El reportero Stefan Simons, que estaba cubriendo la noche entre el sábado y el domingo (31.05.2020) para Deutsche Welle las protestas en Minneapolis por la muerte de George Floyd, se disponía a hacer una retransmisión cuando le dispararon por la espalda. “Stefan, te están disparando”, gritó su compañero, Max Foerg, operador de cámara. “¡Somos prensa!”.

Stefan, que confirma con “absoluta” certeza que el disparo fue hecho por la policía que estaba detrás de él, insistió: “¡somos de la prensa, dejad de dispararnos, estamos en medio de una retransmisión en vivo!”. “¿Berlín, estás ahí?”, preguntó a los compañeros de control en la central berlinesa de DW, que estaban grabando todo. Otras cadenas de televisión han denunciado agresiones similares.

En un segundo incidente con la policía, Simons y Foerg fueron amenazados con ser arrestados. “¡Quédese ahí!, ¡baje la cámara!”, le ordenó un agente de policía. “¿Por qué? ¿Por qué?”, preguntó Simons. El agente le dijo que iba a utilizar contra él su spray de defensa, ante lo que Simons contestó que solo estaba haciendo su trabajo. “Y esta es una acreditación de prensa del Senado”, añadió. “No estamos haciendo nada”, siguió diciendo, aunque el policía entonces le dijo que iba a ser arrestado. Y, si no, que se subiera a la camioneta y se fuera. “¿Adónde quiere que vayamos?… bien, gracias oficial”, es lo último grabado de la conversación.

 

Fuente: dw.com