India decidió este martes recortar a la mitad el personal diplomático de la embajada de Pakistán en Nueva Delhi, así como su propia presencia en Islamabad, tras una serie de incidentes entre funcionarios de ambos países que en las últimas semanas han creado nuevas tensiones.

“El Gobierno de la India ha tomado la decisión de reducir la fuerza laboral de la embajada de Pakistán en Nueva Delhi a la mitad. Recíprocamente, reducirá su propia presencia en Islamabad en la misma proporción”, afirmó el Ministerio de Asuntos Exteriores indio en un comunicado.

Nueva Delhi acusa a los diplomáticos paquistaníes de llevar a cabo actos de espionaje y “negociar con organizaciones terroristas” en su suelo.

La cartera de exteriores se refirió además a la expulsión de dos miembros de la embajada paquistaní a finales del pasado mes de mayo, a los que acusó de espionaje, así como al incidente diplomático más reciente entre ambas potencias nucleares.

India también había acusado hace una semana a Pakistán de “secuestrar y torturar” a dos miembros de su embajada en Islamabad, y hoy reiteró que el país vecino mantiene “una campaña sostenida de intimidación a los funcionarios de la embajada de la India”.

India considera que estas acciones constituyen una violación de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas y de los acuerdos bilaterales.

“Se trata de un elemento intrínseco en su amplia política de apoyar la violencia transfronteriza y el terrorismo”, apuntó el Ministerio de Exteriores indio.

Pakistán afirmó en respuesta que la decisión “carece de fundamento” y es “un pretexto” para reducir los efectivos diplomáticos del país en la India, al tiempo que lanzó sus propias acusaciones.

“La campaña de descrédito del Gobierno indio contra Pakistán no puede ocultar las actividades ilegales en las que estaban involucrados los oficiales de la embajada india”, declaró el Ministerio de Exteriores paquistaní en un comunicado.

Ambos países dijeron que los recortes de personal deben hacerse dentro de los siete días.

A la alta comisión de Pakistán en Nueva Delhi se le permitió tener hasta 106 empleados, pero en los últimos meses Islamabad redujo los niveles de personal a unos 80, según indicaron fuentes diplomáticas a la agencia AFP.

La nueva erupción de fricciones diplomáticas llega tras los graves sucesos vividos entre ambos países el año pasado, cuando sufrieron en febrero su peor escalada bélica en años con bombardeos y derribos de cazas.

Además, en agosto la India retiró de manera inesperada el estatus especial a la Cachemira india, región disputada con Pakistán, a lo que Islamabad respondió con la expulsión del embajador indio y la suspensión del comercio bilateral.

Las dos potencias nucleares han librado tres guerras y varios conflictos menores por esa región desde la partición del subcontinente indio por parte de los británicos, tras su descolonización en 1947.

 

Fuente: infobae.com / WION