El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Coronavirus en Argentina: el Gobierno diagrama la cuarentena “light” pero teme por un aumento de los casos

– Vamos despacio. Todo debe ser muy pausado.

Alberto Fernández puso a su staff a diseñar protocolos para flexibilizar, a partir del lunes 13 de abril, la cuarentena total. Pero, en paralelo, el Presidente bajó la orden de ser cautos y decidir con criterio.

La frase del inicio la crónica, Fernández la pronunció este domingo en Olivos y muestra el mapa entero. Fernández anima la hipótesis de una cuarentena light pero lo supedita a un factor: la evolución, en contagios y muertes, del coronavirus.

Hay una micro historia detrás de eso que remite a un relato infantil con moraleja. Los dos últimos fines de semana de marzo -la de los sábado 21 y 28- el Presidente asumió que era inminente el estallido de contagios.

Pero no ocurrió: desde la suspensión de clases, aunque la curva de confirmados aumentó de manera continua y pronunciada, siempre lo hizo con una pendiente controlada.

¿Qué significa, en la lógica de Fernández, que estalle la pandemia a nivel local? El Presidente toma como parámetro un planteo que le hizo Ginés González García cuando empezó a asomar la crisis: el virus se habrá desmadrado cuando el número de contagios o de muertes aumente, de un día para el otro, en más del 50%.

Hasta el sábado se registraron 1.451. El teorema del ministro de Salud supone que el brote se saldría de control si de un día para el otro se confirmasen más de 750 casos. El máximo, hasta ahora, fueron 146 confirmados. Ocurrió el 30 de marzo.

La semana que pasó, antes del almuerzo de cumpleaños que tuvo el jueves -amigos, ministros, familiares y su secretaria María-, Fernández habló con un especialista que le inoculó la idea de que el temido aumento de casos podría ocurrir esta semana.

¿Porqué esta vez sí puede ocurrir y no ocurrió antes? Por el repetido asunto de la circulación comunitaria: aunque la cuarentena lleva hasta el domingo 17 días -llegará a 24 el 12 de abril-, el virus igual se ramificó aunque no se puede saber cuánto.

“No estalló antes porque la cuarentena funcionó”, dice un funcionario clave que prefiere, siempre, los escenarios pesimistas. Observa que, finalmente, la crisis podría darse esta semana aunque “menos grave que si no se hubiese dispuesto la cuarentena”.

Las largas colas en los bancos días atrás fue un mal indicio y generó el enojo de Fernández con Miguel Pesce, el titular del BCRA y con Alejandro Vanoli, al frente del ANSeS. “Estuvo tres horas diseñando el operativo y pasó lo que pasó”, apuntan desde el entorno presidencial.

En Olivos perdura el malestar, pero descartan que pueda haber cambio de funcionarios. “Ya puso en caja a los que tenía que poner”, dicen desde la quinta presidencial.

La vice de Salud, Carla Vizzotti, dice que la aglomeración del viernes no rompió la cuarentena, aunque hay dudas. Y si lo hubiese hecho, el rebote estadístico se observará dentro de una semana o más. En criollo: si hay un pico de casos en estos días, no es por la cola en los bancos.

El Presidente, dicen a su lado, enfrenta una encerrona: está convencido de que debe disponer un ablande la cuarentena, pero teme que eso coincida con un aumento de casos. 

Hace días, la mesa de coordinación que comparten Fernández con su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, González García y ministros como Eduardo “Wado” De Pedro, Gabriel Katopodis y Matías Kulfas, trabajan en los protocolos para la cuarentena light.

Como contó Clarín la semana pasada, hay dos actividades en análisis: comercio y construcción. Se limitarán horarios, cantidad de clientes y trabajadores y se habilitarán actividades en espacios abiertos.

Esta semana, casi de manera simbólica, se reactivarán obras viales en rutas nacionales, obradores que están en lugares aislados, pero la semana que viene se sumarán emprendimientos. Actualmente, solo están activas 40 obras de la emergencia sanitaria.

 

Por Pablo Ibáñez

Fuente: clarin.com

#ConLosAbuelosNO | Indignación en las redes por el caos de jubilados en los bancos

 

El aislamiento social, preventivo y obligatorio se rompió este viernes, con el caos que se generó en muchas sucursales bancarias por la gran cantidad de personas que hicieron filas desde la madrugada para intentar cobrar sus haberes.

