Coronavirus en España: el uso de mascarillas ya es obligatorio a partir de los 6 años

El uso de mascarilla será obligatorio desde el jueves en España para cualquier persona a partir de los 6 años en la calle o lugares públicos como las tiendas, cuando no sea posible mantener la distancia de seguridad, según un decreto publicado el miércoles.

“El uso de mascarilla será obligatorio en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público (…), siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros”, indicó el texto en el Boletín Oficial del Estado.

La disposición concierne a “las personas de seis años en adelante”, según el decreto. Aquellos con dificultades respiratorios o quienes puedan justificar situaciones de fuerza mayor, estarán exentos.

El texto no precisa cuáles serán las sanciones aplicables en caso de no llevar la mascarilla.

Desde el 4 de mayo, ya era obligatorio el uso de la mascarilla en el transporte público. La decisión de generalizar su uso se tomó en acuerdo entre el gobierno y las regiones de España, competentes en materia de salud, explicó el martes el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

No están incluidos en la norma las “actividades que resulten incompatibles, tales como la ingesta de alimentos y bebidas”, como los bares y terrazas, así como situaciones de fuerza mayor.

España, uno de los países más golpeados del mundo por la pandemia con casi 28.000 muertos, avanza en un desconfinamiento progresivo y muy prudente, del que siguen excluidas Madrid y Barcelona, así como una parte de la región de Castilla y León, al norte de la capital.

La transmisión del nuevo coronavirus ha descendido fuertemente, según las autoridades, que impusieron a mediados de marzo uno de los confinamientos más estrictos del mundo. El martes, el número e muertos diarios por covic-19 se mantuvo por debajo de 100 por tercer día consecutivo.

Uno de los países más tocados por el coronavirus, con casi 28.000 fallecidos, España lleva adelante un proceso de desmontaje de uno de los confinamientos más estrictos del mundo, que espera termine a finales de junio.

Barcelona y Madrid, así como partes de Castilla y León, región al norte de la capital española, las zonas más golpeadas por la pandemia del coronavirus, no han comenzado todavía la desescalada del confinamiento, instaurado el 14 de marzo. Un 70% de los españoles sí lo han hecho.

 

Coronavirus dejará 29 millones de nuevos pobres en Latinoamérica

La pandemia del coronavirus, que suma casi cinco millones de contagios a nivel mundial, dejará más de 29 millones de nuevos pobres en Latinoamérica y provocará miles de desplazamientos internos, según la ONG Acción Contra el Hambre.

«La contracción de un 5 % de la economía y el aumento de más de 11 puntos en el desempleo, según un informe reciente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, harán de esta la mayor crisis del último siglo», señaló Benedetta Lettera, responsable para la región de la ONG, en un comunicado divulgado este miércoles.

La precaria situación y el parón económico han causado miles de desplazamientos internos entre los países, debido a que quienes residían en las ciudades se han quedado sin empleo y quieren volver a sus ciudades de origen.

América Arias, directora de Acción contra el Hambre en Perú, subrayó además que las nuevas restricciones para frenar el virus generan un gran impacto sobre las necesidades alimentarias de millones de personas.

En países como Perú, con más de 88.000 casos confirmados, explicó Arias, más de 165.000 personas han solicitado al Gobierno abandonar la capital debido a que la pérdida del empleo les hace imposible mantenerse.

John Orlando, director país en Colombia, mostró también su preocupación por los cientos de venezolanos que intentan regresar a su país y señaló que «llegan buses de diferentes países a los departamentos fronterizos y, en estas situaciones, es fundamental garantizar los medios de protección para minimizar los riesgos de contagio a ambos lados de la frontera».

En países como Guatemala, explicó Miguel Ángel García, director país en Centroamérica, preocupa la poca capacidad de diagnóstico debido «a la debilidad estructural de uno de los sistemas de salud menos dotado de América Latina», además del aumento de movimiento de los migrantes.

«Ante la imposibilidad de lograr suficientes ingresos económicos, cabe esperar un aumento de la desnutrición infantil, que ya afectaba a la mitad de los niños/as menores de cinco años del país antes de la pandemia», detalló García.

