-¿Hay nervios frente a un estreno, a esta altura de tu oficio?

-No tengo nervios en el sentido de no sé qué hacer. Estoy como muy expectante, porque va a ser un PPT my distinto, estamos todos como empezando a hacer algunas cosas que no habíamos podido. Hicimos como una estrategia de la imposibilidad, como nos pasó en su momento en Página/12 (empezó a salir el 26 de mayo del ‘87), que no teníamos guita para el papel y entonces hicimos un diario cortito. Bueno, el diario cortito nos llevó a elegir mejor las noticias. Nos dimos cuenta de que no era necesario hacer un diario de cien páginas y eso funcionó en su momento. Ahora, en ese sentido, pasa igual: no puedo hacer el programa con público, cosa que para mí es todo un tema… Tal vez sea lo más complicado de lo que nos pasa este año: porque yo necesito ver a la gente cuando le hablo. Es una limitación mía, la asumo.

 

¿Vas a estar más solo en el estudio?

-Es que tampoco se puede hacer nada con los actores. O sea que no habrá sketches, que era una parte del programa en la que nos apoyábamos mucho. Lo que se me ocurrió es: ok, estamos adentro de una caja de la que no podemos salir, porque todos sentimos un poco eso todos estos meses. Lo que hicimos, entonces, es reproducir la idea de la caja en todo. Cuando esté el plano cenital, en la apertura y en el cierre vas a ver que estoy adentro de una caja construida por cuatro pantallas leds inmensas. Y la pantalla son cuadrados: en uno hago mi editorial y luego hay un rectángulo a mi derecha a donde estará El juego del ahorcado con el boludo de la semana, que va a ir aumentando la cantidad de letras a medida que el programa avanza. Y abajo hay un título de lo que va a ser la nota de investigación fuerte del programa. Son cuadrados que van jugando y se van modificando.

-O sea, un concepto box en todo como para fijar la idea.

-Sí, y todo el tiempo hablamos a cámara, no hablamos más entre nosotros, le hablamos directamente a la gente. Otra cosa nueva que voy a meter es un upper shoulder: literalmente es una pantallita arriba del hombro, que usa mucho la TV yanqui, y, mientras voy hablando, de pronto puede haber ahí contraste con fotos graciosas de lo que estoy diciendo.

-Un mix permanente de qué y cómo.

-Es que así concibo yo las cosas. Creo que la forma y el contenido siempre están súper vinculados. Eso fue una constante en todo lo que hice. En los últimos meses contaba este programa con una hoja y un lápiz‘Lo que quiero hacer es esto‘ y lo dibujaba. Lo que estamos viendo ahora es cómo hacerlo, porque técnicamente es mucho más complejo que como lo hacíamos históricamente. Por eso, al haber mucho lauro de post producción, tengo que salir grabado. Yo odio grabar, pero este año no queda otra.

-¿Y no se corre el riesgo de quedar “viejo” con la información?

-No, porque lo haremos unas horas antes, nada más. Y lo vamos a hacer en tiempo real: aún cuando me equivoco, sigo. No paro ni loco. La grabación durará lo que dure el programa, no más. ¿A qué hora? Ponele a las 7 de la tarde del mismo domingo. Quizás esta vez lo hagamos un poco antes porque, además, estamos tapados de material y material muy fuerte. Le pedimos al canal media hora más y este domingo irá de 22 a 23.20.

-Lo de “estamos tapados de material” es ¿porque tenés cosas que no tiene nadie?

-No quiero ser peyorativo hacia otros programas, pero no hay mucha gente que esté diciendo mucho. Hay enfoques que no están saliendo, hay maneras de contar las cosas que no se están viendo y eso a nosotros nos favorece. O sea, cuando nadie habla entramos nosotros.

-¿Por qué pensás que sucede eso?

-Yo decía el otro día que, con Alberto (Fernández), la prensa estaba como fascinada igual que estuvo con Néstor (Kirchner) en la primera época. Y eso, todavía hoy, sigue pasando. Y creo que un poco lo favoreció el hecho de tener una especie de comando unificado. En verdad creo que fue necesario al comienzo, que estuvo bien, pero ahora están volcando en muchas cosas, porque están empezando a usar la pandemia como excusa. Digamos que hay un barro que al comienzo no tenían.

-Volvés a una televisión teñida de sepia, que repite todo lo que encuentra mano. Si te dieran a elegir, ¿qué programa tuyo te gustaría que repusieran?

-Guau, no sé. A ver, hubo algunos de Hora 25 que me gustaron, hubo algunas investigaciones de PPT muy geniales, repondría 26 personas para salvar el mundo o Bric, que se siguen viendo en YouTube, que creo que están muy bien hechos y no tienen esa histeria de la información política con la que vivimos nosotros.

 

Fuente: clarin.com