El miembro del Parlamento jordano, Tariq Khoury, expresó que el príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, trata de poner sus manos sobre los lugares sagrados palestinos y de convertir a Jerusalén en una “carta sunita”.

En entrevista con Al Mayadeen, Khoury señaló que una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Jordania le aseguró que los Awqaf (lugares sagrados) de Jerusalén están bajo custodia jordana por una decisión de su gobierno.

Asimismo, enfatizó que “Jerusalén no es sunita, sino tierra palestina, y que el papel de Jordania es importante”.

Señaló que la custodia de Jordania del Monte del Templo es histórica y es difícil renunciar a ella en favor de Arabia Saudita o Turquía.

Según el diputado jordano, hay presiones ejercidas sobre Jordania desde que rechazó el acuerdo del siglo, pero el pueblo de ese país rechaza la normalización de relaciones con (Israel).

Agregó que las presiones sobre Jordania con respecto a la custodia de los lugares sagrados no serán menores de lo que está relacionado con el acuerdo del siglo.

Detalló que el concepto de un acuerdo con el enemigo cayó porque las negociaciones no alcanzaron ningún resultado. “El enemigo solo entiende el lenguaje de la resistencia, y enfatizó que la responsabilidad de Jerusalén es “la responsabilidad de toda la nación árabe y no de Jordania, Arabia Saudita o solo de los palestinos”.

“Los lugares sagrados en Palestina nunca se venden, ni se compran con dinero”, concluyó.

Por su parte, el periódico “Israel Today” reveló la existencia de negociaciones secretas entre (Israel) y Arabia Saudita, mediadas por los Estados Unidos, con el objetivo de permitir a Arabia Saudita establecerse en el Monte del Templo a expensas de Turquía.

 

Fuente: almayadeen.net