Rusia empieza a exportar un medicamento contra el coronavirus

De acuerdo con un comunicado de la Fundación de Inversión Directa de Rusia (RFPI) y el grupo de compañías ChemRar, el preparado ya se ha enviado a Bielorusia y, en el futuro próximo, se suministrará también a Kazajistán.

Además, se llevan a cabo negociaciones para la exportación del remedio a diversas naciones latinoamericanas. Países de Oriente Medio, así como distintas antiguas repúblicas soviéticas, también han mostrado interés en comprar el medicamento.

RFPI y ChemRar han aumentado su capacidad de producción en tres veces y, actualmente, son capaces de producir hasta 300.000 tratamientos de Avifavir al mes. De esta manera, logran cubrir las necesidades del mercado nacional, así como exportar parte de su producción.

El medicamento se produce sobre la base de la sustancia antivírica experimental Favipiravir, la cual tiene eficiencia comprobada contra otros virus como la influenza, la fiebre amarilla o el del Nilo Occidental. Varios ensayos clínicos han demostrado que el medicamento es capaz de bloquear los mecanismos de reproducción del coronavirus.

El Avifavir recibió el certificado de registro del Ministerio de Salud ruso el pasado 29 de mayo, convirtiéndose así en el primer medicamento del mundo basado en Favipiravir aprobado para el tratamiento del COVID-19.

“Fue creado y probado en Rusia, pasó los ensayos clínicos y estaremos encantados de ver estos resultados y descubrir que existe un medicamento seguro para las personas con el virus”, expresó la científica en jefe y directora ejecutiva de la Organización Mundial de la Salud, Soumya Swaminathan, en la ocasión de la aprobación del Avifavir en Rusia.

Desde el 11 de junio, el preparado se usa en los hospitales rusos para tratar la enfermedad que ya se ha cobrado la vida de más de medio millón de personas alrededor del globo.

 

La Unión Europea autorizó el uso de remdesivir en pacientes con coronavirus

La Unión Europea concedió este viernes “una autorización de comercialización condicional para el medicamento remdesivir, convirtiéndolo en el primer remedio autorizado a nivel de la UE para el tratamiento del Covid-19”, anunció la Comisión Europea en un comunicado. La autorización provisional para el uso de esta droga antiviral en pacientes con coronavirus se confirmó después del visto bueno de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

“Concedemos esta autorización menos de un mes después de la presentación de la solicitud”, dijo la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, para quien esto demuestra “la determinación de la UE de responder rápidamente” ante nuevos tratamientos.

La habilitación de comercialización condicional se reserva en la UE a aquellos fármacos, cuyos beneficios se estiman mayores a sus riesgos, pese a no contar aún con datos completos. Su duración es de un año renovable.

La molécula del laboratorio estadounidense Gilead Sciences fue desarrollada para tratar a los pacientes con fiebre hemorrágica del ébola, sin éxito. Pero durante un ensayo en Estados Unidos demostró cierta eficacia contra el Covid-19.

Según ese estudio, los pacientes con esta enfermedad y tratados con remdesivir se restablecen unos cuatro días antes que los otros enfermos. Su uso ya fue autorizado en casos de urgencia en Estados Unidos y Japón.

En su recomendación, previa a la autorización de la Comisión con el visto bueno de los 27 países europeos, la EMA propone su uso para adultos y adolescentes a partir de los 12 años, que sufran neumonía y necesiten oxígeno. El nuevo coronavirus ha provocado más de medio millón muertos en el mundo desde que apareció en diciembre y Europa es la región del mundo con más muertos, cerca de los 200.000.

La Comisión Europea aseguró este jueves que negocia con Gilead Sciences la reserva de dosis suficientes para la UE del fármaco remdesivir. El anuncio de Bruselas es una reacción a la noticia de que Estados Unidos se aseguró la compra de más de 500.000 tratamientos de remdesivir para los hospitales del país hasta septiembre. En concreto, el volumen adquirido supone el 100% de la producción de julio, y el 90% de agosto y septiembre.

