La defensora de la Salud de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) de Guatemala, Zulma Calderón, advirtió este domingo que el hospital Roosevelt, el más grande del país centroamericano, llegó a su límite por el COVID-19.

En una visita realizada al principal centro asistencial del país, la doctora Calderón aseguró que la infraestructura del hospital “ha llegado prácticamente al punto máximo que puede responder”, por lo que urgió al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social a abrir al público otros servicios hospitalarios, como el Centro Médico Militar, de uso exclusivo del Ministerio de la Defensa y veteranos.

Calderón subrayó la agilidad con la que el hospital Roosevelt ha “tenido nuevamente que reestructurarse” ante la emergencia por COVID-19 que afecta Guatemala, luego de que debió abrir “nuevos espacios para la demanda de pacientes que se acercan a este hospital para ser atendidos como sospechosos y confirmarles el diagnóstico”.

En este momento, el Roosevelt registra 143 pacientes dentro del servicio de atención por coronavirus y 40 de estos se encuentran en un área de ventilación, describió Calderón, quien enfatizó la importancia de que estos se encuentren dentro de la infraestructura física del edificio y no en carpas a la intemperie, como ocurrió semanas atrás.

“La demanda sigue en aumento. Lamentablemente se sigue trabajando con el mismo personal limitado. También hay limitantes para realizar las pruebas diagnósticas, lo que pone a este hospital en una situación compleja”, detalló la doctora.

 

Fuente: ntn24.com