Coronavirus: Reino Unido registró un nuevo récord de muertes en un día con 938 fallecidos

Un total de 938 personas murieron por coronavirus en las últimas 24 horas en el Reino Unido, lo que marca un nuevo récord diario de fallecimientos por segundo día consecutivo.

Además, se elevó a 7.097 los casos fatales en el país desde el inicio del brote.

En una conferencia de prensa en Londres, el ministro de Economía británico, Rishi Sunak, informó también que el total de casos positivos en el país aumentó a 60.733, tras la detección de otros 5.492 contagios.

“Nuestros pensamientos están con la familia y los amigos de los fallecidos”, dijo el ministro Sunak.

El ministro es quien se ha hecho cargo de la rueda de prensa diaria realizada desde Downing Street ahora que el primer ministro, Boris Johnson​, se encuentra hospitalizado.

El salto de hoy en las muertes en el Reino Unido superó los 919 fallecidos anunciados por Italia el 27 de marzo, hasta el momento el pico más alto de fallecimientos a nivel mundial.

Sólo en Inglaterra se registraron 828 muertes y 70 en Escocia, mientras que Gales fueron 33 e Irlanda del Norte, cinco.

El Servicio Nacional de Salud dijo que las últimas víctimas tenían entre 22 y 103 años, incluido un hombre de 35 años aparentemente en buen estado de salud.

 

Coronavirus en Argentina: “No se va a flexibilizar la cuarentena, en centros urbanos seremos más estrictos”, aclaró Alberto Fernández

 

El presidente Alberto Fernández aclaró este miércoles que “no se va a flexibilizar” el aislamiento social por el coronavirus​ después del domingo 12, y advirtió que en centros urbanos los controles serán “mucho más estrictos”.

“En muchos industriales hay preocupación por abrir las fábricas y hay cierta ansiedad que comprendo”, dijo el mandatario pero pidió que “escuchen a los expertos para que se den cuenta de lo que pasa y cuáles son los riesgos”, en declaraciones a Canal 13.

Fernández contó que durante la videoconferencia que mantuvo el martes con los gobernadores les planteó la “preocupación” por la circulación de gente, y aseguró que ven “relajamientos que preocupan”.

“Acá no hay ningún levantamiento de la cuarentena. En los centros urbanos vamos a estar mucho más estrictos. Flexibilizar la actividad económica significa tanto como liberar el transporte público, y es el principal foco infeccioso”, explicó.

Coronavirus en Argentina: la cuarentena se extenderá hasta el jueves 23 y será menos flexible de lo que se esperaba

El mandatario contó que el martes, cuando visitó el Instituto Malbrán, notó “más autos en la autopista”, por lo que llamó a los ministros Eduardo Wado De Pedro (Interior) y a Sabina Frederic (Seguridad) para pedirles que los controles sean “un poco más estrictos”.

Fernández también afirmó que desde el Gobierno están “tratando de hacer lento el contagio” del coronavirus en el país, pidió “que nadie se relaje”, aunque advirtió que se vienen días más duros.

“No podemos tener una recaída: todo el esfuerzo hecho es muy importante. Nos estamos preparando para momentos más difíciles, para más contagios”, advirtió el jefe de Estado.

Sobre los problemas económicos derivados de la extensión de la cuarentena, Alberto Fernández aseguró: “Lo que más me preocupa es la salud de los argentinos. Eso no quiere decir que no me preocupe la economía. Ahora necesito que se cuiden y les garantizo que voy a hacer todo lo necesario para que las empresas no cierren ni dejen sin trabajo a los argentinos“.

Además, anticipó, seguirá vigente la asistencia alimentaria a los barrios más humildes. “Este problema que hubo con el precio de los alimentos es el resultado de comprar un 50% más de alimentos para que a nadie le falten alimentos”, informó.

Según pudo saber Clarín, Fernández les comunicó el martes a los gobernadores que su plan incluye autorizar la construcción, primero del sector público y luego del sector privado.

Sin precisiones, dijo que la intención es permitir que retomen algunos pocos rubros de la industria y del comercio pero con protocolos de salud muy rígidos y de manera muy selectiva: horarios reducidos y un máximo de gente junta.

Fernández plantea hace varios días el peligro de flexibilizar justo cuando se espera el pico de casos.​ Señaló, ante una consulta específica, que no se retomarán los vuelos de cabotaje ni el transporte público terrestre de media y larga distancia entre provincias.

En la previa de la reunión con gobernadores se había instalado entre los mandatarios la duda y el temor a que una flexibilización sea perjudicial. “El riesgo es que se descontrole y en una semana tengamos 500 muertos“, planteó un funcionario bonaerense a modo de alerta.

