Francia reporta 369 fallecidos en 24 horas, el balance asciende a 22.614

El número de pacientes en cuidados intensivos por COVID-19 se sitúa en 4.725 este sábado

La epidemia del nuevo coronavirus se cobró 369 vidas en las últimas 24 horas en Francia, lo que deja el saldo provisional en 22.614 muertos, informó el sábado la Dirección General de Sanidad.

La enfermedad ha matado a 14.050 personas en los hospitales, es decir un aumento de 198 decesos, la cifra más baja en un mes. En los geriátricos, los decesos ascienden a 8.564, con un aumento de 171 casos en 24 horas, también a la baja, según el texto.

El número de pacientes en cuidados intensivos por COVID-19 se sitúa en 4.725, 145 menos que el viernes. Sin embargo, en las últimas 24 horas, ingresaron 124 nuevos enfermos de COVID-19, según la Dirección General de Sanidad (DGS).

La DGS subrayó que “el importante número de pacientes en cuidados intensivos, por todas las causas (7.525), es un 50% superior a las capacidades iniciales de cuidados intensivos de Francia”.

“El aumento observado en el número de pacientes en cuidados intensivos, al margen de la epidemia de COVID-19, demuestra la necesidad del seguimiento y del tratamiento de los pacientes aquejados de enfermedades crónicas y de la atención en urgencias de las patologías agudas graves”, agregó la DGS.

“Si se interrumpe el seguimiento durante mucho tiempo, las descompensaciones en enfermedades crónicas se vuelven todavía más graves […] Animamos fervientemente a las personas enfermas a ponerse en contacto con su médico o con el servicio que se ocupa de su seguimiento”, recalcó la DGS en su comunicado.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, presentará el martes ante el parlamento “la estrategia nacional del plan de desconfinamiento” que debe iniciarse el 11 de mayo.

 

Brasil registró otros 349 muertos por coronavirus: el total de fallecidos supera los 4.000 y los contagiados ya son 58.500

El número de muertos por coronavirus en Brasil llegó este sábado a 4.016, con 58.509 casos confirmados, en medio de una crisis en el Gobierno agravada tras la renuncia del ministro de Justicia, Sergio Moro. El boletín diario del Ministerio de Salud indica que el número de fallecidos aumentó en 346 en un día, un 9,4 % más que el viernes, aunque el récord fue alcanzado el pasado jueves, con 407 muertes en un solo día. Los casos confirmados crecieron un 10,4 % y en la última jornada fueron detectados otros 5.514.

Los datos muestran la aceleración de la pandemia en el país, en un momento en el que el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro se encuentra fuertemente debilitado tras la salida de Moro, la cual se produce días después de la destitución del ministro de Salud Luiz Henrique Mandetta. Moro, quien como juez condenó a prisión al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, presentó la víspera su renuncia después de que fuera destituido el jefe de la Policía Federal, lo que fue interpretado como una interferencia política en el Poder Judicial.

En su discurso de despedida, el exmagistrado lamentó anunciar su salida en momentos en los que el país registra un aumento de casos y muertos por coronavirus, cuyo pico se espera entre los meses de mayo y junio. Pese al avance de la enfermedad, Bolsonaro ha defendido en numerosas ocasiones la vuelta al trabajo de los brasileños y ha estimulado a algunos gobernadores y alcaldes a relajar las medidas de restricción.

SAO PAULO, EPICENTRO DE LA PANDEMIA

Con 20.004 casos y 1.667 muertes, Sao Paulo (sureste) es el estado más afectado por el coronavirus, aunque también la región más populosa del país, con 46 millones de habitantes.

El gobernador del estado, Joao Doria, uno de los principales defensores de la cuarentena, anunció que el estado pretende ensayar una reapertura “gradual” de la economía a partir del 11 de mayo, aunque aseguró que la misma puede ser revisada dependiendo de la evolución de la curva.

No obstante, la situación es más crítica en el estado de Amazonas (norte), donde algunos hospitales públicos de la capital, Manaos, se encuentran en colapso.

Oficialmente, el estado registra 3.635 casos y 287 muertes, pero el número de entierros ha pasado de una media diaria de 30 a cerca de un centenar, lo que ha obligado a las autoridades a crear una especie de fosas colectivas para depositar los ataúdes.

 

El coronavirus ya mató a 200.000 personas en todo el mundo

El centro Johns Hopkins, el más documentado a nivel mundial, confirmó que ya son 200.698 los muertos por coronavirus. Estados Unidos, que registró el primer muerto relacionado con el coronavirus a principios de febrero, es el país más afectado con 924.576 casos confirmados y 52.782 decesos.

En Europa, el continente más golpeado con más de 120.000 fallecidos, según un recuento de la AFP, varios países empiezan a suavizar sus restricciones, alentados por indicadores positivos en número de enfermos y fallecidos.

