros países del continente. Ese fue el caso de Erasme, hospital de Bruselas, la capital belga.

La institución, en conjunto con la Universidad Libre de Bruselas (ULB) y la empresa Endo Tools Therapeutics, que desarrolla dispositivos médicos, trabajó en la adaptación las máscaras bajo el mando del fisioterapeuta de cuidados intensivos de la clínica, Frédéric Bonnier.

La válvula es hecha a medida: se ajusta a la parte superior de las máscaras que cubren toda la cara, y conecta la máscara con las máquinas que suministran al paciente aire a presión. “Se usan para pacientes que tienen problemas respiratorios graves. El objetivo es evitar la intubación“, explicó Bonnier, a AFP.

Según detalló el profesional, gracias a este sistema se evita el colapso de los alveolos pulmonares, unas cavidades ubicadas en los pulmones y que permiten suministrar oxígeno en el cuerpo y espirar el dióxido de carbono. La neumonía provocada por el covid-19 inflama la membrana pulmonar y llena los alveolos de líquido.

En los casos más graves hay que intubar a los pacientes para suministrarles oxígeno y colocarles un respirador, lo que se llama ventilación mecánica. Las máscaras de buceo podrían ser una solución temporal para pacientes que necesitan cuidados intensivos cuando no hay camas ni respiradores disponibles.

Este lunes comenzará la producción en Bélgica.

 

Fuente: tn.com.ar

 

Murió por coronavirus el político francés Patrick Devedjian, ex ministro de Nicolas Sarkozy

Patrick Devedjian, exministro durante la Presidencia de Nicolas Sarkozy y antiguo secretario general de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), ha fallecido en la noche del sábado al domingo a causa del coronavirus.

Devedjian, de 75 años y en la actualidad presidente del departamento de Altos del Sena, había sido hospitalizado tras ser diagnosticado con Covid-19, según ha anunciado el propio departamento a través de un comunicado.

El político, quien fuera entre 2008 y 2010 ministro a cargo de la Aplicación del Plan de Recuperación tras la crisis económica de 2008, confirmó el jueves haber dado positivo por el virus. “Cansado pero estabilizado gracias a ellos, vuelvo a subir la cuesta y les mando un gran agradecimiento por su constante ayuda a todos los pacientes”, había escrito en Twitter, dando las gracias a los trabajadores sanitarios.

Devedjian fue además secretario general de la UMP, presidida por Sarkozy –del que fue asesor– entre 2007 y 2008, cuando dimitió para asumir el citado ministerio, siendo reemplazado en el partido por Xavier Bertrand.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha lamentado el fallecimiento de Devedjian, al que ha descrito como “un hombre político comprometido que puso su gran cultura, su inmenso conocimiento del Derecho y su pasión por la libertad al servicio de su territorio y de la nación”.

Asimismo, ha destacado que “tuvo la pasión de las ideas” y que “nunca olvidó sus orígenes”. “Tenía Armenia en su corazón y amaba profundamente Francia, su cultura, su imaginario y sus servicios públicos”, ha dicho.

“Sus últimas palabras públicas fueron para el personal de enfermería que, hasta el final, lo ayudó a luchar contra el virus y para los agentes del departamento de Altos del Sena, movilizados al servicio de sus ciudadanos”, ha destacado.

Francia reportó este sábado 319 nuevos muertos en las últimas 24 horas con lo que el número de fallecidos por la COVID-19 se eleva a 2.314, según datos del gobierno. Según el último balance, el número de contagiados confirmados se eleva a 37.575, de los que 17.620 están hospitalizados (+1.888) y 4.273 en cuidados intensivos, 486 personas más en un solo día. Otros 6.624 han podido regresar a sus casas en las últimas 24 horas tras superar la neumonía.

El número de fallecidos anunciado solo corresponde a los que han sucumbido al coronavirus en los hospitales por lo que se desconoce el número real de muertos por la pandemia que ya ha dejado más de 20.000 víctimas mortales en Europa.

Según el director general de Salud, la letalidad del virus era del 6% en Francia la semana pasada. Pero estos datos ocultan la disparidad por regiones, ya que no todas están afectadas de la misma forma.

Según los datos publicados el sábado, las regiones con más personas hospitalizadas son París y su corona (Ile de France), con 6.523, de ellos 1.570 en cuidados intensivos, el Gran Este (3.525, de ellos 756 en cuidados intensivos) y Auvernia-Ródano-Alpes (1.904, de ellos 432 en reanimación).

