Una muerte por hora: por qué se dio el pico de casos fatales de coronavirus en Argentina y qué impacto tiene en la cuarentena

Con las 24 nuevas muertes reportadas por el Ministerio de Salud este jueves, Argentina registró el récord diario de fallecidos por coronavirus. Hasta aquí la cifra más alta había sido 14. ¿Qué nos quiere decir este pico en la curva de fallecidos? ¿Da alguna señal sobre el eventual pico contagios en el país? ¿Puede influir en que se de marcha atrás con la flexibilización de la cuarentena?

El infectólogo Fernando Polack, que es parte del comité de expertos que consulta el Gobierno, asegura que aún no. “El número de muertos es tan chico en Argentina que no se pueden sacar conclusiones sobre cantidad de infectados futuros. Sí llega la mortalidad a parecerse a la de Italia (el primer epicentro de la pandemia en Europa), podría haber conclusiones más acertadas”, detalla a Clarín.

El mundo superó este jueves el umbral de 300.000 decesos por Covid-19. En nuestro país, según el último informe del Ministerio de Salud de la Nación, la tasa de letalidad por coronavirus es del 4,94%. Esto marca la relación entre las 353 muertes acumuladas desde el inicio de la pandemia y el total contagios confirmados por laboratorio. Esa última cifra llegó ayer a 7.134, con 255 positivos nuevos en el último día. De esos casos, 153 fueron en la Ciudad y 79 en la Provincia.

Casi el 42% de los últimos 24 fallecidos de este jueves tenían residencia en la Ciudad: se trata de 5 hombres y 5 mujeres. Eran todos pacientes de riesgo por edad: tenían entre 66 y 105 años.

 

Coronavirus: Italia se prepara para levantar las restricciones de viajes entre regiones a partir del 3 de junio

El Gobierno italiano estudia permitir los viajes en el interior del país a partir del 3 de junio, una medida que se enmarcaría en el plan de desconfinamiento que Italia inició el 4 de mayo, tras controlar la curva de transmisiones por coronavirus.

Se trata de una iniciativa incluida en un borrador de un decreto que aprobará el Gobierno próximamente y que dará indicaciones sobre cómo se llevará a cabo la próxima fase de relajación de medidas restrictivas.

El Gobierno italiano anunció a principios de mayo que el 18 de este mes abrirían museos y tiendas pero, tras las críticas recibidas por la lentitud de su plan de apertura, el gabinete del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, analiza ahora con las regiones si acelerar los tiempos para restaurantes, bares, peluquerías y centros de estética en aquellas zonas en las que la pandemia esté controlada.

Según el borrador del plan, el 18 de mayo también se consentirá a los ciudadanos que se muevan con libertad dentro de su misma región sin ninguna restricción, pero no podrán hacerlo entre regiones, salvo por necesidades de trabajo, urgencia o salud, o para regresar a su lugar de residencia.

El Gobierno italiano impuso el 9 de marzo un confinamiento estricto para frenar la propagación del virus y casi dos meses después, el 4 de mayo, inició su desescalada tras comprobar que las cifras de contagios se estaban reduciendo.

La reanudación progresiva de la actividad en el país también busca evitar que la economía italiana sufra un mayor impacto del que ya padecerá, pues Roma calcula que se contraerá un 8 % en 2020 como consecuencia de las decisiones adoptadas para contener la COVID-19.

Repunte de fallecidos el último día

Italia registró un repunte de los fallecidos con coronavirus, con 262 en las últimas 24 horas, después de una semana por debajo de los 200, y ya son 31.368 desde el inicio de la crisis, según el último balance oficial de Protección Civil.

El número de contagios totales desde que se detectó el virus el 21 de febrero es de 223.096.

Una gran parte de los nuevos fallecidos, 111, se han registrado en la región septentrional de Lombardía, la más afectada del país, donde también se han contabilizado más de la mitad de los nuevos contagios (522).

Por otro lado, sigue cayendo el número de personas actualmente enfermas, que se sitúa en los 76.440 pacientes, 2.017 menos que ayer, miércoles.

