La popularidad de Bolsonaro cae en picado en Brasil por sus terribles políticas y su negligencia en la gestión del brote de COVID-19.

La aprobación del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, así como la confianza de la población en su gestión ante la lucha contra el nuevo coronavirus, conocido COVID-19, han seguido una tendencia a la baja y disminuido a un 33 por ciento, según una encuesta realizada esta semana por Datafolha, que también revela que el ministro de Salud, Luiz Enrique Mendetta, es más fiable para los brasileños, con un nivel de aceptación popular del 76 por ciento.

La encuesta se realizó por teléfono entre el 1 y el 3 de abril, y refleja un aumento de aceptación del 21 por ciento para el Ministerio de Salud con respecto a un sondeo anterior, mientras, el porcentaje de la población brasileña que espera una buena actuación de Bolsonaro ante la crisis cayó del 39 al 33 por ciento.

Mandetta ha mantenido diferencias con el mandatario Bolsonaro, pues, al contrario que este, considera que las cuarentenas decretadas en algunos estados deben continuar.

Pese a estas cifras y contrariamente a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aplicadas por casi todos los países de la región, Bolsonaro se opone a aplicar el aislamiento social, porque considera que provocaría un “desastre”.

En este sentido, la Asociación Brasileña de Juristas por la Democracia (ABJD) informó el viernes que, en su denuncia ante el Corte Penal Internacional (CPI), ha destacado que Brasil está siendo gobernado por un presidente “totalmente irresponsable”, que comete crímenes de lesa humanidad ante la crítica situación que vive el país.

 

Fuente: hispantv.com