Siria denunció que las medidas coercitivas unilaterales e ilegales aplicadas en su contra constituyen una violación de los Derechos Humanos y obstaculizan los esfuerzos encaminados a enfrentar la propagación de la pandemia de la Covid-19.

En una carta dirigida a la Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos, Michel Bachelet, el embajador de Siria ante las Naciones Unidas en Ginebra, Hossam Addin Ala, precisó que las medidas restrictivas impuestas a Siria están obstaculizando los esfuerzos del gobierno para adquirir las necesidades básicas para la aplicación de las medidas preventivas adoptadas para proteger a los ciudadanos sirios de la infección con Coronavirus.

“Estas sanciones están trabando en particular los empeños del Ministerio de Salud para garantizar los suministros médicos necesarios para brindar los servicios de investigación en los hospitales y los centros de salud con el fin de diagnosticar los casos la Covid-19 y ofrecer la atención médica a los contagiados”, subrayó.

Aseveró que la insistencia de los Estados Unidos y la Unión Europea a recurrir a esas medidas ilegales e inmorales, constituye una violación de los Derechos Humanos y una acción que impide la implementación de los objetivos de fomento de 2030 y los esfuerzos para el desarrollo sostenible, así como contraviene los llamamientos para consolidar la coordinación internacional frente a la pandemia y su impacto económico y social.

El diplomático hizo hincapié en la necesidad de priorizar el tema del levantamiento inmediato de las sanciones coercitivas unilaterales en el marco de aplicar las medidas planteadas por Secretario General de las Naciones Unidas para contener la propagación del Coronavirus y sus repercusiones.

Arrojó luz sobre el impacto de la Covid-19 sobre la situación sanitaria de los sirios en el Golán ocupado y denunció que Israel no proporciona las necesidades médicas necesarias para hacer frente a esta pandemia en el Golán.

 

Fuente: sana.sy