El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los abogados del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, continúan solicitando su libertad bajo fianza en un tribunal de Londres debido a los altos riesgos de contraer la enfermedad por coronavirus en la prisión en la que se encuentra recluido.

“Los activistas continúan insistiendo en que, como prisionero preventivo recluido en la cárcel por ningún delito, Assange debe ser puesto en libertad bajo fianza de inmediato para evitar el riesgo de contraer COVID-19”, dijeron desde la campaña “Don´t Extradite Assange” en un comunicado el jueves.

Se espera que Assange asista a una audiencia el lunes a través de un enlace de video, mientras que las audiencias en el caso de su extradición a los Estados Unidos se pospusieron hasta el 7 de septiembre.

“Por consejo del médico, Assange no participó en las últimas dos audiencias procesales, ya que moverse por la prisión para usar la sala de video comunitaria lo pondría en un riesgo aún mayor de contraer el virus. Assange tiene una afección pulmonar subyacente que lo hace especialmente vulnerable. a COVID-19 “, señaló la declaración.

El número de casos de coronavirus entre el personal de la prisión aumentó en 310 a más de 870 en una semana, según el comunicado.

“Edward Fitzgerald [uno de los abogados de Assange] le dijo al tribunal el 4 de mayo que el equipo de defensa no había tenido más de dos llamadas telefónicas con Assange en el último mes. La audiencia del lunes es una audiencia de rutina para renovar la detención de Assange hasta la extradición la audiencia se reinicia el 7 de septiembre de 2020 “, dijeron los activistas.

Assange se encuentra actualmente en la prisión de alta seguridad de Belmarsh en Londres en espera de una decisión sobre si será extraditado a los Estados Unidos. Si es extraditado, el denunciante enfrentará hasta 175 años de prisión.

El ex editor australiano, que ganó prominencia mundial después de que su sitio web de denuncias publicara un video en 2010 de helicópteros militares estadounidenses atacando a civiles durante la guerra en Irak, huyó a la Embajada ecuatoriana en 2012 después de que Suecia hizo movimientos para extraditarlo por cargos de agresión sexual, que el hombre de 48 años considera fueron inventados para entregarlo a los Estados Unidos.

 

Fuente: sputniknews.com