Douglas Loverro, jefe de operaciones de vuelos espaciales humanos de la NASA, renunció este 18 de mayo, pocos días antes del muy esperado lanzamiento de la cápsula Crew Dragon, que debe marcar la reanudación de las misiones tripuladas desde suelo estadounidense por primera vez desde 2011. Se esperaba que Loverro, como administrador asociado de Exploración y Operaciones Humanas (HEO, por sus siglas en inglés) de la NASA, presidiera la preparación para el vuelo.

El lanzamiento de un Falcon 9 de SpaceX, cuya cápsula Crew Dragon llevará a bordo a los astronautas Doug Hurley y Bob Behnken, está programado para ser ejecutado el 27 de mayo desde el Centro Espacial John F. Kennedy, y será la primera misión tripulada de EE.UU. en casi 10 años. Los astronautas tienen previsto comenzar este miércoles los preparativos finales para su misión.

Loverro, que estuvo en el cargo desde octubre pasado, escribió en una carta a los empleados de la dirección de HEO, publicada por Spaceref, que “la toma de riesgos es parte de la descripción del trabajo” y dijo que cometió “un error”, sin explicar en qué consistió.

“Me arriesgué mucho a principios de año porque juzgué que era necesario cumplir nuestra misión. Ahora, a fin de cuentas, está claro que cometí un error en esa elección, por la cual solo yo debo sufrir las consecuencias. Y por lo tanto, les escribo hoy con un corazón muy, muy pesado, para hacerles saber que renuncié a la NASA a partir del 18 de mayo de 2020 (…) Mi partida se debe a acciones personales, no a nada que hayamos logrado juntos”, escribió.

A partir de ahora, Kenneth Bowersox será director interino de programas tripulados. La NASA tampoco ofreció información adicional sobre la renuncia de Loverro, pero aseguró que “hizo un progreso significativo en la NASA” y que bajo su liderazgo EE.UU. “se acercó al objetivo de enviar la primera mujer y otro hombre a la Luna en 2024”.

 

Fuente: rt.com