“A nivel de la Comisión Europea, en la actualidad está negociando con Gilead la posibilidad de reservar una cantidad suficiente de dosis para los estados miembros”, declaró el portavoz comunitario Stefan De Keersmaecker durante la rueda de prensa diaria de la CE.

Sobre la forma en que se calculará el número de dosis que requieren los países de la UE, reconoció que se espera “tener en cuenta las necesidades reales o futuras” y que para ello podría tomarse como referencia el número de hospitalizaciones. En cualquier caso, afirmó que todavía no puede “decir mucho” sobre ese aspecto porque las conversaciones están en marcha. Tampoco especificó como se pagarían las dosis de Remdesivir que reserve la Comisión, puesto que las negociaciones con Gilead se encuentran en una fase temprana.

El portavoz admitió que Washington no informó a Bruselas sobre su decisión y que el Ejecutivo comunitario conoció la compra del medicamento por parte de Estados Unidos mediante los medios de comunicación. Asimismo, recalcó que la CE apuesta por “trabajar juntos” para combatir el coronavirus y desarrollar una vacuna y tratamientos “disponibles, accesibles y asequibles para todos”.

 

Una nueva mutación del coronavirus lo hace más infeccioso pero menos patógeno, según un nuevo estudio

Un equipo internacional de investigadores reveló en un nuevo estudio, publicado en la revista Cell, que una variación en el genoma viral del SARS-CoV-2 mejoró su capacidad de infectar células humanas, con lo cual se convirtió en la cepa dominante en el mundo en este momento.

Durante la investigación se descubrió que la nueva cepa es más infecciosa en cultivos celulares en condiciones de laboratorio. La mutación, llamada ‘D614G’, provoca un pequeño cambio en la glucoproteína, la llamada ‘espiga’ que sobresale de la superficie del virus y que este utiliza para ingresar e infectar células humanas. Este cambio efectivo posibilita que el virus sea más infeccioso que la cepa original, pero al mismo tiempo causa una enfermedad menos grave.

Para sacar esas conclusiones, investigadores del Laboratorio Nacional de Los Alamos en Nuevo México y la Universidad de Duke en Carolina del Norte (EE.UU.) trabajaron junto con el grupo de investigación de Genomics UK de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) para analizar muestras de genoma publicadas en GISAID, una base de datos internacional de secuencias genómicas.

“Es posible rastrear la evolución del SARS-CoV-2 a nivel mundial porque los investigadores de todo el mundo están haciendo que sus datos de secuencias virales estén disponibles rápidamente a través de la base de datos de secuencias virales GISAID. Actualmente, decenas de miles de secuencias están disponibles a través de este proyecto, y esto nos permitió identificar la aparición de una variante que se ha convertido rápidamente en la forma dominante a nivel mundial”, explicó la autora principal del estudio, Bette Korber, del Laboratorio Nacional de Los Alamos.

Por su parte, Thushan de Silva, profesor clínico principal en enfermedades infecciosas de la Universidad de Sheffield, indica que con el uso de los datos sobre las secuencias genómicas se logró revelar que “esta mutación se había vuelto dominante en las cepas circulantes” y también que “la nueva variante de mutación del genoma D614G es más infecciosa en condiciones de laboratorio”.

“Los datos proporcionados por nuestro equipo en Sheffield sugirieron que la nueva cepa estaba asociada con mayores cargas virales en el tracto respiratorio superior de pacientes con covid-19, lo que significa que la capacidad del virus para infectar a las personas podría aumentar. Afortunadamente en esta etapa, no parece que los virus con D614G causen una enfermedad más grave”, agregó.

Ahora los investigadores realizarán más análisis de laboratorio en células vivas para determinar las implicaciones completas de esta mutación. Además, es necesario verificar si esto afectará el desarrollo de una vacuna, ya que las actuales están dirigidas principalmente a la proteína ‘espiga’, pero se elaboran con el uso de cepas anteriores del coronavirus.

 

 

Fuentes: sputniknews.com / infobae.com / rt.com