Los separatistas del sur  de Yemen anunciaron este domingo el establecimiento de una administración autónoma en las regiones bajo su control, complicando aún más la situación del país.

El Consejo de Transición del Sur (un organismo entrenado y financiado por Emiratos Árabes Unidos) ha declarado el estado de emergencia en Adén y el resto de provincias sureñas y ha avanzado que sus tropas tomarán el control del puerto y aeropuerto de la capital del sur del país así como de otras instituciones como el banco central.

Según los separatistas, impondrán el autogobierno en la urbe que ha sido hasta ahora cuartel general del Ejecutivo del presidente Abdrabu Mansur Hadi -exiliado, como la mayoría de sus ministros, en Arabia Saudí- frente a un Gobierno al que acusan de corrupción y mala gestión.

Las fuerzas de Hadi y los separatistas, aliados de la llamada coalición árabe que invadió el país en marzo del 2015, firmaron el pasado noviembre un acuerdo que debía enterrar sus hostilidades y alejar las escaramuzas que en agosto se cobraron decenas de muertos y cientos de heridos. Un pacto, rubricado en Riad bajo los auspicios del príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman, que la declaración del Consejo de Transición da por amortizado, con el peligro de la reanudación del enfrentamiento armado.

Según los analistas, la declaración de los separatistas pone en evidencias la confrontación entre saudíes y emiratíes. El anuncio podría generar en choques entre las fuerzas del consejo apoyadas por Emiratos y las fuerzas de Hadi respaldadas por Arabia Saudí.

 

Fuente: alahednews.com.lb