Las muertes en Italia aumentaron un 49,4% en marzo por el coronavirus: en las zonas más afectadas el salto fue de más de 500%

La mortalidad en marzo en Italia, el mes más duro de la epidemia, creció un 49,4% debido principalmente a los fallecimientos por el coronavirus, aunque en algunas provincias del centro-sur se registra un descenso, según un informe del Instituto de Estadística (Istat) sobre el impacto de la pandemia.

En el informe preparado junto con el Instituto Superior de Sanidad (ISS) con una muestra de 6.866 municipios (87 % de los 7.904 en total) se explica que desde la primera muerte certificada por COVID-19 el 20 de febrero y hasta el 31 de marzolas muertes fueron 90.946 en 2020, mientras que habían sido 65.592, como promedio, entre 2015 y 2019.

Según el Istat, de este aumento de mortalidad, el 54 % de los casos fueron diagnosticados como muertes por COVID-19 (13.710).

La gran mayoría de las muertes se registran en las provincias definidas como de alta difusión del virus, el 89 %.

Por lo que el Istat habla de tres Italias, ya que en la otra área, de difusión media, se registró el 8 % de los fallecimientos, y en el área de baja difusión, sólo el 3 %.

Dentro del grupo de alta difusión del virus, en 38 provincias italianas, la mortalidad se ha duplicado, pero sobre todo en algunas se llegó a las tres cifras: Bérgamo (568 %), Cremona (391 %), Lodi (371 %), Brescia (291 %), Piacenza (264 %), Parma (208 %), Lecco (174 %), Pavía (133 %), Mantua (122 %), Pesaro Urbino (120 %).

En general, en Lombardía el aumento de la mortalidad fue del 186 %.

El 32 % del total de muertes involucraron el género femenino, esta proporción se mantiene sin cambios dentro de la clase definida como de alta difusión, mientras que es ligeramente mayor en las otras dos clases, un 34 % para la difusión media y el 35 % para la baja.

En esta Italia dividida por el virus, en algunas provincias del centro-sur incluso se registran menos muertos que en el periodo estudiado.

En 34 provincias, en su mayoría en el centro y el sur, las muertes de marzo de 2020 son en promedio un 1,8 % más bajas que el promedio de los cinco años anteriores.

Se destaca la figura de Roma, que en marzo marca un 9,4 % menos de mortalidad respecto a los últimos cinco años: 3.757 muertes este año en comparación con los 4.121 del promedio, y también en Nápoles, que registra una mortalidad de -0,9%.

 

Científicos surcoreanos aseguran que los pacientes que superan el covid-19 no pueden infectarse de nuevo

Investigadores del Centro Surcoreano para el Control y Prevención de Enfermedades (KCDC), anunciaron este jueves que los pacientes que se recuperan después de contraer el covid-19 no pueden volver a contagiarse, informa la Universidad de Seúl en un comunicado.

La investigación, dirigida por el comité clínico central  para el control de la enfermedad en el país, demostró que los paciente que han superado la enfermedad podrían tener fragmentos del virus en su organismo durante un periodo de hasta dos meses, si bien estos residuos ya no atacarían a las células humanas.

Según los investigadores, dichos fragmentos del virus ya muerto serían los causantes de que más de 260 personas en el país hayan vuelto a dar positivo para la enfermedad, en los días e incluso semanas después de haberse recuperado.

“Las pruebas detectaron el ácido ribonucleico del virus muerto”, explicó en rueda de prensa Oh Myoung-don, que dirige el comité.

En las pruebas de PCR (Reacción en Cadena de la Polimersa) utilizadas para el diagnóstico de covid-19, los materiales genéticos del virus se amplifican durante las pruebas, ya se trate de un virus vivo o solo de fragmentos de células virales muertas, explicó Myoung-don

  • El número total de casos confirmados en Corea del Sur  hasta este domingo es de 10.793 (incluidos 1.091 casos importados), de los cuales 9.183 casos han sido dados de alta, según cifras oficiales.

 

China y el nuevo peligro frente al coronavirus: sus alarmantes antecedentes con las vacunas

China quiere vencer al mundo en la carrera para encontrar una vacuna contra el coronavirus, y, según algunas medidas, está haciendo exactamente eso.

