América del Sur “se está convirtiendo de cierto modo en el nuevo epicentro” de la pandemia de coronavirus, dijo este viernes el director del Programa de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan.

“Vemos muchos países sudamericanos que tienen una cantidad de casos en aumento. Hay mucha preocupación en torno a esos países, pero claramente el más afectado es Brasil“, dijo el alto responsable de la lucha internacional contra la COVID-19 en una conferencia de prensa virtual.

El número de muertos -sexto mundial- se duplicó en 11 días, según datos del ministerio.

“La mayoría de casos son de la región de Sao Paulo”, indicó Ryan.”Pero en términos de porcentajes, los índices más elevados se hallan en Amazonas: unas 450 personas infectadas por cada 100.000 habitantes, lo que significa un porcentaje bastante alto”, añadió.

El número de muertos -sexto mundial- se duplicó en 11 días, según datos del ministerio.

“La mayoría de casos son de la región de Sao Paulo”, indicó Ryan.”Pero en términos de porcentajes, los índices más elevados se hallan en Amazonas: unas 450 personas infectadas por cada 100.000 habitantes, lo que significa un porcentaje bastante alto”, añadió.

Brasil registró más de 310.000 casos, aunque los expertos aseguran que la falta de tests de diagnóstico implica que las cifras probablemente sean más altas.

Después de Brasil, el país con más personas infectadas en Sudamérica es Perú, que con 104.000 casos (según las cifras consolidadas de la OMS, que las autoridades nacionales elevan a 108.000) es la duodécima nación más afectada del mundo.

Polémica por la cloroquina

El Ministerio de Salud de Brasil publicó este miércoles, por indicación del presidente Jair Bolsonaro, un protocolo para el tratamiento de pacientes con coronavirus, que ampara el uso de la cloroquina y de la hidroxicloroquina en casos leves.

Ryan sostuvo que la OMS no respalda la decisión del Gobierno brasileño debido a que no hay pruebas científicas que establezcan que es un medicamento seguro y eficaz contra esta enfermedad.

“Las evidencias clínicas no respaldan el uso de este medicamento y no se recomienda al menos hasta que no se tengan los resultados claros de los ensayos clínicos”, comentó.

La cloroquina es un medicamento ampliamente conocido como antipalúdico y para tratar enfermedades reumáticas, y la hidroxicloroquina es su derivado (tienen los mismos componentes), pero se considera que es mejor tolerado.

Ambos forman parte del grupo de fármacos que se están investigando en numerosos países como posibles curas para la COVID-19.

 

Fuente: tn.com.ar