A través de un nuevo fallo, este 9 de julio el Tribunal Supremo de Estados Unidos ordenó que el mandatario Donald Trump entregue el reporte de sus impuestos a un fiscal de Nueva York, medida que el magnate calificó como un “enjuiciamiento político”.

Este 9 de julio el Tribunal Supremo estadounidense ordenó, mediante un fallo, que el presidente Donald Trump entregue el reporte de sus impuestos al fiscal de Nueva York que adelanta la investigación sobre el tema.

La nueva medida, que pone en una posición incómoda al mandatario republicano luego de que este se haya resistido a presentar de manera pública sus declaraciones de impuestos, llega en un momento complejo para el país, que permanece a la cabeza del listado de naciones más golpeadas por la pandemia y que tiene en la mira las elecciones presidenciales de noviembre.

Aunque todos los expresidentes estadounidenses han presentado sus respectivos reportes, el magnate de 74 años en repetidas ocasiones se ha negado a hacerlo.

Pocos minutos después de que se conociera la orden emitida este jueves por el Supremo, reaccionó a través de su cuenta de Twitter y calificó la medida como una suerte de “enjuiciamiento político”.

El fallo emitido por el Supremo establece que, por ser controlada por la mayoría opositora demócrata, la Cámara de Representantes no podrá tener acceso inmediato a los documentos financieros requeridos, una vez sean entregados por Trump.

Trump ha intentado esquivar órdenes de este tipo que lo obliguen a entregar al jurado de Manhattan los registros solicitados en el marco de la investigación penal que avanza en su contra por los presuntos pagos que habría realizado en 2016, cuando todavía era candidato, para silenciar a dos mujeres con las que habría sostenido relaciones sexuales.

La reacción de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, no se hizo esperar. También en Twitter, se pronunció asegurando que la orden del Supremo “reafirma la autoridad para llevar a cabo la supervisión” de los reportes de impuestos de Trump.

En distintas oportunidades, los abogados del presidente han alegado que la exigencia de presentación de las declaraciones de impuestos de Trump y de sus empresas desde el año 2011 es “inconstitucional”, no han logrado salir bien librados.

Los señalamientos de Trump sobre la “deferencia” de las cortes en otros casos

La confirmación del fallo llevó a Trump a cuestionar la supuesta “deferencia” que habrían tenido las autoridades en otros casos, además de criticar al Gobierno de Barack Obama por presuntos hechos de corrupción e incluso de espionaje.

Según el actual mandatario, tanto su antecesor como varios integrantes de su gabinete estuvieron involucrados en el rastreo previo de las acciones de su campaña política. Sin embargo, nadie se manifiesta todavía en su contra debido al “miedo” por posibles represalias.

Para el líder político, resulta curioso que no haya respuesta judicial sobre el caso por parte del FBI y que tampoco hayan reaccionado todavía los republicanos que hacen parte del Senado. En todo un hilo abierto en reacción a la medida, aseguró que un “enjuiciamiento” de este tipo no habría sido realizado en contra de ningún otro presidente, por lo que lo calificó como una “conducta procesal incorrecta”.

En medio de la polémica, el abogado de Trump, Jay Sekulow, aseguró que le complace la medida dado que bloquea al Congreso para obtener las declaraciones de impuestos del mandatario y que, en consecuencia, tomarán acciones ante los tribunales inferiores.

Con esta serie de enfrentamientos con los órganos legislativos, Trump se convirtió en el primer presidente estadounidense en los últimos 40 años en romper la tradición de entregar sus reportes de pago de impuestos en señal de transparencia.

 

Por Eél María Angulo

Fuente: france24.com