Desesperado por proteger a su gente y desviar las crecientes críticas internacionales sobre cómo manejó el brote, ha reducido la burocracia y ha ofrecido recursos a las compañías farmacéuticas. Cuatro compañías chinas han comenzado a probar sus vacunas candidatas en humanos, más que los Estados Unidos Gran Bretaña combinados.

Pero los líderes de China han potenciado una industria de vacunas que durante mucho tiempo se ha visto envuelta en problemas de calidad y escándalos. Hace solo dos años, los padres chinos estallaron en furia después de descubrir que las vacunas ineficaces habían sido administradas principalmente a los bebés.

Encontrar una vacuna no es suficiente. Las empresas chinas también deben ganarse la confianza del público, que podría estar más inclinado a elegir una vacuna fabricada en el extranjero que una vacuna china.

Los chinos ahora no tienen confianza en las vacunas producidas en China”, dijo Ray Yip, el ex jefe de la Fundación Gates en China. “Probablemente sea el mayor dolor de cabeza. Si no tuvieran todos esos incidentes, las personas probablemente se pondrán en kilométricas filas para obtenerla”.

La necesidad es urgente. Más de 247.000 personas han muerto en todo el mundo, según cifras oficiales hasta el lunes, y el conteo real es probablemente mucho más alto. El coronavirus sigue siendo extremadamente difícil de eliminar, incluso China -que oficialmente parece haber domesticado la propagación- ha sufrido brotes esporádicos.

China también quiere desviar las acusaciones de que su silenciamiento de las alertas tempranas contribuyó a la pandemia global. El desarrollo de una vacuna para el mundo, además, mejoraría su posición como una potencia científica y médica mundial.

Por lo tanto, China ha convertido su vacuna en una prioridad nacional, aunque no ha revelado detalles del gasto. Un alto funcionario dijo que una vacuna para uso de emergencia podría estar lista para septiembre. Los medios estatales han convertido en una celebridad a Chen Wei, la principal viróloga del ejército chino, que lidera uno de los equipos de la vacuna. El público está respondiendo.

Huang Shiyue, una estudiante de medicina de primer año de 18 años en Wuhan, salió de su departamento en una reciente madrugada del domingo por primera vez en tres meses para tomar un taxi a un centro de bienestar a una hora de distancia. Allí, ella ofreció su brazo en nombre de la ciencia.

Pero en una ilustración de lo difícil que será encontrar un tratamiento seguro y efectivo, Huang se mareó y enfermó.

Si puedo ayudar y beneficiar a las personas con un pequeño movimiento”, dijo, “entonces creo que esto es algo muy valioso”.

La campaña de vacunación de China ha puesto de manifiesto las considerables fortalezas y flagrantes debilidades de Beijing. Con su mano firme en las palancas de la industria china, Beijing puede acorralar a compañías y científicos para alcanzar objetivos nacionales.

Al mismo tiempo, las compañías de vacunas de China se han acostumbrado a un sistema político cerrado que tiene un historial de encubrimiento de escándalos de seguridad y los protege de la competencia extranjera. Pocos invierten mucho en investigación y desarrollo, y no han descubierto muchos productos con impacto global.

En cambio, muchos invierten más en venta y distribución, una gran parte de la cual incluye el manejo de las relaciones con los centros locales de control de enfermedades. Los expertos dicen que eso crea incentivos para la corrupción.

Los reguladores de China también tienden a mirar hacia otro lado cuando se trata de empresas estatales, que representan alrededor del 40 por ciento de la industria de las vacunas. Muchos fabricantes de vacunas operan con la expectativa de impunidad, sabiendo que incluso si se descubre que han producido productos defectuosos, es poco probable que se cierren.

La vacuna que recibió Huang está siendo desarrollada por CanSino Biologics, una empresa farmacéutica con sede en Tianjin, y el brazo de ciencia médica del Ejército Popular de Liberación. La vacuna CanSino fue la primera en ingresar a los ensayos de Fase 2, lo que en la jerarquía de las pruebas de drogas significa que está más avanzada que los otros candidatos del mundo, aunque no hay garantía de que se pruebe que sea efectiva. (Hasta ahora se ha probado en 508 personas; un candidato de la Universidad de Oxford en ensayos de Fase 1, o pruebas en etapas anteriores, se ha administrado al doble de personas).