De estos, 64.132 están aislados en sus casas sin síntomas o síntomas leves, 11.453 hospitalizados y 855 en cuidados intensivos, 38 menos que en el último parte, lo que sigue aliviando la presión en los hospitales italianos, muchas veces prácticamente desbordados.

Las regiones más afectadas siguen siendo las del norte del país, especialmente Lombardía, epicentro de la crisis, o la cercana Piamonte.

 

España registró 138 muertos por Covid-19 en las últimas 24 horas, un nuevo descenso diario

Los fallecidos diarios por coronavirus en España bajaron este viernes a 138, después del repunte del jueves, con lo que suman 27.459. Los contagios superan los 230.000, según las cifras oficiales del Ministerio de Sanidad.

Los nuevos casos de Covid-19 confirmados por PCR en las últimas 24 horas aumentaron en 549 y alcanzaron los 230.183, mientras que los pacientes que superaron la enfermedad aumentaron en 1.409 y ya alcanzan un total de 144.783 personas desde que se inició la pandemia. Cuatro regiones aglutinan la mayor parte de los nuevos positivos: Cataluña, con 151; Castilla y León, con 99; Madrid, con 49, y Castilla-La Mancha con 43.

España cumplió el jueves dos meses con medidas de excepción por la pandemia de coronavirus, en medio de un proceso de lenta apertura de la vida social y económica, que avanza más según los territorios, y con una importante división política sobre cómo afrontar la desescalada. Con la enfermedad controlada, y a pesar de la fuerza con la que el brote golpeó al país, España no tiene aún “inmunidad de rebaño” en caso de que hubiera un rebrote, según mostraron los resultados preliminares de un estudio de seroprevalencia sobre la población.

Esos resultados indican que solo un 5% de la población española tuvo contacto con el coronavirus y desarrolló anticuerpos, mientras que para la inmunidad de rebaño se considera necesario un mínimo del 60 por ciento. Esto muestra que las medidas de una desescalada por fases y en función de la situación sanitaria de los distintos territorios que diseñó y aplica el Gobierno “son las correctas”, afirmó en rueda de prensa el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, pidió extremar las precauciones “más que nunca” para evitar que el progresivo desescalamiento del confinamiento pueda causar un rebrote de la enfermedad, y recordó que el Ejecutivo se plantea hacer obligatorio el uso de mascarillas en espacios públicos.

Mientras tanto, la unidad política casi total que hace dos meses respaldó la declaración del Gobierno del estado de alarma y la puesta en cuarentena del país es ya historia. Los principales partidos de derecha (Partido Popular, PP) y extrema derecha (Vox), segunda y tercera fuerzas parlamentarias respectivamente, no apoyarán en el Congreso extender las medidas especiales.

El Gobierno español -una coalición del Partido Socialista (PSOE) y la federación izquierdista Unidas Podemos- no tiene mayoría parlamentaria, por lo que busca apoyo de pequeñas formaciones nacionalistas, regionalistas y centristas para lograr la próxima semana una nueva prórroga del estado de alarma. Sin embargo, PP y Vox llevan ya varias semanas lanzando duros ataques al Gobierno aprovechando la crisis sanitaria causada por la pandemia y las importantes consecuencias económicas y sociales.

Ambos partidos apoyan (en el caso de Vox, abiertamente) las pequeñas protestas -caceroladas incluidas- contra el Gobierno que en los últimos días tienen lugar a diario en una calle de uno de los distritos más ricos de Madrid, el de Salamanca, enarbolando banderas de España y algunos símbolos ultraderechistas, mientras gritan “Libertad” y “Gobierno dimisión”. El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, alentó hoy a los españoles a que salgan a manifestarse “donde les dé la gana” pero guardando la distancia de seguridad, mientras que la presidenta de la región de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP), defendió que los ciudadanos puedan salir “libremente a manifestarse, aunque sea un ratito por las tardes en su propia calle”.

