Una situación tan excepcional e inédita como la pandemia del Covid-19 y las medidas para enfrentarla afecta el devenir de cada historia. Y aunque muchas batallas continúan librándose, ya sin los ojos del mundo sobre ellas, el nuevo coronavirus podría torcer el rumbo de varias. Eso puede ocurrir con el enfrentamiento entre Irán y Estados Unidos.

“Esperamos que en esta situación en la que la enfermedad de Covid-19 está amenazando la vida de los ciudadanos iraníes en las prisiones de Estados Unidos, el Gobierno estadounidense finalmente elija el cuidado de la vida de los seres humanos en vez de la política”, dijo el portavoz gubernamental, Alí Rabieí, en un vídeo publicado en la página oficial del Ejecutivo de la República Islámica.

El funcionario destacó, además, que Teherán hace “responsable de la vida y la salud de los ciudadanos iraníes presos” a Estados Unidos, y denunció que no se les están facilitando los cuidados adecuados.

El plan de Irán no es nuevo. El portavoz recordó que el ministro de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, reveló hace tiempo que su país está preparado para realizar un intercambio de presos. Una decisión que Rabieí dejó en manos de Washington: “nosotros, sin ninguna condición previa, hemos anunciado que existe la preparación para el intercambio de todos los presos y el diálogo sobre esa liberación, pero EE. UU. hasta ahora se abstuvo de responder”, advirtió el funcionario.

Irán espera una respuesta de Estados Unidos

Aunque todavía no se pronunciaron desde Washington, Teherán confía en que “EE. UU. está actualmente más dispuesto en comparación con el pasado para acabar con esta situación”.

Un factor que podría alentar este intercambio es el hecho de que no se necesitan mediadores. Rabieí fue claro al respecto y advirtió que para efectuar el intercambio no se necesitaría de ningún intermediario, pese a que los países no mantienen relaciones diplomáticas desde 1979 y sus intereses los representan Suiza y Pakistán. Según el portavoz iraní, la oficina que representa los intereses de su país en Washington puede transmitir las ordenes sobre “la forma y la fecha” del intercambio.

Rabieí hizo referencia a un caso en concreto que ilustra la problemática que buscan atacar: el del profesor iraní Sirous Asgari, detenido en Estados Unidos pese a que en noviembre pasado fue absuelto del cargo de robar secretos comerciales violando las sanciones contra Irán. Asgari se contagió de Covid-19 y se espera que, una vez se recupere, las autoridades estadounidenses lo deporten a Irán.

De concretarse, este intercambio no sería el primero pese a la elevada tensión entre estas naciones enemigas. El pasado 7 de diciembre, ambos países liberaron respectivamente al investigador estadounidense Xiyue Wang, arrestado en 2016 y condenado por espionaje, y al científico iraní Masud Soleimani, detenido en 2018 por intentar exportar material biológico a su país.

En esta línea, de acuerdo a la agencia de noticias Reuters, tres funcionarios iraníes habrían declarado que se estaba trabajando en un intercambio de prisioneros entre los países. Michael White, un veterano de la armada estadounidense que ha estado detenido en Irán desde 2018, es un posible candidato a ser intercambiado. Fue liberado de prisión a mediados de marzo de este año por licencia médica, pero aún permanece en Irán.

2020: el año que comenzó con las tensiones entre Irán y Estados Unidos al máximo

Este año empezó con un conflicto que parecía iba a marcar un antes y un después. Muchos hablaban de una “Tercera Guerra Mundial” en referencia a un conflicto armado entre Estados Unidos e Irán, después de que los norteamericanos mataran a Qasem Soleimani, comandante de la fuerza élite Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán.

Aunque las amenazas bélicas desaparecieron con la pandemia del coronavirus Covid-19, las tensiones surgieron nuevamente el pasado mes de abril, cuando 11 buques de la Guardia Revolucionaria se acercaron a seis barcos de la Armada y la Guardia Costera estadounidenses, quienes calificaron los movimientos de “peligrosos y provocativos”.

Irán es el país más afectado por la pandemia en Medio Oriente, mientras que Estados Unidos ha registrado, hasta ahora, el mayor número de muertes vinculadas al coronavirus en todo el mundo. La República Islámica ya liberó, de manera temporal, a más de 100.000 presos en distintas fases desde marzo a causa del Covid-19, según su sistema judicial.

Si se produce el intercambio, sería uno de los pocos casos de cooperación entre estos enemigos en una relación, que se ha vuelto más hostil desde que el presidente de EE. UU., Donald Trump, asumió el cargo en 2017.

 

Por Santiago Aristia

Fuente: france24.com