Por sexto día consecutivo, los manifestantes búlgaros protestaron en las calles de Sofía para pedir la dimisión del primer ministro, el populista conservador Boiko Borisov, al que acusan de corrupción.

Los indignados también piden la renuncia del fiscal general, Ivan Geshev, aliado del primer ministro y vinculado presuntamente a empresarios de dudosa reputación.

Durante las protestas que tuvieron lugar la noche del martes al menos cuatro personas resultaron heridas y seis fueron detenidas, informó este miércoles la emisora pública BTV.

 

Fuente: almayadeen.net / sputniknews.com / euronews