Además, los Gobiernos de México y EE.UU. no han parado las deportaciones hacia Guatemala de los migrantes que son detenidos en las fronteras, lo que ha provocado que muchos de ellos hayan regresado infectados a sus países de origen «en un momento en el que el sistema asistencial y de salud se encuentra sometido a su mayor presión», denunció el responsable.

Acción Contra el Hambre trabaja en el reparto de alimentos y equipos de protección sanitarios en Perú, Colombia, Guatemala y Nicaragua, además de realizar seguimientos nutricionales a niños y niñas en situación de riesgo alimentario en ciudades muy pobladas de Latinoamérica, como por ejemplo Bogotá.

 

El coronavirus ya es la principal causa de muerte en Brasil

Brasil registró este martes por primera vez durante la pandemia del coronavirus más de 1.000 muertos en un solo día. El Ministerio de Salud informó que en las últimas 24 horas se contabilizaron 1.179 fallecidos, lo que eleva a 17.971 la cifra de víctimas por COVID-19 en el país. Con esos números, el coronavirus ya se convirtió en la primera causa de muerte en la nación sudamericana, donde además el balance de infectados subió hasta los 271.628.

De esta manera, el COVID-19 supera en la tasa de mortalidad al conjunto de todas las enfermedades cardiovasculares, como los infartos y los accidentes cerebrovasculares, que matan a 980 brasileños por día, de acuerdo a lo consignado por Folha do São Paulo.

La pandemia también está registrando más víctimas diarias que el cáncer (624) y causas externas, como accidentes y violencia (424). Esto, detalla el periódico local, según los datos de 2018, los más recientes en DataSUS, una plataforma del Ministerio de Salud.

La preocupación aumenta por estas horas, ya que las autoridades estiman que la tendencia es que los números de contagiados y muertos sigan creciendo de forma exponencial hasta julio, para cuando se espera el pico de la curva de incidencia.

Es tal el impacto que está teniendo -y que va a seguir teniendo- el COVID-19, que los especialistas ya lo están comparando con las peores epidemias de la historia moderna. La viruela, por ejemplo, se estima que provocó cerca de nueve millones de muertes en el país; en 1977 se la consideró erradicada.

Otra enfermedad que tuvo un efecto devastador tanto en Brasil como en el mundo fue la gripe española, poco después de la Primera Guerra Mundial. A nivel global, el número total de muertes se estima cerca de los 50 millones; en Brasil, murieron cerca de 35.000 personas.

André Mota, historiador y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo, recordó que la fiebre amarilla mató a 55.000 personas entre mediados del siglo XIX y principios del XX.

El especialista sostuvo que en la historia del país también se han producido brotes de enfermedades como la poliomielitis y la meningitis: ambas provocaron la muerte de miles de personas.

“Un fenómeno pandémico trae consigo la urgencia y la necesidad de esfuerzos conjuntos de varias áreas de acción médica y sanitaria. Esto requiere cambios que deberían afectar a ciertos protocolos y requiere una vigilancia constante. Es necesario tener información sobre este progreso de cada hospital y área de salud. No creo que esto sea un abandono de otras enfermedades, sobre todo porque sería un error. Es la gravedad de la situación que prevalece en este momento. Es una preocupación importante, pero requiere un complejo razonamiento clínico y de salud”, explicó Mota.

“Para hacer frente a la pandemia, además de la higiene y el protocolo respiratorio, se necesita un servicio eficaz de atención primaria de la salud, además de la labor de los médicos de cuidados intensivos. El Covid-19 se identifica como respiratorio, pero impacta en varios sistemas, como el gastrointestinal. Su historia natural aún se conoce”, agregó Airton Stein, profesor de salud pública de la UFCSPA (Universidad Federal de Ciencias de la Salud de Porto Alegre).

El profesor advirtió que, en plena situación de alarma por el coronavirus, también existe un riesgo de que la desatención de enfermedades como el mal de chagas o la tuberculosis empeore en este periodo.