Muchas personas, a pesar de hacer horas de cola, no pudieron irse con dinero. Por ese motivo los bancos abrirán, de manera excepcional, el sábado y el domingo, pero al igual que hoy solamente atenderán a los que no tienen tarjeta de débito.

Además, el Banco Central de la República Argentina amplió los horarios, para atención exclusiva a jubilados, según la terminación del DNI.

Tras los incidentes que duraron largas horas, en Twitter se convirtió en tendencia el hashtag #ConLosAbuelosNo, de miles de usuarios indignados por la situación que se generó en el marco de la pandemia por coronavirus.

 

La gente se manifestó en las redes y el mensaje fue casi unánime: todos se quejaron por la situación que le toca vivir a muchísimos jubilados, justamente uno de los grupos más vulnerables al coronavirus.

 

Las nuevas medidas para jubilados tras el viernes negro por el caos en los bancos

 

Este viernes dejó en la Argentina una postal triste y llena de desesperación: miles de personas se agolparon en los bancos para cobrar jubilaciones y asignaciones familiares con pocas o nulas medidas de prevención y en medio de un estricto aislamiento social que transita el país para intentar demorar la propagación del coronavirus.

Se trata del grupo de mayor riesgo de mortalidad por esta enfermedad que salió a las calles para cobrar sus haberes y pasó horas expuesto al virus que ya circula en el país.

Las personas comenzaron a llegar por la madrugada a las puertas de las entidades bancarias, pese al frío y a la cuarentena obligatoria. Con el paso de las horas se formaron largas filas y apareció la aglomeración de personas en varios puntos del país, la misma que se buscaba evitar para proteger a los más vulnerables con el aislamiento social obligatorio.

Fuentes oficiales indicaron a TN que 3 millones de jubilados estuvieron en la calle, esperando poder cobrar los haberes de marzo y abril. Aunque pueden acceder a dinero a través de cajeros o en comercios habilitados, muchos eligieron ir personalmente al banco.

El Gobierno no tuvo en cuenta esa realidad pese a que ya hubo un antecedente cuando miles de personas se agolparon en los cajeros para retirar plata después de que fuera ordenado el aislamiento.

Luego de ver las imágenes que se repitieron a lo largo de la Argentina, Alberto Fernández, enojado, convocó a una reunión de emergencia en la Quinta de Olivos al titular de la Anses, Alejandro Vanoli, y a Miguel Ángel Pesce, a cargo del Banco Central.

Decidieron, en primer lugar, un nuevo cronograma que empezará a regir desde el sábado. Los bancos ampliaron su horario de atención dos horas después del cierre y recibirán exclusivamente a jubilados y pensionados.

En tanto, Alberto Fernández analizaba esta noche la posibilidad de declarar como “servicio esencial” a la actividad bancaria. Es una idea que corre entre los funcionarios del Gobierno y de la oposición, que presentaron proyectos en esa línea.

Una de las iniciativas fue presentada por la representante del Frente de Todos por Catamarca, Inés Blas, quien solicitó ampliar el inciso 24 del artículo 6 del Decreto de Necesidad y Urgencia que declaró la cuarentena para que se declare “como servicio esencial ante la pandemia de Covid-19 la atención en los bancos”.

El interbloque de Juntos por el Cambio, en tanto, publicó esta tarde un proyecto para que se exceptúe la actividad bancaria del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional.

Además, el senador oficialista por Chubut, Alfredo Luenzo, también pidió “reorganizar el sistema bancario como una función esencial”.

Por su parte, el Banco Central inició “acciones sumarias a las entidades financieras que no han prestado el servicio acorde a las circunstancias”, informaron fuentes oficiales en referencia a los inconvenientes registrados este viernes en muchos bancos para el pago de jubilaciones y beneficios sociales.

En tanto, este viernes cerró con 88 nuevos casos de Covid-19 y 42 muertos. La cifra total de infectados en el país es de 1353.

La palabra de Alberto Fernández

Esta medianoche, el Presidente dejó en claro en su cuenta de Twitter: “Ya ordené a los responsables que no vuelva a repetirse lo de hoy”. “En medio de una pandemia, cobrar una jubilación o un beneficio del Estado no puede convertirse en un riesgo para la salud. Eso es inadmisible”, agregó, supuestamente indignado con la situación.

 

Fuente: tn.com.ar