 

Europa intenta aplacar el desastre económico de la pandemia y avanza en el desconfinamiento

Algunas ciudades abren sus cafés, otras sus escuelas y la vida intenta retomar su curso con precauciones en un planeta paralizado por la pandemia, que causó más de 302.000 muertos y continúa causando estragos en países como Estados Unidos, Brasil o Rusia.

Más de cinco meses después de que el covid-19 apareciera en China, el mundo va aceptando la idea de convivir con las limitaciones y el miedo impuestos por este nuevo coronavirus, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) quizá “nunca desaparezca”.

Y paralelamente, se redoblan los esfuerzos para reactivar la economía, sumida en una recesión sin precedentes.

La primera economía europea, Alemania, confirmó el viernes una caída de 2,2% en su actividad en el primer trimestre, y espera una bajada anual de 6,3%.

Según la Organización Mundial del Comercio (OMC), el volumen de las transacciones mundiales registrará una “caída de dos dígitos” en casi todas las regiones del mundo. Este viernes, los ministros de Finanzas de la zona euro se reunirán virtualmente para abordar su respuesta ante la crisis.

Pionera en materia de desconfinamiento, Austria dio un paso simbólico este viernes y reabrió sus restaurantes y cafeterías.

Fanny y Sophie, dos estudiantes de 19 años, esperaban con impaciencia poder retomar sus costumbres en el Café Goldegg, cerca del museo Belvedere.

“Para nosotras, fue difícil que estuviera cerrado todo esto tiempo, lo echábamos de menos y volveremos tan a menudo como podamos”, dijeron, desayunando en una mesa.

Un ambiente relativamente animado que contrastaba con el de Venecia, donde la ausencia de turistas hizo que hasta las palomas abandonaran la plaza San Marcos, a falta de visitantes que las alimenten. “Sin turistas, Venecia es una ciudad muerta”, señaló Mauro Sambo, un gondolero de 66 años.

Entretanto, Alemania se prepara para reanudar la liga de fútbol este fin de semana, con los partidos a puerta cerrada, y Eslovenia, que declaró el “fin” de la epidemia en su territorio, anunció que reabría sus fronteras.

– “Volver al trabajo” –

Sin embargo, las medidas de distanciamiento social siguen vigentes en todo el mundo.

En Francia, donde se registraron más de 27.000 fallecidos, los ciudadanos aprovecharán el primer fin de semana de desconfinamiento para tomar el aire y buscar una zona verde donde respirar.

“Necesito verdaderamente hacer ejercicio, después de trabajar toda la semana en una oficina”, declaró Sylvie Bosredon, habitante de la región de París, que planea salir a caminar este fin de semana entre Fontainebleau y el valle de Chevreuse, al sur de la capital, convencida de que la excursión le ayudará a “oxigenarse”.

El país sigue regido por numerosas restricciones, aunque muchas playas fueron autorizadas a reabrir y el primer ministro, Édouard Philippe, invitó a la población a empezar a planear las vacaciones estivales.

Además, el país anunció este viernes la primera muerte de un niño por una enfermedad parecida a la de Kawasaki, que se cree que podría estar vinculada a la covid-19.

Al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, donde se confirmaron más de 85.900 muertos, el presidente Donald Trump invitó a los ciudadanos a “volver al trabajo”. Casi el 15% de la población activa está en paro, un récord.

Mientras que las playas de las inmediaciones de Los Ángeles reabrieron, Nueva York, capital económica del país, sigue paralizada. Con más de 20.000 muertos, habrá que esperar a junio para saber cuándo podrán reabrir sus tiendas y restaurantes.

“Todas las razones por las que estamos [en Nueva York], los restaurantes, los conciertos… han desaparecido”, se lamentó Hans Robert, responsable informático de 49 años.

– “Genocidio” en Brasil –

En América Latina, donde se registraban este viernes un total de 25.662 muertes y 451.556 casos oficialmente diagnosticados, Brasil es el país más afectado, con casi 14.000 decesos.

