Fue una de las promesas del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante la campaña electoral: anexionar el territorio de Cisjordania. Con el apoyo de la administración estadounidense de Donald Trump, este paso podría iniciarse a partir del 1 de julio.

En respuesta a estos planes de Netanyahu, miembros de las Brigadas de Mártires de Al Aqsa, uno de los brazos armados del movimiento de liberación palestino Al-Fatah, recorrieron las calles de Nablús, Cisjordania, con armas en la mano.

La manifestación reunió a varias decenas de personas con banderas palestinas alrededor de los fusiles, la mayoría con la cara cubierta. Las Brigadas se organizan especialmente a nivel local y ostentan un control más urbano de justamente de ciudades como Nablús.

Ante las tensiones, el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, aseguró que la continuidad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) podría estar en peligro si sucede la anexión de Cisjordania.

“Si la anexión se lleva a cabo, la ANP no sobreviviría. Netanyahu quiere que esta se destruya y que Hamás permanezca en Gaza”, afirmó Erekat en declaraciones ofrecidas poco después de que la ANP reiterara su rechazo a la anexión.

De hecho, la ANP ha asegurado que si Netanyahu procede a anexionar Cisjordania, todos los acuerdos establecidos entre los territorios palestinos e Israel se terminarán, incluyendo los Acuerdos de Oslo, que establecen a la misma ANP como interlocutora palestina y que, hasta ahora, es la base de cualquier diálogo entre ambas partes.

Tel Aviv también se manifestó contra la anexión

El sábado 6 de junio, miles de personas se concentraron en la plaza Rabin de Tel Aviv en rechazo al plan de anexión. La manifestación aglutinó tanto a judíos como árabes, así como a la organizaron partidos de izquierdas israelíes y a varios grupos de activistas contra la ocupación.

El lema de la concentración fue “No a la ocupación, no a la anexión, sí a la democracia”, en una propuesta plural que vio cómo se mezclaban tanto banderas palestinas como israelíes.

“Estamos en una encrucijada. Un camino conduce a una sociedad unida con una verdadera democracia, igualdad civil y nacional”, y el otro se dirige “al odio, la violencia, la anexión y el apartheid”, subrayó Ayman Odeh, diputado de la Lista Unida Árabe, tercera fuerza del Parlamento israelí.

La manifestación se realizó con respeto por las medidas de seguridad frente a la pandemia, tales como mantener la distancia social entre los participantes y el uso de mascarillas.

 

Por Mar Romero

Fuente: france24.com