Otra institución china también tiene un candidato para las pruebas de Fase 2: el Instituto de Productos Biológicos Wuhan, un brazo del Grupo estatal SinopharmSinovac Biotech, una compañía privada y el Instituto de Productos Biológicos de Beijing, que también pertenece a Sinopharm, tienen vacunas potenciales en los ensayos de Fase 1.

El instituto Wuhan estuvo involucrado en un escándalo de 2018 en el que se inyectaron vacunas defectuosas contra la difteria, el tétanos, la tos ferina y otras afecciones en cientos de miles de bebésChina impuso una multa de 1.3 mil millones de dólares a otro fabricante de virus involucrado, Changchun Changsheng. El escándalo provocó el despido de docenas de funcionarios y promesas de una rápida limpieza de la industria.

El gobierno confiscó los “ingresos ilegales” del instituto Wuhan, multó a la compañía y castigó a nueve ejecutivos.

El instituto Wuhan ha sido demandado al menos dos veces en China por víctimas que alegan que las vacunas del instituto han causado “reacciones anormales”, según documentos judiciales. En ambos casos, el tribunal dictaminó que el instituto Wuhan tenía que compensar parcialmente a las víctimas con un total de aproximadamente 71.500 dólares. Sus ejecutivos han sido acusados al menos tres veces de sobornar a funcionarios en centros locales por enfermedades y control en varias provincias para agradecerles por comprar sus vacunas. Los ejecutivos fueron condenados pero no se presentaron cargos penales contra la empresa.

Sinovac Biotech también había estado involucrado en un escándalo de soborno, según documentos judiciales. De 2002 a 2014, dijo un tribunal en Beijing, el gerente general de Sinovac Biotech le dio al subdirector de China a cargo de las evaluaciones de drogas cerca de 50.000 dólares para ayudar a la empresa con las aprobaciones de drogas. Sinovac no fue acusada. El gerente general era un hombre de apellido Yin, según los documentos. Los informes de los medios chinos han dicho que esa persona es el actual director ejecutivo, Yin Weidong, quien ocupó el título de gerente general de 2001 a 2017.

Sinovac, el instituto Wuhan y su matriz, China National Biotec Group, no respondieron a las solicitudes de comentarios.

A pesar de los tropiezos anteriores de las empresas, el gobierno chino les ha dado permiso para acelerar los ensayos. Los reguladores en los Estados Unidos y otros lugares han hecho lo mismo con otras compañías. El instituto WuhanSinovac y el instituto de Beijing obtuvieron aprobaciones combinadas para ejecutar las dos primeras fases, una decisión cuestionada por varios científicos chinos, quienes consideraron que los resultados de seguridad de la primera fase deberían evaluarse antes de que comenzara la segunda fase.

Ding Sheng, decano de la escuela de farmacia de la Universidad de Tsinghua en Beijing, dijo que algunas compañías estaban “adoptando métodos no convencionales” en la etapa de investigación preclínica, ejecutando tareas como el proceso de diseño y el modelado de animales al mismo tiempo cuando debían hacerse consecutivamente, según el People’s Daily, el periódico oficial del Partido Comunista.

Entiendo la ansiosa expectativa de la gente de una vacuna”, dijo el Dr. Ding. “Pero desde un punto de vista científico, no importa cuán ansiosos estemos, no podemos bajar nuestros estándares”. No respondió a una solicitud de comentarios.

La academia del Dr. Chen hizo convocatorias en Internet para voluntarios de fase uno. Huang se registró con éxito para la segunda ronda el 10 de abril. Al día siguiente, recibió una llamada y un mensaje de texto: Por favor, venga mañana.

Por supuesto, estaba preocupada al principio”, dijo. “Decir que no estás preocupado es imposible, ¿verdad?”. Navegó por Internet y llamó a su maestra, que enumeró los pros y los contras. Ella buscó el consejo de sus padres.

