Parlamentarios australianos pidieron al Gobierno británico que conceda al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, el arresto domiciliario, porque el activista está en riesgo de contraer coronavirus que se está propagando en las cárceles británicas.

Las cartas a nombre del Gobierno británico fueron publicadas en Twitter por el diputado independiente Andrew Wilkie, quien dirige un grupo parlamentario interpartidario para el regreso de Assange a Australia. Las cartas están escritas en nombre del propio Wilkie, así como del copresidente del grupo George Christensen.

“El COVID-19 ya está en las cárceles del Reino Unido. Julian Assange se ve expuesto a un alto riesgo debido a su condición pulmonar crónica y debe ser puesto en detención domiciliaria. Él no representa riesgo para el público”, dice el tuit.

La madre de Assange apoyó este gesto de los políticos australianos.

“Los diputados/senadores australianos envían cartas urgentes al Gobierno del Reino Unido instándolo a liberar al periodista australiano enfermo y sufriente Julian Assange para ponerle en detención domiciliaria y salvar su vida del COVID-19 que infectó las prisiones del Reino Unido”, tuiteó Christine Assange.

La Corte de Westminster había rechazado posponer hasta el otoño la segunda fase del juicio de extradición de Julian Assange, y mantuvo en la agenda la fecha del 18 de mayo.

La mayoría de los tribunales británicos suspendieron las actividades y están cerrados al público.

El Gobierno impuso estrictas medidas de distanciamiento y reclusión social para frenar la propagación del coronavirus el 23 de marzo. Assange no está incluido en el programa de excarcelación anticipada de presos que comienza de forma generalizada este 7 de abril.

Más de un centenar de reclusos y 19 funcionarios de prisiones han dado positivo en SARS-CoV-2, según los últimos datos oficiales.

De acuerdo con medios, se han registrado nueve muertes por COVID-19 en cárceles de Inglaterra y Gales, incluido un fallecido en Belmarsh, en el sureste de Londres.

La Justicia estadounidense reclama al exdirector de WikiLeaks para juzgarle por un presunto delito de conspiración para acceder a sistemas informáticos gubernamentales y 17 cargos por difundir información clasificada en violación de la ley de Espionaje. Los cargos conllevan una pena de hasta 150 años en prisión, equivalente a la cadena perpetua en el caso de Julian Assange.

 

Fuente: sputniknews.com