Coronavirus en Italia: el primer ministro Giuseppe Conte declaró ante los fiscales que investigan el retraso en declarar la “zona roja”

El primer ministro italiano Giuseppe Conte declaró este viernes ante la fiscalía de la ciudad de Bérgamo (norte), como parte de la pesquisa sobre su gestión de la crisis del coronavirus, informó su gabinete. El equipo de investigadores, liderados por la fiscal Maria Cristina Rota, lo escuchó “como persona informada de los hechos”, sin atribuirle algún delito.

El jefe de gobierno prestó declaración durante tres horas en la sede del gobierno en Roma, el Palazzo Chigi, dentro de la investigación abierta por el retraso a la hora de declarar “zona roja” a los municipios de Nembro y Alzano Lombardo, en la región de Bérgamo, en marzo, en plena expansión de la epidemia, que ha causado más de 34.000 muertos en todo el país. La fiscalía escuchó también el testimonio en la misma sede de la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, y del ministro de Salud, Roberto Speranza.

Se trata de establecer técnicamente quiénes eran los responsables de declarar las “zonas rojas” durante el inicio de la epidemia, lo que enfrenta al gobierno central con las autoridades de la región Lombardía. Durante toda la crisis sanitaria ha sido constante la disputa por la gestión de la epidemia entre la administración nacional, formada por el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático (PD, centro-izquierda), y la lombarda, de la que depende Bérgamo y donde gobierna la derechista Liga.

Conte, que reconoció el pasado miércoles que tomó todas las decisiones “con conciencia”, ha asegurado en varias ocasiones que la Región Lombardía “contaba con todos los instrumentos” para actuar, como lo hicieron otras regiones. Tanto la asociación de familiares de víctimas del coronavirus como algunos partidos y sindicatos, atribuyen el retraso a que antepusieron los intereses económicos a los de la salud, ya que se trata de una próspera zona industrial, con más de 400 fábricas.

Los fiscales ya han hablado con el gobernador de Lombardía, Attilio Fontana, así como su asesor en esta crisis, Giulio Gallera, con quienes analizaron las decisiones tomadas a finales de febrero y la adoptada el 7 de marzo de cerrar toda Lombardía ante la rápida propagación del coronavirus. Además, tomarán declaración al director del Instituto Superior de Sanidad, Silvio Brusaferro, y a Walter Ricciardi, asesor del Gobierno central.

Durante sus declaraciones, Fontana y Gallera defendieron que la decisión fue del Gobierno central, algo en lo que coincidió la fiscal adjunta de Bérgamo, Maria Cristina Rota, quien dijo que instaurar una zona roja era competencia de Roma. Por otra parte, familiares de víctimas de Covid-19 han presentado este miércoles denuncias particulares ante la Fiscalía. Todas ellas son miembros de la asociación Noi Denunceremo (Nosotros denunciaremos) creada en Facebook durante la pandemia.

En declaraciones delante de la Fiscalía, su presidente y fundador, Luca Fusco, ha explicado que buscan “verdad de lo ocurrido en Lombardía y no solo en Lombardía, para poder identificar a los responsables y tener justicia”. Los familiares también quieren reunirse con el presidente de Italia, Sergio Mattarella, que visitará Bérgamo el próximo 28 de junio.

Fusco ha defendido que la zona debió cerrarse el 23 de febrero y no el 8 de marzo, como finalmente ocurrió. “Durante 15 días hemos viajado, trabajado, bebido café y tomado el aperitivo y en aquel punto el virus circuló sin problemas”.

“Estoy convencido de que si se hubiera cerrado rápidamente la zona roja de la provincia de Bérgamo quizá no habríamos tenido que cerrar toda Lombardía y probablemente habríamos evitado el confinamiento italiano”, sostuvo. “Nosotros no señalamos con el dedo a nadie, será la Fiscalía la que tendrá que depurar responsabilidades”, agregó.

 

El aumento de casos y hospitalizaciones en EEUU hace temer una segunda ola de coronavirus

Cerca de media docena de estados, que incluyen a Texas y Arizona, están lidiando con un aumento del número de pacientes con coronavirus que llenan las camas de los hospitales, avivando el temor a que la reapertura de la economía de Estados Unidos pueda desencadenar una segunda ola de infecciones.