 

Coronavirus en España: hay polémica por las cifras y no se sabe con certeza cuánta gente está muriendo

España no sabe, con precisión, cuánta de su gente está muriendo por coronavirus. Según el Ministerio de Sanidad, la epidemia le provocó la muerte, hasta este miércoles, a 14.555 personas en todo el país. Esta cifra, sin embargo, no refleja la cantidad real de fallecimientos por Covid-19. Nadie contabiliza los casos de aquellos infectados que mueren sin haber sido diagnosticados por un test que haya dado positivo.

El Comité de Gestión de Alertas y Emergencias Sanitarias informó este miércoles que España sumó 757 muertes en 24 horas, cifra diaria que creció por segundo día consecutivo. Los pacientes contagiados son ya casi 147.000.

“Sobre los fallecidos, si habían estado hospitalizados o en unidades de cuidados intensivos, se va publicando cada día un informe que va elaborando el Centro Nacional de Epidemiología”, dijo este miércoles María José Sierra, directora adjunta del comité de gestión del Ministerio de Sanidad que sigue la evolución del coronavirus en España.

“Esto se ajusta a protocolos que acordamos con las comunidades y que nos pautan Europa y la Organización Mundial de la Salud -agregó-. Hemos solicitado información detallada de los fallecidos en residencias. Hay información de fallecidos que nos viene de otro sistema que no tiene que ver con la vigilancia de cada caso.”

En los datos que recogen las 17 comunidades autónomas según las pautas del Ministerio de Sanidad, no se incluyen los casos de personas que murieron con síntomas de coronavirus pero a quienes no se les hizo el test para confirmarlo. No figuran, por ejemplo, aquellas personas infectadas que murieron en sus casas o en residencias para mayores.

Los números no cierran. Las cifras de entierros notificados por algunas autonomías superan a los casos de pacientes muertos confirmados en cantidades desproporcionadas respecto de lo que supone la mortalidad media en España y los cuestionamientos apuntan a modo en el que gobierno realiza el recuento de casos de personas infectadas por Covid-19 que no logran superar la enfermedad y mueren.

“No vamos a jugar a engañarnos a nosotros mismos. No nos haríamos ningún favor. Toda aquella persona que es diagnosticada positivamente y fallece se computa como fallecido por coronavirus”, se justificó el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

El vacío de datos respecto de las otras muertes, las de quienes presentaban síntomas compatibles pero no fueron testeados, abre la polémica.

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha fue el primero en evidenciar que, en marzo, el Ministerio de Sanidad local contabilizó 965 muertos por la epidemia mientras que las licencias concedidas para entierros fueron más de 3.300.

Desde el Ayuntamiento de Castilla-La Mancha, dijeron a Clarín que “no nos corresponde llevar un registro sobre los muertos que no fueron diagnosticados”.

Según las cifras oficiales, en la Comunidad de Madrid, la más sufrida de España desde que se desató la pandemia, ya murieron casi 5.600 personas y los casos confirmados de contagios son unos 42.500.

Madrid comunicó este miércoles al Ministerio de Sanidad que 4.750 vecinos de su comunidad murieron en residencias para mayores entre el 8 de marzo y el 8 de abril de los cuales sólo 781 habían sido casos de coronavirus confirmados con un test. Las 3.479 personas restantes que murieron tenían síntomas compatibles con la enfermedad pero nadie llegó a confirmarles ese diagnóstico.

Para aplacar el debate, el Ministerio de Justicia solicitó a todos los registros civiles del país que envíen sus listas diarias de certificados de defunciones y de licencias de entierros concedidas. Este miércoles, a mediodía, el sistema ya estaba colapsado.

“Todos los registros civiles remitirán una vez finalizada su jornada laboral, una relación del número de defunciones, número de licencias de enterramiento que se han concedido y el lugar de la defunción, especificando la localidad y si la misma se ha producido en un hospital, residencia o vivienda habitual”, pretende el Ministerio.

Le cuestionan, sin embargo, si es parte de las competencias de los registros civiles armar listas de muertos y avanzar sobre la privacidad dejando constancia acerca de la causa de fallecimiento de las personas.

En España hay 1.300 empresas que se dedican a enterrar o cremar difuntos. “Los servicios funerarios tenemos que saber siempre el motivo del fallecimiento -aseguran a Clarín desde la Asociación Nacional de Servicios Funerarios-. Lo que sucede es que hay personas a las que no se les ha hecho la prueba. Los médicos a veces ponen en los certificados ‘posible Covid-19’ pero no más que eso.”

Y agregan: “No tenemos ningún dato diferente a los extraídos del Ministerio de Sanidad y no vamos a entrar ahora en ninguna polémica. Cada empresa lleva sus propios registros. Pero ahora no estamos pudiendo analizar esos registros. Una vez que pase la pandemia y nos podamos sentar a analizar, les solicitaremos los datos y se sacarán conclusiones.”

Por Marina Artusa

 

Fuente: clarin.com