En agosto, Brasil podría llegar a 90.000 fallecidos a causa de la pandemia, según una proyección del centro estadounidense que asesora a la Organización Panamericana de Salud (OPS), que anticipa que para ese entonces, México, Perú y Ecuador rozarán los 6.000 fallecidos y Argentina, los 700.

Según Christopher Murray, director del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington (IHME por sus siglas en inglés), que asesora a la OPS, Brasil alcanzará el pico de la epidemia a fines de junio, y señaló que el invierno austral “probablemente empeorará las cosas”.

El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva afirmó que temía que la oposición feroz del presidente Jair Bolsonaro a aplicar medidas de confinamiento desemboque en “un genocidio”.

“El gobierno transforma a quienes están preocupados por el coronavirus en enemigos y eso no puede dar buenos resultados. Como soy católico, rezo para que el pueblo brasileño escape de este genocidio causado por responsabilidad de Bolsonaro”, advirtió Lula, de 74 años, en una entrevista con la AFP.

– ¿Esperanza? –

Rusia es otro de los países en los que la pandemia se está ensañando. Cada día se detectan unos 10.000 nuevos casos, lo que llevó a la alcaldía de Moscú a anunciar un programa de detección de un alcance “único en el mundo”.

En África, en cambio, la pandemia no ha causado de momento estragos como se temía y ha dejado menos de 2.500 muertos, pero la OMS advirtió en un estudio este viernes que el continente podría alcanzar hasta 190.000 fallecidos.

La pregunta de numerosos expertos es cuál es el verdadero balance del coronavirus en el mundo, ya que cuando se compara el número de decesos de este año, con el de años anteriores, sin contar los fallecidos por coronavirus, la cifra de muertos es muy superior.

Por ejemplo, 12.428 personas murieron en Italia de la covid-19 entre el 20 de febrero y el 31 de marzo. Pero en el mismo período, las autoridades constataron 25.354 muertos más que el promedio de los cinco últimos años.

¿Son esos 12.900 fallecidos “sin explicación” víctimas invisibles del nuevo coronavirus?

En medio de estos datos tan pesimistas, a veces se perciben rayos de esperanza: una vacuna podría estar disponible en el plazo de un año, según un escenario “optimista” planteado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Se han lanzado más de 100 proyectos en el mundo y se realizan una decena de ensayos clínicos para intentar encontrar un remedio a la enfermedad.

La Unión Europea insistió en que la vacuna sea “un bien de utilidad pública” y que su acceso sea “equitativo y universal”.

 

Rusia y su baja tasa de muertes por Covid-19, ¿buena gestión o manipulación de datos?

(Por Eél María Angulo)

En la segunda nación con mayor número de contagios por coronavirus a nivel global, con 252.245 casos confirmados, fueron reportados hasta este 14 de mayo solo 2.305 fallecimientos, una cifra que genera curiosidad y dudas entre expertos clínicos.

En medio de la pandemia, Rusia parece ser un caso particular. Aunque esta nación europea se ubica como la segunda más golpeada a nivel mundial por la propagación del brote de Covid-19, ocupa la posición número 18 en balance de muertes.

Técnicamente, según los datos suministrados por las autoridades rusas, en ese territorio mueren solo 58 infectados por cada millón de ciudadanos, datos que contrastan con los preocupantes indicadores registrados en Estados Unidos, por ejemplo, donde han muerto 85.807.

Los contrastantes datos sobre las muertes

Frente a este curioso panorama, expertos se preguntan si se trata del resultado de una buena gestión de la crisis sanitaria por parte de los organismos de asistencia o si, por el contrario, son el reflejo de una manipulación de las cifras.

Ante este interrogante de interés de los gremios globales de salud pública que, para muchos, apunta al ocultamiento de decesos. Un equipo de especialistas consultados por la agencia internacional de prensa AFP respondieron que los datos demográficos rusos del periodo comprendido entre enero y abril no están disponibles y que, por ahora, solo se cuenta con los de Moscú.

