Rusia afirmó que el informe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) sobre las denuncias del uso de armas químicas en Siria es politizado, y advirtió de un parálisis en el trabajo de esa organización debido a las políticas de los países occidentales.

La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajarova, aseguró en un comunicado citado por la cadena rusa Russia Today, que “los países occidentales trabajaron activamente durante la sesión del Consejo Ejecutivo de la OPAQ entre el 7 y el 9 del mes en curso para adoptar el primer informe del equipo de investigación sobre los supuestos ataques químicos en la ciudad de Latamneh en marzo de 2017, y que acusa al ejército sirio de utilizar armas químicas”.

Indicó que Rusia dejó claro repetidamente a la organización que este informe es parcial, político e incorrecto en términos de hechos y débil desde un punto de vista profesional y técnico.

Zajarova enfatizó que el equipo de investigación, formado por iniciativa de Estados Unidos, es “un organismo ilegal en el que dominan los países occidentales y representa un proyecto geopolítico destinado a socavar las posturas del gobierno sirio”.

“Este enfoque dañino y pernicioso genera resentimiento, y Rusia, en cooperación con un gran grupo de miembros responsables de la comunidad internacional, emitió un comunicado que advierte contra la politización de las actividades de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas”, dijo la vocera rusa.

Reafirmó la necesidad de que la OPAQ no permanezca rehén de los países que imponen su agenda sesgada y estrecha.

 

Fuente: sana.sy