Por su parte, el primer ministro Edouard Philippe, advirtió a los franceses de que “los primeros 15 días de abril serán todavía más difíciles que los 15 que acaban de pasar” en el combate contra la pandemia, “que no ha hecho más que comenzar”.

Francia espera ver “los primeros impactos” del confinamiento “a finales de la semana que viene”, indicó por su parte Arnaud Fontanet, virólogo del instituto Pasteur y miembro del Consejo Científico instalado por le gobierno. “Para poder estimar el impacto de estas medidas de confinamiento en el indicador principal, que es el número de casos diarios de admisiones en reanimación, habrá que esperar un poco”, declaró en una conferencia de prensa con el primer ministro.

Con las medidas adoptadas -guantes, mascarillas, distancia social, confinamiento- el objetivo es reducir de 3 a “menos de 1” el “número de reproducción de base” del virus, es decir, el número de personas infectadas por un enfermo. “Si un enfermo infecta a menos de una persona, la epidemia va a remitir”, aseguró el profesor Fontanet.

Por su parte, el ministro de Salud Olivier Veran, informó que el país ha encargado “más de mil millones” de mascarillas a China para hacer frente a la epidemia COVID-19. “Se ha establecido un puente aéreo estrecho e intenso entre Francia y China para facilitar la entrada de mascarillas en nuestro territorio”, declaró el ministro durante una conferencia de prensa, en la que recordó que el país necesita 40 millones de mascarillas por semana.

 

Fuente: infobae.com

 

Donald Trump aseguró que “no es necesaria” la cuarentena en Nueva York pero existe la posibilidad de que imponga un aislamiento “de corto plazo”

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sostuvo que la cuarentena “no es necesaria” en Nueva York, Nueva Jersey y parte de Connecticut para atajar el contagio del nuevo coronavirus, tras consultar con los expertos y después de un fuerte rechazo de los líderes políticos locales y las advertencias del pánico que podría provocar.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), sin embargo, aconsejaron a los residentes de la región que no viajen, excepto para fines esenciales.

“Por recomendación de la Casa Blanca y tras consultar a los gobernadores de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, pedí al Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) que emitiera una alerta de viaje, que será administrada por los gobernadores junto al Gobierno federal”, escribió Trump a través de su cuenta de Twitter.

Luego, insistió en que “la cuarentena no será necesaria” y afirmó.

Un bloqueo de ese tipo habría sido la medida más dura que el gobierno de los Estados Unidos haya tomado para frenar la propagación de la enfermedad.

Trump había indicado anteriormente que estaba respondiendo a las preocupaciones en otros estados, particularmente Florida, de que los viajeros del área metropolitana de Nueva York podrían propagar COVID-19 en sus comunidades.

El mandatario estadounidense dijo a los periodistas que los neoyorquinos “muy infectados” eran una amenaza para Florida, un popular destino de vacaciones en el sur para las personas en el noreste.

Pero después de fuertes advertencias de los gobernadores de Nueva York, Andrew Cuomo, Nueva Jersey y Ned Lamont, de que la medida provocaría pánico y causaría más daños a los mercados financieros, Trump revirtió el rumbo y dijo que solo habría advertencias de viaje para la región.

El jefe de la Casa Blanca explicó que estaba estudiando la imposición de medidas de cuarentena en Nueva York, Nueva Jersey y parte de Connecticut para atajar el contagio del coronavirus.

Estamos pensando en algunas cosas. Hay quien querría que hubiera cuarentena en Nueva York porque es un foco (…). Puede que no tengamos que hacerlo, pero existe la posibilidad de que hoy impongamos una cuarentena de corto plazo, de dos semanas, en Nueva York”, señaló.

El estado de Nueva York ha reportado más de 53.000 casos del nuevo coronavirus.

Solo la ciudad de Nueva York reportó un aumento de más de 155 muertes el sábado, llevando el total de la ciudad a 672, aproximadamente un tercio de las 2.185 muertes en los Estados Unidos, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

La vecina Nueva Jersey ha reportado más de 11.100 casos de COVID-19.

Según los últimos datos globales ofrecidas por la Universidad Johns Hopkins, el número de casos confirmados de Covid-19 en Estados Unidos han alcanzado los 122.666, mientras que los casos de fallecidos han superado los 2.000 y ya son 2.147 los muertos a causa de coronavirus en el país norteamericano.

 

Fuente: infobae.com