La Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) ha llegado a un acuerdo con la corporación espacial rusa Roscosmos para comprar un asiento en la nave espacial Soyuz, cuyo lanzamiento a la Estación Espacial Internacional (EEI) está programado para el otoño del 2020.

La agencia estadounidense completó este acuerdo para “garantizar que mantiene su compromiso para operaciones seguras mediante la presencia continua de EEUU a bordo de la Estación Espacial Internacional hasta que las capacidades de una tripulación comercial estén disponibles” en el mismo país norteamericano, explicó la NASA en su comunicado.

El ente destacó que no ha recibido respuesta por parte de los suministradores estadounidenses a una consulta enviada en 2019 para organizar el transporte de tripulaciones a la EEI en 2020.

Las empresas Boeing y SpaceX “atraviesan las etapas finales de desarrollo y prueba de los nuevos sistemas que transportarán a los astronautas al espacio desde suelo estadounidense”, dice el comunicado. Sus investigaciones, entre otros vuelos, incluyen la misión Crew Dragon Demo-2, programada para partir al espacio no antes del 27 de mayo de 2020.

Actualmente Rusia es el único país que transporta a los astronautas de todo el mundo a la Estación Espacial Internacional. La declaración de la NASA no reveló el valor del acuerdo, pero su portavoz, Josh Finch, especificó a SpaceNews que este está valorado en 90,25 millones de dólares.

En 2019 EEUU solicitó a Rusia los asientos para sus astronautas a bordo de las naves espaciales Soyuz destacando que estos serían necesarios en 2020 y en 2021. En aquel entonces, el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, dijo que la agencia mantenía conversaciones con Roscosmos para garantizar que los astronautas de la NASA pudieran permanecer en la estación más allá del otoño de 2020.

“Tenemos que asegurarnos de que no llega el día en el que no tengamos astronautas estadounidenses en la Estación Espacial Internacional, por lo que continuaremos trabajando con Roscosmos, que es la agencia espacial de Rusia, para asegurarnos de que tenemos a los astronautas estadounidenses en la Estación Espacial Internacional como una póliza de seguro para la tripulación comercial”, explicó el jefe de la agencia espacial estadounidense.

El director general de Roscosmos, Dmitri Rogozin, destacó en una carta enviada a Jim Bridenstine que, para ofrecer al país norteamericano dicha plaza, Rusia debería disminuir aquellas reservadas para sus astronautas.

 

Fuente: sputniknews.com