Los esfuerzos forman parte de un aumento de la actividad cibernética entre naciones que buscan ventaja en la pandemia, consigna The New York Times.

Un borrador de esa advertencia que es probable se emitirá en breve, asegura que China busca propiedad intelectual y datos de salud pública a través de medios ilícitos relacionados con vacunas, tratamientos y pruebas.

Y se centra en el robo cibernético y la acción de actores no tradicionales, un eufemismo para describir investigadores y estudiantes que, según el gobierno de Donald Trump, están activos para robar datos de laboratorios académicos y privados.

La decisión de emitir una acusación específica contra presuntos equipos chinos de piratería, según funcionarios actuales y anteriores, consiste en una estrategia disuasiva más amplia que también involucra al Comando Cibernético de Estados Unidos y la Agencia de Seguridad Nacional.

Bajo las autorizaciones que Trump emitió hace casi dos años, esas agencias tienen poder para perforar redes chinas y realizar contraataques proporcionales.

La próxima advertencia es también la última reiteración de una serie de acusaciones del magnate republicano de culpar a China de ser la fuente de la pandemia y explotar sus consecuencias.

Esta es una pandemia global, pero desafortunadamente los países no la están tratando como un problema global, declaró Justin Fier, ex analista de Inteligencia de seguridad nacional que ahora es el director de ciberinteligencia en Darktrace, una empresa de ciberseguridad.

“Todos están llevando a cabo una recopilación de inteligencia generalizada, sobre investigación farmacéutica para ver quién está progresando”, apuntó.

La frecuencia de los ataques cibernéticos y el espectro de objetivos son “astronómicos, fuera de serie”, dijo Fier.

 

Fuente: almayadeen.net