El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo durante este viernes (12.06.2020) que las protestas antirracistas del Reino Unido habían sido “secuestradas por extremistas” que atacaban los monumentos nacionales en un esfuerzo por “censurar nuestro pasado”.

“Está claro que las protestas han sido tristemente secuestradas por extremistas con practican la violencia”, dijo Johnson en una declaración publicada en Twitter, donde desarrolló sus críticas a estos actos.

Por su parte, el alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, expresó el viernes su preocupación ante la posibilidad de que haya violencia y vandalismo en manifestaciones previstas para este fin de semana por organizaciones antirracistas y de ultraderecha.

Este temor llevó a la protección de monumentos como la estatua del ex primer ministro Winston Churchill, ubicada cerca del Parlamento de Westminster, en la cual el pasado fin de semana un manifestante escribió “era un racista” junto al nombre del líder conservador y héroe de la Segunda Guerra Mundial contra los nazis.

El primer ministro británico aseguró que encuentra “absurdo y vergonzoso” que la estatua de Winston Churchill fuera uno de los blancos para los manifestantes.

“Es absurdo y vergonzoso que este monumento nacional esté en riesgo de ser atacado por los manifestantes violentos”, agregó el líder británico.

“Sí, a veces expresó opiniones que eran y son inaceptable para nosotros hoy en día, pero fue un héroe, y totalmente merece su conmemoración. No podemos ahora tratar de editar o censurar nuestro pasado. No podemos pretender tener una historia diferente”, dijo Johnson sobre Churchill y luego llamó a la la gente a evitar las protestas planeadas para este fin de semana.

Como en otros países, varios símbolos del pasado colonial británico fueron recientemente blanco de las manifestaciones desencadenas por por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco en Estados Unidos.

 

Fuente: dw.com