De cara a la falta de detalles numéricos poblacionales sobre toda la nación, Moscú figura como el epicentro de la pandemia en territorio ruso. Allí, han sido registrados 130.716 casos de contagio sobre la cifra total de la nación, que asciende a 252.245.

De acuerdo con lo detallado por los expertos, en abril las muertes en la citada ciudad aumentaron en un 18%. Mientras que en el mismo mes de 2019 se presentaron 10.005, en este fueron reportadas 11.846, lo equivale a una diferencia de 1.841 decesos que representan una tasa superior a la de solo 639 fallecimientos por coronavirus registrados al término de esas cuadro semanas.

Pese a la sospecha que despierta la diferencia entre los balances del año anterior y el actual, el Departamento de Salud de Moscú alega que su comparación no representa una prueba suficiente para asegurar que se trata de un caso de manipulación, por lo que rechaza esta hipótesis.

La fórmula de conteo de los fallecimientos 

A diferencia de otras naciones, en Rusia la fórmula de contabilización de los posibles muertos por Covid-19 es distinta. Lo explicado por Serguei Timonin, demógrafo en la Escuela superior de economía, da cuenta de que allí al 70% de los fallecidos le es practicado el proceso de autopsia.

El mecanismo empleado entonces por los forenses rusos precisa que, si un paciente con coronavirus muere de un infarto, este no pasa a engrosar las listas de víctimas por el brote, sino que es contado como fallecido por una afección coronaria, lo que influye directamente en el lento aumento de los datos.

Para detectar la presencia del virus en las distintas comunidades, los organismos de emergencia reforzaron sus protocolos de implementación de pruebas de contagio y, hasta mitad de mayo, fueron realizadas seis millones de ellas, lo que ha contribuido a la identificación de muchos pacientes asintomáticos, cuyos casos representan el 46,5% de la totalidad de los portadores.

La incidencia de la juventud poblacional

Para el demógrafo Timonin, Rusia cuenta con una ventaja clave frente a otros países de la región como Italia y Alemania y es justamente que su población es mucho más joven que la de sus vecinos.

Las advertencias dadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde la categorización del brote como pandemia fueron claras: la enfermedad fue elevada a ese nivel por su rápida capacidad de propagación, más no por su letalidad y supone un mayor riesgo en mayores de 60 años, por lo que la edad juega como factor clave en su incidencia.

Si hablamos de densidad y edad, en Rusia los mayores de 65 solo representan al 14,6% de la población, en contraste con Italia, en donde equivalen al 23% de los habitantes y los que superan la edad de los 70 años conforman el 39% de la masa total de pobladores.

El confinamiento estricto y la reorganización de los protocolos sanitarios 

Según los expertos aquí hay algo claro y es que Rusia implementó un estricto protocolo de aislamiento cuyos resultados, pese a no haber sido divulgados con bombos y platillos, muestran que, aunque desde el primer día de mayo se presentó un incremento en los contagios, solo el 16% de los infectados es mayor de 65 años.

Visto desde otro punto, analistas de infraestructura explican que la movilidad de los adultos mayores en las calles rusas también se ve regularmente reducida debido a a poca adecuación para el tránsito con sillas de ruedas, muletas o caminadores.

Desde el inicio de la pandemia, el mandatario ruso, Vladimir Putin, detalló que su estrategia sería salvar miles de vidas al resguardar a los mayores, lo cual parece haberse cumplido a la luz de las estadísticas, sustentadas, de acuerdo con el Gobierno, en la efectividad de la implementación de una reorganización del sistema de salud desde el registro de los primeros casos.

En medio de la puja por demostrar quién tiene la verdad, el diario The New York Times reportó que los muertos por Covid-19 en Rusia eran 70% más que los registrados por las autoridades, a lo que la Embajada de Rusia en Estados Unidos respondió, según el servicio informativo Sputnik, interponiendo una demanda por presunta publicación de “estadísticas falsas”.

 

Fuentes: clarin.com / infobae.com / france24.com