Los precios del petróleo se hundieron este jueves por preocupaciones de los inversores sobre el riesgo de una segunda ola de COVID-19 y dudas sobre el dinamismo de la reactivación de la economía.

El barril de WTI en Nueva York para entrega en julio perdió 8,2% a 36,34 dólares.

Y en Londres el barril de Brent del mar del Norte para entrega en agosto terminó en 38,55 dólares, con baja de 8,2%.

Se trata de la mayor caída diaria del crudo desde fines de abril, reseñó AFP.

“Los precios están de nuevo bajo presión porque las preocupaciones sobre el ritmo de incremento de la demanda se intensificaron”, resumió Paola Rodriguez Masiu, analista de Rystad.

La Reserva Federal (Fed, banco central de Estados Unidos) publicó el miércoles sus primeras estimaciones económicas desde el inicio de la pandemia y señaló que el camino a recorrer antes de una recuperación será largo.

La Fed prevé una caída del PIB de 6,5% en 2020.

La cifra de reservas de crudo en Estados Unidos dio cuenta el miércoles de esta reactivación espasmódica: alcanzaron un nivel récord de 538,1 millones de barriles al 5 de junio, según la Agencia de Información sobre Energía.

Los inversores temen un nuevo empuje de casos de covid-19 en América del Norte, estimó Ipek Ozkardeskaya, analista de Swissquote Bank.

 

Fuente: ntn24.com