El repunte de las acciones globales se revirtió el jueves por miedo a un resurgimiento de la pandemia. La última vez que el S&P 500 y el Dow cayeron tanto en un día fue en marzo, cuando los casos de coronavirus en Estados Unidos comenzaron a aumentar.

El reciente incremento de casos en una docena de estados refleja parcialmente un alza de las pruebas. Pero muchos de esos estados también están viendo un aumento de las hospitalizaciones y algunos están empezando a quedarse sin camas en las unidades de cuidados intensivos (UCI).

Texas ha visto un récord de hospitalizaciones durante tres días seguidos, y en Carolina del Norte sólo el 13% de las camas de la UCI del estado están disponibles debido a casos graves de COVID-19. El alcalde de Houston dijo que la ciudad estaba lista para convertir su estadio de fútbol americano en un hospital si es necesario.

Estados Unidos alcanzó este jueves la cifra de 113.774 muertos y 2.021.990 casos confirmados de COVID-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins. Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del viernes) es de 850 nuevos decesos y 21.436 contagios más que el miércoles.

En término de número de casos, a Nueva York le siguen el vecino estado de Nueva Jersey con 166.000 casos confirmados y 12.443 fallecidos; seguido ahora por California, que se ha convertido en uno de los nuevos focos de la pandemia con 133.000 contagios y 4.697 decesos, según datos de este jueves.

 

El Reino Unido reportó 202 muertos por coronavirus en las últimas 24 horas, 50 más que el jueves

El número de muertes confirmadas por test de COVID-19 en el Reino Unido se situó en 41.481 tras sumar 202 en las últimas 24 horas, informó este viernes el ministerio de Sanidad británico.

Este país ha registrado hasta la fecha 292.950 casos positivos de contagio del coronavirus, 1.541 este viernes, según los datos difundidos por ese ministerio.

La cifra de decesos por la enfermedad es superior a la divulgada ayer -de 151 muertos- y se conoce mientras se incrementa la presión sobre el primer ministro, Boris Johnson, para relajar algunas de las restricciones impuestas contra el virus por el bien de la economía.

 

¿Cómo hará Nueva Zelanda para mantener los casos de COVID-19 en cero?

Nueva Zelanda regresó el martes pasado a la práctica normalidad después de que la nación oceánica informara que ya no tiene ningún infectado en su territorio, anunció este lunes su primera ministra, Jacinda Ardern.

El Gobierno neozelandés anunció la relajación de medidas al nivel más bajo, lo que en la práctica implica que los ciudadanos pueden retornar a sus puestos de trabajo y reanudar sus actividades cotidianas. “Hoy, 75 días después (de declarar el máximo nivel de alerta), estamos listos para la vuelta a la normalidad”, declaró la mandataria, cuya gestión de la pandemia ha sido alabada internacionalmente.

Nueva Zelanda, que hasta la fecha ha confirmado 1.154 infectados, incluidos 22 fallecidos, entró en “emergencia nacional” el 25 de marzo, con tan solo 50 contagiados. Las medidas de restricción, unas de las más estrictas implementadas en el mundo, han permitido al país controlar la propagación del virus y las autoridades sanitarias neozelandesas esperan declararlo erradicado de su territorio el próximo 15 de junio.

“El Ministerio de Salud se complace en informar que no hay casos activos de COVID-19 en Nueva Zelanda. El Ministerio de Salud Pública Regional de Auckland notificó al Ministerio que su caso restante no ha tenido síntomas durante 48 horas y se considera recuperado. La persona ahora ha sido liberada del aislamiento. No hay nadie en Nueva Zelanda que reciba atención hospitalaria para COVID-19”, aseguraron en un comunicado desde el organismo.

“Este es un hito importante y un momento para celebrar. Pero a medida que continuamos reconstruyendo la economía, hay varios desafíos por delante si Nueva Zelanda quiere mantener su estatus libre de COVID-19 mientras la pandemia continúa en otros lugares”. Así lo indicaron Michael Baker y Nick Wilson, profesores de salud pública en la Universidad de Otago en Dunedin, Nueva Zelanda, y autores del modelo que demostró que era muy probable (muy por encima de una probabilidad del 95%) que Nueva Zelanda hubiera eliminado por completo el virus.

Para los especialistas, sigue siendo importante que la buena ciencia respalde la evaluación y gestión de riesgos. “Argumentamos que Nueva Zelanda necesita una revisión urgente del sistema de salud, incluido el establecimiento de una nueva agencia nacional de salud pública para la prevención y el control de enfermedades”, dijeron en diálogo con The Conversation.

