La empresa Virgin Orbit falló este lunes (25.05.2020) en su primer intento de lanzar un cohete desde un avión a 10.000 metros de altitud, según anunció la compañía.

En este vuelo de prueba estaba previsto que, después de despegarse del avión que lo transportaba, el cohete se impulsara hasta la órbita terrestre, pero hubo un fallo. “La misión terminó poco después del inicio del vuelo”, dijo en Twitter Virgin Orbit.

Esta joven empresa espacial, fundada en 2012 por el millonario británico Richard Branson, busca ofrecer un servicio de lanzamiento flexible y rápido a los operadores de pequeños satélites (300 a 500 kilos), un mercado en pleno ascenso.

El cohete de Virgin Orbit, una máquina de 21 metros de largo llamada LauncherOne, no está diseñado para elevarse en una posición vertical, sino que va atado a la parte inferior de un ala de Cosmic Girl, un Boeing 747 convertido.

Cuando la operación alcanza la altura requerida, el avión libera al cohete, que se impulsa al encender su propio motor y sube a la órbita de la Tierra para dejar su carga en el espacio.

La fase inicial de la prueba funcionó después de que Cosmic Girl despegara del aeropuerto del desierto de Mojave, donde varias empresas áreas tienen su sede.

“¡Cosmic Girl ha liberado a LauncherOne!”, dijo la empresa en Twitter. “Hemos confirmado una liberación limpia desde el avión”, agregó tres minutos más tarde, pero hizo notar que la misión había terminado.

Horas después, la compañía dio más detalles. “LauncherOne mantuvo la estabilidad después del lanzamiento, y encendimos el motor del primer piso, NewtonThree. Entonces ocurrió una anomalía en la primera fase del vuelo. Sabremos más a medida que nuestros ingenieros analicen la montaña de datos que recogimos hoy”.

La cosa más compleja técnicamente

Antes del vuelo de prueba, la firma había enfatizado que la misión era “la cosa más compleja técnicamente” que había tratado de alcanzar hasta el momento. La compañía no respondió de manera inmediata a la pregunta de la AFP sobre si el cohete se perdió.

El concepto de lanzar un cohete con un avión no es algo nuevo. El cohete Pegasus, desarrollado por el grupo Northrop Grumman, existe desde la década de 1990. Pero Virgin Orbit quiere hacer una versión menos costosa del lanzamiento.

Lanzar un cohete desde un avión permite más flexibilidad que un despegue vertical porque teóricamente las compañías solo necesitan una pista de aterrizaje en vez de tener una plataforma de lanzamiento espacial.

 

Fuentes: dw.com / KGET News / Verge Science