Residentes de Hong Kong han aumentado significativamente sus consultas a bancos internacionales sobre la apertura de cuentas en el extranjero, en medio de las preocupaciones derivadas de la decisión de China de imponer una ley de seguridad nacional en la ciudad.

Fuentes consultadas por Reuters en los bancos HSBC y Standard Chartered indicaron que han registrado un salto del 25-30% en los pedidos de información.

Las consultas se suman a la preocupación por la fuga de capitales del centro financiero asiático, que se ha visto entorpecida por las protestas prodemocráticas del año pasado, y subrayan la preocupación por la liquidez de los activos, ya que la nueva ley inflama las tensiones entre China y EEUU.

“Lo que más me preocupa es que ya no podré cambiar libremente el dólar de Hong Kong si los EEUU deciden sancionar a Hong Kong”, dijo May Chan, de 39 años, quien recientemente preguntó a HSBC sobre la apertura de una cuenta en el extranjero.

El presidente Donald Trump ha dicho que despojará a Hong Kong de su estatus especial bajo la ley estadounidense si China sigue adelante con la ley que pretende frenar la sedición, la secesión, el terrorismo y la interferencia extranjera.

El banco central de facto de la ciudad ha tratado de disipar las preocupaciones, afirmando que tiene todos los medios necesarios para defender la vinculación del dólar de Hong Kong con el dólar americano.

Ninguno de los principales bancos minoristas del mundo que operan en la ciudad gobernada por los chinos ha visto una gran salida de depósitos en las últimas dos semanas, dijeron dos de las fuentes, señalando que puede llevar al menos un mes abrir una cuenta en el extranjero.

Pero el aumento de las consultas ha sido lo suficientemente fuerte como para ralentizar los tiempos de respuesta de los bancos, dijeron las fuentes, añadiendo que lugares como Singapur, Gran Bretaña, Sydney y Taiwán son destinos populares.

Según contó Chan, el HSBC le dijo que tendría que esperar un mes sólo para obtener información sobre la apertura de una cuenta en el extranjero. Pero ya decidió cambiar el 70% de sus ahorros a divisas extranjeras, incluyendo el dólar estadounidense y la libra esterlina.

“Si las cosas se ponen feas aquí, puede que ni siquiera pueda transferir mi dinero en el peor de los casos, así que es bueno diversificar los riesgos”.

NO HAY SALIDAS DE CAPITAL NOTABLES

Si bien las autoridades insisten en que la legislación sólo se dirigirá a un pequeño número de “alborotadores”, los críticos dicen que podría erosionar el alto grado de autonomía de la antigua colonia británica.

Muchos residentes de Hong Kong están renovando su pasaporte nacional británico de ultramar, después de que la nueva ley propuesta impulsara a Gran Bretaña a ofrecer un posible refugio a los casi 3 millones de personas que tienen derecho a él.

Ahora es la segunda ola de apertura de cuentas en el extranjero; la primera ola fue después de junio del año pasado durante las protestas”, dijo una de las fuentes, refiriéndose a los disturbios a veces violentos contra un proyecto de ley ahora retirado que habría permitido la extradición de personas al continente.

HSBC se negó a comentar sobre las investigaciones de cuentas en el extranjero, pero una portavoz dijo que el banco “no había visto ningún signo de salidas significativas”.

Una portavoz de Standard Chartered dijo que se habían hecho averiguaciones sobre las cuentas extraterritoriales, pero que “no se había visto ninguna salida de capital notable”.

Un portavoz del Citigroup (C.N.) dijo que el banco había visto un aumento en las aperturas de cuentas locales a medida que Hong Kong levantaba las restricciones relacionadas con el coronavirus, pero no había visto salidas de capital o un aumento en las aperturas de cuentas en el extranjero.

 

Por Clare Jim y Sumeet Chatterjee

Fuentes: Reuters / infobae.com