Una familia de la comunidad Qom en Fontana denunció que fue violentamente reprimida y golpeada dentro de su casa por las fuerzas policiales de Chaco. Mujeres, jóvenes y menores fueron esposados y trasladados a una comisaría. Allí, según la acusación formal, habrían sido rociados con alcohol y los amenazaron con prenderles fuego. Las jóvenes denunciaron que también fueron víctimas de violencia sexual

Fuentes oficiales de Chaco confirmaron este martes a Clarín que los policías implicados fueron separados de su cargo y denunciados penalmente por apremios ilegales, amenazas de muerte y abuso sexual.

Además, el gobierno de Jorge Capitanich será querellante en la causa para garantizar el acceso a la justicia, según anunció la ministra de Seguridad de Chaco, Gloria Salazar, quien dio una conferencia junto al jefe de Policía chaqueño, Fernando Romero.

Todo ocurrió el sábado a la noche en el barrio Banderas Argentinas, de Fontana, ciudad colindante con Resistencia. En videos que circulan por las redes, se ve a las fuerzas policiales ingresar a la vivienda de la familia Qom con mucha violencia, sin mostrar una orden judicial y arremeter contra toda la familia. Las escenas son estremecedoras.

Durante el corto anuncio que realizó este martes al mediodía, la ministra Salazar repudió el “accionar ilegal, violento, arbitrario de algunos integrantes de la Policía que no tiene nada que ver con el compromiso y el estado de derecho y la garantía de los derechos humanos, que lleva adelante este gobierno”.

“La represión no es nueva; la violencia está ligada siempre a la acción policial en el Chaco“, dijo a Clarín Orlando Charone, presidente del Instituto Provincial de Asuntos Indígenas. Responsabilizó a la Justicia porque “es quien autorizan a la fuerza” que hace uso de la violencia.

Según Charole, los sectores sociales marginados, “cuando reclaman por sus derechos, terminan siendo reprimidos en forma violenta. No es el camino indicado para la resolución de conflictos”.

La violenta represión y allanamiento de la Policía chaqueña quedó grabada en videos que circulan en las redes sociales. Una vez dentro de la comisaría, según la denuncia, los agentes insultaron y amenazaron a los aborígenes: “indios infectados, ustedes son unos malacostumbrados”.

La Secretaría de Derechos Humanos y Géneros de Chaco intervino luego de recibir la denuncia el domingo a la mañana en la línea atención. “Los familiares denunciaron que todos los detenidos fueron lastimados por personal policial, quienes con impunidad y crueldad los trasladaron hacia la comisaría donde efectuaron torturas y tormentos de todo tipo”, detallaron en un comunicado.

Las jóvenes detenidas “informaron que habían sufrido violencia sexual por parte del personal policial”. Por eso se dio intervención al equipo especializado de la Dirección de Violencias que, en conjunto con la Guardia de Derechos Humanos, fue a la casa de las víctimas para tomar la denuncia formal.

El organismo también detalló que, según consta en la denuncia, los policías dispararon balas de plomo y de goma, y que agredieron a otra mujer que estaba en la vivienda.

Este procedimiento fue repudiado también por la delegada del Instituto Nacional Contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) en Chaco, Nancy Sotelo. “Se da en un contexto de fuerte racismo, en el marco de la pandemia del Covid-19​”, expresó la funcionaria.

Según informó Clarín el martes, casi un tercio de los muertos por coronavirus en la provincia son integrantes de la comunidad Qom. 

 

Fuente: clarin.com / Prensa Obrera / America