Siria y Rusia confirmaron que las sanciones de Estados Unidos impuestas al pueblo sirio tienen como objetivo “aniquilar a todo un pueblo”, y reiteraron el llamado a la comunidad internacional a presionar a Washington para que levante estas restricciones injustas a la luz de la propagación del coronavirus en el mundo.

Los organismos de coordinación entre Siria y Rusia para el retorno de desplazados sirios, emitieron un comunicado conjunto en el que explicaron que Estados Unidos hace la vista gorda ante el peligro de propagación del nuevo coronavirus en Siria, tal como lo estaba haciendo con la organización terrorista Daesh, e ignora el llamado de las Naciones Unidas para cambiar la política de sanciones.

La nota instó a toda la comunidad internacional a brindar al Gobierno sirio apoyo internacional y ejercer presión sobre Estados Unidos y sus aliados europeos para levantar las sanciones ilegales e inhumanas que tienen como objetivo “exterminar a un todo pueblo de un país “.

Según el comunicado, esas sanciones, junto con los años de guerra terrorista liberada contra Siria, limitan las capacidades del Estado sirio para contrarrestar la epidemia del coronavirus y obstaculizan el suministro de los medicamentos y equipos médicos necesarios.

Asimismo, advirtió que los desplazados sirios en el campamento de Rukban, área controlado por las fuerzas de ocupación estadounidenses en la frontera sirio-jordana, están expuestos a riesgos potencialmente mortales en caso del brote del nuevo coronavirus.

En el área de Al-Tanf, cerca de la frontera sirio-jordana, las fuerzas de ocupación estadounidenses retienen a miles de civiles, así como otros miles viven en el campamento de Al-Houl en Hasakeh, controlado por los grupos de las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias, respaldadas por EE.UU.

 

Fuente: sana.sy