“Estrategia de demolición contra un periodista”, es el título de la carta que escribió este domingo Luis Majul, donde describe las amenazas, operaciones de desprestigio y actos de hostigamiento que recibió este mes, que lo motivó a presentar unas 20 denuncias civiles y penales en la Justicia. Detrás de todas ellas están Cristina Kirchner, Hugo y Pablo Moyano y los dueños del canal C5N, dijo Majul. 

Según planteó el periodista de radio CNN y el canal La Nación+, todo se potenció la semana que Cristina Kirchner subió un video a sus redes sociales acusando a un grupo de periodistas de ser “cómplices” de una asociación ilícita que la espiaba ilegalmente durante el macrismo. En esas imágenes, entre otros, aparecían Nicolás Wiñazki y Daniel Santoro en el programa de Majul; mientras el conductor hacía un editorial que tituló “¿Cristina puede ir presa?” y mostraba el libro La Dueña, que escribieron Miguel y Nicolás Wiñazki.

A partir de ese momento, recrudecieron los”aprietes” contra Majul, quien presentó tres denuncias penales contra el diputado ultra K Rodolfo Tailhade; José Luis Colombo, un pariente del financista de los Kirchner, Ernesto Clarens; y el periodista militante K Ezequiel Guazzora, quien adelantó en sus redes sociales que pretende ir a hostigarlo este lunes a su lugar de trabajo.

El diputado Tailhade (Frente de Todos) le dijo a Majul desde sus redes sociales: “Hiciste mucho daño y ahora llegó el momento que pagues”. El pariente de Clarens lo amenazó desde su teléfono celular, desde donde le envió una caricatura de un preso con su cara y un cartel que indicaba que se trataba de un hombre peligroso. Y el periodista militante Guazzora ya lo acosó por quinta vez a la salida de su trabajo y anunció que además tiene planeado ir a buscarlo este lunes, ya que “nos acabamos de enterar que su productora eran agentes de la AFI”, alertó en sus redes sociales, que la semana pasada también escrachó a Baby Etchecopar a la salida de Radio Rivadavia.

“Ya presenté medidas cautelares para que no se me acerque más. Y envié cartas documento a los medios que reproducen el escrache”, contó Majul. Y amplió esa información a Clarín, señalando que se habían comunicado desde el Ministerio Público Fiscal para imponerle restricciones de acercamiento a Guazzora, así como desde el gobierno porteño, para garantizar su seguridad ante los escraches del periodista militante, quien tiene denuncias por amenazas y violencia de género de su ex pareja, la ex diputada kirchnerista Stella Maris Córdoba.

Además Majul presentó varias demandas por daños y perjuicios contra el diputado K Eduardo Valdés; el periodista y ex concejal kirchnerista Tomás Méndez; Cristóbal López y Fabián de Sousa, dueños de C5N; Daniel Llermanos, abogado de Hugo y Pablo Moyano; el periodista militante Diego Brancatelli y los dueños del canal América TV, entre otros.

Es que el periodista Tomás Méndez, desde su programa en C5N, junto con el abogado Llermanos lo acusaron de “integrar falsamente una red de espionaje ilegal para acusar a Moyano. Pretende inventar un delito que no existe en el Código Penal, el de recibir información y publicarla”, dijo Majul en su carta, que será leída esta noche en su programa de TV La Cornisa. Y agregó: “Ya presentamos contra el abogado de Moyano una demanda por daños y perjuicios, por la repetición de acusaciones falsas, a pesar de que la Justicia ya dictaminó que sus denuncias son delirantes”.

Por esa acusación, Majul dijo que demandó también al periodista de Intratables, Diego Brancatelli, así como a los dueños de América TV, ya que “se prestaron para alimentar esta campaña” de demolición. Esa campaña, para Majul, “recrudeció ahora pero que no empezó hoy. En octubre de 2018 se pegaron, de manera ilegal, afiches con acusaciones falsas en contra mía y de mi familia. Demostramos que los responsables de esa pegatina habían sido personas que trabajaban para Hugo y Pablo Moyano”.

 

Por Alejandro Alfie

Fuente: clarin.com