“Se trata de enfermedades que requieren una vigilancia y un tratamiento específico, así como la observancia del tratamiento”, apuntó.

De acuerdo con el boletín divulgado por el Ministerio de Salud, los estados de San Pablo y Río de Janeiro, el primero y tercero más poblados del país, también registraron una cifra récord de muertes diarias por coronavirus, con 324 y 227 óbitos respectivamente.

El récord del Estado de San Pablo, epicentro de la pandemia de coronavirus en Brasil, sumó además 2.929 nuevas infecciones. En total, el estado acumula 5.147 personas fallecidas y 65.995 contagiadas.

Las autoridades sanitarias paulistas se muestran pesimistas ante un posible colapso del sistema de salud. “Estamos perdiendo la batalla contra el virus”, dijo Dimas Covas, coordinador del centro de contingencia del coronavirus y director del Instituto Butantan.

 

Bolsonaro anunció un nuevo protocolo para el uso de la cloroquina como tratamiento contra el coronavirus

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha anunciado que este miércoles el ministro interino de Salud, Eduardo Pazuello, firmará un nuevo protocolo para el uso de la cloroquina, un medicamento usado frente a la malaria, como tratamiento de la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus, incluso en la fase inicial.

Ante los estudios que revelan posibles efectos secundarios de este medicamento, Bolsonaro ha dicho que, como parte de la democracia, “nadie está obligado a tomar cloroquina”, pero él no tendrá cargo de conciencia si alguien quiso tomarla y no pudo.

¿Quién sabe, verdad? Puede que sea un placebo, que no sirvió de nada, pero también puede que dentro de dos años digan que realmente funcionó”, ha dicho Bolsonaro durante una conversación con el periodista Magno Martins y que han recogido varios medios brasileños.

Bolsonaro ha estado recibiendo muchas críticas por su defensa de este medicamento, incluso dentro de su equipo de Gobierno. Recientemente el que fuera ministro de Salud Nelson Teich, presentó su dimisión por estar en desacuerdo con el uso cloroquina para tratar la enfermedad.

No obstante, el presidente brasileño ha asegurado que Teich, de quien dice estar “casi enamorado”, continúa en contacto con el Gobierno, asesorando al general Pazuello, a quien de momento prefiere mantener en el cargo al frente de la cartera de Salud, pues es “un tremendo gestor”.

Su antecesor en el cargo, Luiz Henrique Mandetta, quien cayó en desgracia tras sus pronunciadas diferencias con Bolsonaro sobre cómo gestionar la crisis sanitaria, alertó hace unos días en una entrevista para ‘Folha de Sao Paulo’ del riesgo que suponía tratar a los enfermos de la COVID-19 con esta medicación contra la malaria.

Mandetta explicó que, tras utilizarlo en “pacientes graves que estaban en los hospitales”, los estudios desvelaron que el 33 por ciento de ellos tuvieron que suspender el tratamiento “porque provocó arritmias que podrían llevar a una parada respiratoria”.

Quien fuera de derechas, toma cloroquina; quien es de izquierdas, toma Tubaína”, ha soltado Bolsonaro, refiriéndose a un popular refresco de guaraná en Brasil.

Las declaraciones de Bolsonaro se producen horas después de que el país haya superado por primera vez desde que estalló la crisis sanitaria el millar de víctimas mortales en un sólo día, 1.179, llevando la cifra total hasta los 17.971 decesos.

De acuerdo con las últimas cifras ofrecidas por la Universidad Johns Hopkins, Brasil, tercer país más afectado por la pandemia del mundo, también ha registrado este martes 17.408 nuevos casos, lo que supone un total de 271.628.

En la jornada de hoy martes, Sao Paulo y Río de Janeiro han registrado su mayor número de decesos en 24 horas. El estado paulista ha confirmado 324 y ya ha superado las 5.000 víctimas mortales, mientras que en la región carioca han habido 227 decesos adicionales, elevando la cifra total a más de 3.000.

 

Fuentes: infobae.com / panampost.com