España, que el sábado registró un ligero repunte en el número de fallecidos con 378 nuevos muertos (22.902 en total), permitirá a los niños salir a partir del domingo a pasear, tras seis semanas confinados. En Italia (casi 26.384 fallecidos), proyectan la apertura gradual, recién el 4 de mayo.

América Latina y el Caribe superaron este sábado los 150.000 casos de contagios del nuevo coronavirus que causaron la muerte a más de 7.400 personas en la región.

Brasil, con 210 millones de habitantes, es el que registra más casos, con 52.995 contagios y 3.670 muertos. El segundo país de la región más afectado en cantidad de casos es Ecuador. Esta semana las autoridades procesaron miles de pruebas que no habían sido tratadas por falta de capacidad por lo que la cantidad de casos se duplicó. El viernes, las autoridades ecuatorianas informaron sobre 22.719 contagios y 576 muertos.

A estos dos países le siguen, en cantidad de casos, Perú con 21.648 contagios y 634 muertos; y México con 12.872 contagios, que es el cuarto país con más casos pero el segundo en cantidad de muertos, con 1.221. Chile (12.858, 181) es quinto en contagios. República Dominicana y Panamá superan los 5.000 contagios, con, respectivamente, 5.749 y 5.338. Estos dos países registraron respectivamente 267 y 154 muertos. Argentina, por su parte, registra 180 muertos y 3.607 contagios.

Segunda oleada y crisis económica

La OMS no deja de insistir que una segunda oleada pandémica puede llegar en cualquier momento. Alemania, uno de los primeros países de Europa en iniciar el desconfinamiento, se prepara ya con la construcción por parte del ejército de un hospital de mil camas adicionales en Berlín.

La pandemia además sigue devastando las economías, obligando a las autoridades a tratar de elaborar planes para incentivar la recuperación rápidamente. El desplome del petróleo, debido a la falta de demanda que provoca la ralentización económica por las medidas de confinamiento, empujó el barril venezolano a 9,9 dólares, su nivel más bajo en dos décadas.

Trump firmó el viernes un nuevo plan de ayuda de casi 500.000 millones de dólares para pequeñas y medianas empresas y hospitales, tras saberse que el PIB de la primera economía mundial se contraerá un 12% este trimestre.

Pero en Europa, los 27 no logran ponerse de acuerdo sobre un vasto plan para impulsar la economía. Y en el sector del turismo, donde hasta 75 millones de empleos están amenazados, los países del G20 se comprometieron el viernes a “apoyar el impulso económico”.

No a los pasaportes inmunológicos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó sobre la entrega de “pasaportes inmunitarios” que pueden favorecer la propagación de la pandemia, una idea propuesta por varios países para acompañar el desconfinamiento.

La organización, echó por tierra las esperanzas de quienes apostaban por una eventual inmunidad de las personas que han padecido la COVID-19, en un momento el que algunos países realizarán pruebas serológicas de cara al desconfinamiento. “No hay ninguna prueba en este momento de que las personas que se curaron de la COVID-19 y que tienen anticuerpos estén inmunizadas frente a una segunda infección”, dijo la OMS en un comunicado.

Vencer a la actual pandemia, que obliga a la mitad de la población a quedarse encerrada en casa y expone al planeta a una recesión sin precedentes, supondrá el “esfuerzo de salud pública más masivo de la historia”, afirmó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Las vacunas deben ser seguras, accesibles y disponibles para todos, subrayó Guterres en una reunión virtual, en la que participaron los líderes de Francia y Alemania, pero no de China, cuna de la pandemia que surgió a fines de 2019, ni de Estados Unidos, que acusa a la OMS de no advertir suficientemente temprano de la crisis.

La OMS lanzó una “colaboración histórica” para acelerar la producción de vacunas y tratamientos contra la COVID-19, explicó su director, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Mientras en Europa la curva de contagios parece entrar en una fase descendente y en América Latina en una ascendente, la carrera por encontrar el producto adecuado ya empezó en los laboratorios, con una media docena de ensayos clínicos, especialmente en Reino Unido y Alemania.

 

La OMS anuncia una alianza para garantizar que la vacuna contra el Covid-19 sea para todos

(Por María Clara Calle Aguirre)

 

El denominado “Acelerador ACT ” reúne a varios de los países más poderosos con diferentes federaciones farmacológicas para avanzar en el desarrollo de una vacuna y, además, asegurarse que cuando esta exista, se distribuya de manera equitativa por todo el mundo. Sin embargo, desde ya, a algunas grandes potencias parece no gustarles el plan.

Acelerar el desarrollo de una vacuna contra el nuevo coronavirus y que sea para todos. Eso es lo que quiere la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por eso, el viernes 24 de abril anunció el ‘Access to Covid-19 Tools Accelerator’, también llamado el Acelerador ACT.

El objetivo de esta alianza entre países de Europa, América Latina, Asia y África, así como federaciones de fármacos, es que todas las naciones, incluso las más pobres, puedan tener el mismo acceso a las pruebas para detectar el coronavirus y que también puedan obtener el tratamiento cuando este se descubra.