Entonces fue. Los trabajadores realizaron una prueba de anticuerpos, para asegurarse de que ella ya no fuera inmune al coronavirus, una prueba de HIV y un test de embarazo.

Los participantes se dividieron en grupos de dosis baja y media y otro grupo de placebo, como parte de un experimento “doble ciego”. No se les dijo a qué grupo pertenecía cada uno.

Quince minutos después de que Huang recibió su inyección, comenzó a sentirse mareada. Le dolía el estómago. Su corazón comenzó a latir rápido. Tuvo diarrea.

El Dr. Chen y otros médicos la revisaron. Alguien le ofreció agua caliente. Dio un paseo al sol. Finalmente, la llevaron en ambulancia a una estación de metro, donde tomó un taxi a casa.

Huang dijo que se siente bien en casa.

Shi Zibo, estudiante de tercer año de la universidad, también se inscribió para ser voluntario y recibió la vacuna el 12 de abril. Al cuarto día, tuvo un poco de fiebre pero dijo que no tenía otros efectos secundarios.

Me sentí muy orgulloso cuando recibí la llamada”, dijo el Shi. “No hay muchas oportunidades para mí de contribuir con otras personas en esta vida, por lo que no me arrepentiré, independientemente del resultado final”.

 

¿En qué casos se adquiere inmunidad frente al coronavirus y por qué hay recaídas?

Rusia lanzó una investigación para estudiar cómo el sistema inmunológico responde a los ataques del SARS-CoV-2. La prensa avisa de que hay pacientes que, curados, vuelven a contagiarse. Un profesor ruso ha explicado cuándo nuestro organismo desarrolla inmunidad para prevenir otra infección.

El organismo humano puede desarrollar inmunidad persistente contra el coronavirus solo si no sufre la enfermedad en la peor de sus formas y no requiere la ingesta excesiva de fármacos, reveló el profesor ruso de la Primera Universidad Médica Estatal de Moscú, Antón Ershov.

“En este caso el organismo desarrollará inmunidad máxima contra el coronavirus”, destacó el experto en una entrevista con el periódico ruso Rossiyskaya Gazeta.

Según explicó, la inmunidad que garantiza estar protegido contra el SARS-CoV-2 se puede adquirir en dos supuestos: si el paciente tiene una forma muy ligera de infección o si se trata de un caso grave. El organismo de los individuos que forman parte del primer grupo no encontrará la cantidad necesaria de virus para tomarse la infección en serio y desarrollar los anticuerpos.

“El organismo de los pacientes con casos graves suele pasar tanto estrés que todas sus fuerzas compensatorias se reúnen solo para mantenerse vivo en el momento presente, y no se aplican para generar una protección de cara al futuro. El sistema inmunológico simplemente no tiene suficiente fuerza, en particular le faltan proteínas para producir anticuerpos”, explicó el profesor.

Sin embargo, agregó que ha pasado muy poco tiempo desde el primer caso de infección con el SARS-CoV-2. Como consecuencia, todavía no ha habido tiempo suficiente para poder “familiarizarse” con el virus y aún faltan datos.

 

Un informe confidencial es concluyente: China ocultó la gravedad del coronavirus para acaparar equipos e insumos básicos

Autoridades estadounidenses creen que China ocultó la magnitud del brote del coronavirus -y qué tan contagiosa era la enfermedad- a fin de acaparar los suministros médicos necesarios para hacerle frente, de acuerdo con documentos de inteligencia.

Los funcionarios chinos ocultaron intencionalmente la gravedad de la pandemia al mundo en los primeros días de enero, según un informe de cuatro páginas del Departamento de Seguridad Nacional fechado el 1 de mayo y que obtuvo The Associated Press. El anuncio fue efectuado luego de que el gobierno del presidente Donald Trump ha intensificado sus críticas hacia China, entre ellas las declaraciones del domingo del secretario de EstadoMike Pompeo, en las que responsabiliza a Beijing de la propagación de la enfermedad y exige que se le haga rendir cuentas.

