El empresario colombiano Álex Saab, acusado de ser testaferro del dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, fue detenido este viernes por la noche en un aeropuerto de Cabo Verde. La portavoz del Departamento de Justicia estadounidense, Nicole Navas, confirmó el arresto y explicó que se efectuó en base a una alerta roja de la Interpol por “la acusación en Estados Unidos por delitos de lavado de dinero”.

Ahora, las autoridades norteamericanas comenzaron las gestión para lograr la extradición. Según la periodista venezolana Mariana Reyes, quien comanda las diligencias es el fiscal de Miami Michael Nadler, que denunció al colombiano por lavado de dinero en 2019. “Las posibilidades de éxito en este proceso de extradición son altas. Sin embargo fiscales y diplomáticos se mueven con rapidez para evitar que Saab termine siendo salvado por el régimen de Nicolás Maduro como sucedió con Carvajal”, aseguró la reportera.

Es que Cabo Verde no tiene un tratado de extradición con Estados Unidos y en la memoria de los funcionarios norteamericanos aún están frescos los recuerdos del incidente que describe Reyes, 2014, con el antiguo jefe de espías de Hugo Chávez, el general retirado Hugo Carvajal. En esa oportunidad, el entonces chavista fue arrestado en la isla caribeña de Aruba, donde había sido nombrado cónsul de Maduro, pero logró evadir una orden de arresto de Estados Unidos por narcotráfico después de una intensa presión diplomática de Caracas. Carvajal permanece en libertad después de haber sido encarcelado y luego liberado en España.

Saab, acusado también del blanqueo de millones de dólares supuestamente producto de fraudes a través del sistema de control cambiario venezolano, fue arrestado en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral en la isla de Sal. El presunto testaferro de Maduro viajaba en un avión privado que solicitó autorización para poder aterrizar en Sal con el objetivo de repostar combustible, pero rehusó precisar la procedencia y el destino final de la aeronave, lo que encendió las alarmas de las autoridades.

Se espera que en los próximos días un Tribunal de Relación (segunda instancia) confirme el arresto. Existen dos en el país: uno en la isla de Santiago (donde está la capital caboverdiana, Praia), y otro en la isla de San Vicente (en el norte del archipiélago). El proceso de extradición puede demorar. Pero si se concreta, al colombiano le correspondería como lugar de reclusión el Centro Federal de Detención ubicado en el centro de Miami.

 

El régimen calificó la detención como “un hecho violatorio del derecho y las normas internacionales” y ha relacionado este suceso con las acciones de “agresión y asedio” de Estados Unidos contra Venezuela. La dictadura aseguró que debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos, Saab se encontraba en el archipiélago africano de Cabo Verde con el objetivo de realizar gestiones relacionadas con la obtención de alimentos, medicamentos y productos médicos para atender a la pandemia del coronavirus. “Violando todas las normativas y procedimientos Saab fue detenido de manera irregular por autoridades de la Interpol en Cabo Verde el día 12 de junio”, han asegurado.

El detenido es un agente financiero colombiano al que Estados Unidos acusa de ser uno de los hombres más poderosos de Maduro. El pasado mes de mayo se dio a conocer que Saab había sido designado por el dictador venezolano para impulsar un acuerdo de intercambio de oro por aditivos de combustible con Irán.

Hace apenas tres días, la Fiscalía colombiana confiscó a Saab bienes por valor de 10 millones de dólares, tras acusarlo de realizar exportaciones e importaciones ficticias a través de varias compañías, entre ellas la textilera Shatex, para blanquear millones de dólares en activos.

Saab -de ascendencia libanesa y nacido hace 47 años en la ciudad caribeña de Barranquilla- está relacionado con varias empresas. Pero su principal vínculo con Maduro se daría a través de Group Grand Limited (GGL), señalada de vender al régimen alimentos a precios subsidiados para distribuir en barrios humildes.

 

Fuente: infobae.com