Experiencias anteriores han mostrado que no siempre las vacunas están al alcance de todos, según Tedros Adhanom Ghebreyesus, el director de la OMS, quien advirtió que “no podemos permitir que eso pase”. Así ocurrió con el tratamiento de la gripe H1N1 en 2009, que fue mejor distribuido en los países ricos.

Y es que cada vez hay más esperanza sobre una eventual vacuna. Actualmente, hay cinco tratamientos que ya están siendo ensayados en humanos: el de CanSino Biologics de China, el de Inovio Pharmaceuticals que comenzó en Estados Unidos, el de los Institutos Nacionales de Salud de ese mismo país, el de la Universidad de Oxford en Reino Unido y el que se aprobó esta semana en Alemania, liderado por la germana Biontech y la estadounidense Pfizer.

Además, alrededor de 100 tratamientos están siendo desarrollados en todo el mundo, según Seth Berkley, el gerente de la alianza de vacunas GAVI, que lidera campañas de inmunización en países pobres.

El director de la OMS explica que la idea del Acelerador ACT es que se combine “el poder de varias organizaciones para trabajar con velocidad y a gran escala”. En esta pelea, la OMS no está sola, pues además de los países aliados, hay varios poderosos que comparten el liderazgo con la organización mundial. El presidente francés, Emmanuel Macron, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, y los multimillonarios estadounidenses Bill y Melinda Gates, se unieron a la iniciativa.

De hecho, von der Leyen precisó que esta idea puede hacerse realidad a través de un compromiso global para que a principios de mayo se logren recaudar 7,5 mil millones de euros.

Además, la canciller alemana Angela Merkel prometió su apoyo y, al igual que la OMS, considera que los exámenes y las vacunas deben ser considerados “bienes públicos” a los que puedan acceder todas las regiones del mundo.

Por parte del sector privado, se comprometieron a apoyar la iniciativa la Federación Internacional de Fabricantes de Productos Farmacéuticos, la Asociación de Medicamentos Genéricos y Biosimilares, y la Red de Fabricantes de Fármacos de Países en Desarrollo.

Una iniciativa mundial sin todos los países más poderosos

A pesar de que la intención es unir esfuerzos a lo largo y ancho del planeta, en la reunión virtual para lanzar el Acelerador ACT hubo grandes ausentes como China, India, Rusia y Estados Unidos.

Un vocero estadounidense en Ginebra, Suiza, le aseguró a la agencia Reuters a través de un correo electrónico que, aunque no atendieron la comitiva, “no debería haber ninguna duda sobre nuestra continua determinación de liderar en asuntos de salud global, incluida la actual crisis del Covid-19”.

Sin embargo, el funcionario resaltó lo que ellos consideran como la “falta de eficiencia” de la OMS. Esto coincide con las críticas públicas que le ha hecho el presidente estadounidense Donald Trump al organismo al que tildó como un “aliado de China” durante la pandemia. El mandatario estadounidense también anunció recientemente su decisión de suspender temporalmente el financiamiento que aporta su país a la OMS.

 

La OMS afirma que “no hay evidencia” de que una persona que se haya recuperado del coronavirus no pueda volver a infectarse

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado este sábado que todavía “no hay evidencia” de que una persona que se haya recuperado del coronavirus no pueda volver a infectarse.

En ese contexto, advirtió del riesgo de la creación de cualquier tipo de “pasaportes de inmunidad”, que permitan a la gente recuperada volver al trabajo y otras actividades en la sociedad. Según un comunicado, esta medida puede facilitar la propagación del virus, ya que existe la posibilidad de que estas personas hagan caso omiso a medidas de precaución para evitar la infección.

“Algunos Gobiernos han sugerido que la detección de anticuerpos del SARS-CoV-2, el virus que causa el covid-19, podría servir de base para un ‘pasaporte de inmunidad’ o un ‘certificado libre de riesgo’ que permitiría a individuos viajar o volver a trabajar, asumiendo que están protegidos de una reinfección”, señaló la OMS.

“Actualmente no hay evidencia de que quienes se hayan recuperado del covid-19, y tengan anticuerpos, estén protegidos ante una segunda infección”, agregó.

El director general de la (OMS), doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró este 22 de abril que el coronavirus, que ya infectó a más de 2,5 millones de personas y provocó casi 180.000 muertes en todo el mundo, “estará con nosotros durante mucho tiempo”.

“No hay duda de que las órdenes para quedarse en casa y otras medidas de distanciamiento físico han suprimido con éxito la transmisión en muchos países. Pero este virus sigue siendo extremadamente peligroso“, declaró durante una rueda de prensa.

En ese contexto, señaló que, según la evidencia preliminar, “la mayor parte de la población mundial sigue siendo susceptible”, lo que indica que la pandemia “puede fácilmente volver a crecer”.

 

Fuentes: ntn24.com / infobae.com /  france24.com / rt.com