Un inusual choque militar entre las tropas chinas e indias en el valle de Galwan, que según reconoció Nueva Delhi, cobró la vida de 20 de sus soldados, eleva la tensión entre las dos potencias. El litigio territorial ha alimentado las tensiones entre dos poderosos países a nivel militar y nuclear, que dicen querer solucionar la disputa pacíficamente.

Según el portavoz chino de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, el enfrentamiento inició cuando tropas indias atravesaron la frontera en los desiertos nevados de Ladakh, en el Himalaya occidental, y “provocaron y atacaron a personal chino”.

“Lo sorprendente es que el 15 de junio, el lado indio violó severamente nuestro consenso y cruzó dos veces la frontera, causando una confrontación física violenta entre las dos fuerzas fronterizas”, dijo Lijian a periodistas en Beijing.

“Pedimos de nuevo a India que controle a sus tropas en la frontera. No crucen la frontera, no causen problemas”, insistió el portavoz del gobierno chino.

Un experto militar indio, Ajai Shukla, citado por la ‘BBC’ de Londres, asegura que “la situación es seria. Los chinos han entrado al territorio que ellos mismos aceptan que es parte de India. Esto ha cambiado completamente el status quo”, afirmó Shukla .

De acuerdo con el primer reporte de uno de los soldados indios, el violento enfrentamiento produjo muertes “en ambos bandos”. Horas después, este 16 de junio India confirmó oficialmente que al menos 20 de sus soldados murieron en el enfrentamiento.

A pesar de las múltiples escaramuzas en la zona, desde hace 45 años no se registraban muertes por este tipo de enfrentamientos entre ambos países.

China e India comparten cerca de 4.000 kilómetros de frontera a lo largo de la cual mantienen litigios territoriales. El gigante asiático reclama parte del territorio nororiental indio, mientras que India reivindica el área de Aksai Chin, parte del antiguo principado de Cachemira, bajo control chino, en el que Pakistán (que ocupa la parte occidental) exige la autodeterminación.

Si bien los gobiernos de Narendra Modi y Xi Jinping dicen querer resolver el problema de manera pacífica, ambos mandatarios reforzaron con cientos de soldados su presencia militar en la zona.

Las tensiones entre los dos países han ido en aumento en las últimas semanas 

El pasado 10 de mayo, el Ministerio de Defensa indio informó de que las Fuerzas Armadas de los dos países se enfrentaron en una breve pero “agresiva” escaramuza en el fronterizo estado de Sikkim, en el norte indio, durante las labores de patrullaje sobre la línea que divide a ambas naciones.

El incidente de esta madrugada llega dos años después de la escalada de tensión bilateral a mediados de 2017, cuando China acusó a las tropas indias de entrar ilegalmente en su territorio con el fin de detener la construcción de una carretera en la zona de disputada entre los chinos y el vecino Bután, que no tardó en pedir ayuda a su aliado indio.

La crisis diplomática afectó muy negativamente a las relaciones, lo que llevó incluso a China a acusar a India de jugar “con fuego”, lo que podía llevar a una escalada del conflicto. Sin embargo, Nueva Delhi retiró sus tropas a finales de agosto de ese mismo año, lo que propició una desescalada de la tensión.

 

Por Alexandra Ruiz

Fuente: france24.com / India Today