El análisis -el cual no es secreto, pero sí considerado “sólo para uso oficial”- subraya que, mientras minimizaba la gravedad del coronavirusChina incrementó las importaciones de equipo médico y redujo las exportaciones del mismo. Las autoridades del gigante asiático trataron de encubrir esas acciones al “negar que hubo restricciones a las exportaciones y ofuscar y retrasar el suministro de la información de sus transacciones comerciales”, se afirma en el análisis.

El informe también señala que Beijing no le informó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que el coronavirus “era una enfermedad contagiosa” durante gran parte de enero, de forma que pudiera adquirir equipo médico del extranjero, e indica que sus importaciones de cubrebocas y gorras y guantes quirúrgicos aumentaron marcadamente.

Tales conclusiones están basadas en el 95% de probabilidad de que los cambios en las actividades de importación y exportación de China no estuvieran dentro de de los rangos normales, de acuerdo con el informe.

China informó del brote a la OMS el 31 de diciembre. Contactó el 3 de enero con los Centros estadounidenses de Control de Enfermedades e identificó de forma pública el patógeno como un nuevo coronavirus el 8 de enero.

Las autoridades chinas acallaron a médicos que advirtieron del virus al principio y restaron importancia varias veces a la amenaza que suponía el brote. Sin embargo, muchos de los errores del gobierno chino parecen deberse a trabas burocráticas, el estricto control de la información y a que los funcionarios eran reacios a reportar malas noticias a sus superiores. No hay pruebas públicas que indiquen que fue una trama deliberada para comprar los suministros médicos del mundo.

En un tuit publicado el domingo, el presidente parecía culpar a las autoridades de inteligencia de Estados Unidos por no aclarar antes lo peligroso que podría resultar un posible brote de coronavirus. Trump ha estado a la defensiva sobre si no actuó adecuadamente después de recibir las primeras advertencias de los funcionarios de inteligencia y de otras fuentes sobre el coronavirus y su posible impacto.

Inteligencia me acaba de reportar que yo estaba en lo correcto y que ellos no tocaron el tema del coronavirus hasta finales de enero, justo antes de que prohibiera los viajes entre China y Estados Unidos”, escribió sin dar más detalles. “Además, sólo hablaron del virus de una forma no amenazante”.

Trump ha especulado que China podría haber desatado el coronavirus debido a cierto tipo de horrible “equivocación”. Las agencias de inteligencia del presidente afirman que siguen analizando una noción planteada por Trump y sus aliados de que la pandemia pudo ser el resultado de un accidente en un laboratorio chino.

En una entrevista el domingo con el programa “This Week” de la cadena ABCPompeo dijo no tener razón para creer que el virus fue propagado deliberadamente. No obstante, agregó, “recuerden que China tiene antecedentes de contagiar al mundo, y tienen antecedentes de operar laboratorios que operan por debajo de los estándares adecuados”.

El secretario de Estado parecía referirse a brotes previos de virus que afectaban al sistema respiratorio, como el SARS, que comenzó en China. Su comentario podría considerarse ofensivo en China. Aun así, Pompeo repitió su afirmación horas más tarde en un tuit el domingo por la tarde.

Los expertos dicen que el virus apareció de forma natural en los murciélagos y creen que no fue fabricado de forma artificial. Muchos virólogos dicen que las posibilidades de que el brote se deba a un accidente de laboratorio son muy bajas, aunque los científicos aún trabajan para determinar cuándo pasó el virus de animales a humanos.

Beijing ha rechazado varias veces las acusaciones estadounidenses de que el brote es culpa de China, señalando a los muchos errores de las autoridades estadounidenses en su lucha contra el virus. La declaración pública china el 20 de enero de que el virus se contagiaba entre personas dio a Estados Unidos casi dos meses para prepararse para la pandemia. En ese tiempo, Washington no reforzó sus reservas de suministros médicos y repartió kits de pruebas que no eran fiables.

El gobierno estadounidense ha ignorado los hechos, desviado la atención pública (…) en un intento de eludir su responsabilidad por la incompetencia en la lucha contra la epidemia”, dijo el viernes el portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Geng Shuang.

 

Fuentes: infobae.com / rt.com / sputniknews.com