 

Coronavirus en China: un caso positivo en Beijing cortó la racha de 18 días sin contagios locales

Un nuevo contagio local por coronavirus en Beijing puso fin este jueves a la racha iniciada el pasado 24 de mayo de 18 días consecutivos sin registrar un solo positivo por transmisión local en China, informó este viernes la Comisión Nacional de Sanidad.

Se trata de un hombre de 52 años que, según la prensa local, no había abandonado la capital en al menos los últimos 15 días (el tiempo en que suelen tardar de media en aparecer los síntomas).

Este caso también terminó con la racha de 56 días seguidos sin contagios locales en Beijing.

Además de ese paciente, el país asiático diagnosticó otros 6 positivos en viajeros procedentes del extranjero, conocidos como casos “importados”. Estos se detectaron en Shanghái (en el este del país, 5), y Fujian (sureste, 1).

Son así 7 nuevos infectados en total, frente a los 11 de la víspera y los 3 del día anterior.

 

Venezuela – Alcalde de Chacao aisló cinco trabajadores de Salud Chacao por posible contagio de COVID-19

El alcalde del municipio Chacao, Gustavo Duque, informó que en el sector fueron aisladas cinco personas con posible contagio de COVID-19.

En su cuenta de twitter, Duque aseguró que los ciudadanos están aislados en un hotel del municipio, mientras se esperan los otros resultados que revelen el diagnóstico definitivo.

Duque aclaró que en las pruebas despistaje realizadas al resto de los trabajadores de Salud Chacao y los familiares de los posibles infectados, todos resultaron negativos.

En este sentido, exigió a la población cumplir con las medidas de distanciamiento social y mantener el uso de tapa bocas.

 

El Gobierno de México modifica sus previsiones sobre la pandemia de covid-19 y desata una oleada de críticas

El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, explicó que los primeros modelos matemáticos se hicieron con la información disponible en febrero, según los casos registrados en Wuhan (China). A partir de ahí se plantearon diversos escenarios.

“El mínimo era 6.000 [muertes] y otro era 8.000. Otro era 12.500, que presentamos en una conferencia de prensa el 27 de febrero. Y teníamos así hasta los 28.000 e incluso un escenario catastrófico que podría llegar a 60.000. ¿Cuál de ellos es el real? Todos pueden ser reales en distintas condiciones”, señaló López-Gatell la semana pasada.

En días recientes, el Gobierno federal ha reconocido que el número más probable de defunciones en México sea de 35.000 muertos, aunque podrían ser casi el doble, en el peor de los escenarios planteados.

En este sentido, López-Gatell apuntó que los cambios en la conducta social podrían generar curvas epidemiológicas con varios picos, como empieza a ocurrir en algunos estados del país, por ejemplo, Tabasco, donde un relajamiento de la cuarentena provocó un rebrote de casos.

 

Una segunda ola de coronavirus emerge en varias zonas de EE.UU.

Tras el levantamiento de las restricciones impuestas para frenar la pandemia del coronavirus, una segunda ola de covid-19 empieza a afectar a varios estados de Estados Unidos, como Florida, Texas, Arizona y California, informó este miércoles Bloomberg.

“Se avecina una nueva ola en algunas partes del país”, explicó Eric Toner, investigador del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud. “De momento es pequeña y lejana, pero está llegando”, añadió.

Los expertos consideran que la nueva ola podría adoptar una forma distinta a la primera. “No está volviendo a ser exactamente lo mismo que antes, porque ya no somos exactamente como antes“, indicó Lance Waller, profesor de la Escuela de Salud Pública Rollins de la Universidad Emory, en Atlanta.

Daniel Lucey, miembro de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América, comparó el nuevo paradigma del virus con un día en la playa. En su opinión EE.UU. se está preparando para otra “marea alta” como la que azotó la ciudad de Nueva York. Siguiendo con la metáfora, el experto recuerda que, aunque ahora haya una marea baja, “las olas siempre están llegando”.

El covid-19 ya ha dejado más de 113.000 muertes y más de 2 millones de infectados en la nación norteamericana, según los últimos datos de la Universidad Johns Hopkins. Al menos 538.000 personas se han recuperado desde el inicio del brote.

 

Fuentes: infobae.com / AFP / Europa Press / tn.com.ar / ntn24.com / rt.com