Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE estarán reunidos a priori hoy y mañana para tratar de cerrar un plan de recuperación de hasta 1,85 billones de euros que saldrían del presupuesto comunitario para 2021-2027 y de un fondo de recuperación financiado con la emisión de deuda conjunta.

El principal escollo será superar las reticencias que plantean principalmente Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca.

La fecha del comienzo de esta cumbre, clave para la recuperación de la Unión Europea, coincide con el cumpleaños 66 de la canciller alemana, Angela Merkel.

Ecologistas piden condicionar presupuesto y ayudas a objetivos verdes

Una decena de organizaciones ecologistas se manifestaron este viernes frente a la sede del Consejo Europeo para reclamar la imposición de “condicionamientos verdes” para el fondo de recuperación y el presupuesto plurianual que se está negociando en la cumbre de líderes europeos. Bajo el lema de ‘Nuestro dinero, nuestro futuro’, los manifestantes reclamaron que el dinero destinado a la recuperación de “esta crisis sin precedentes” cuente con condicionantes para asegurar que las empresas beneficiarias no son contaminantes.

“No deberíamos invertirlo en coches, aviones que contaminan, en agricultura intensiva o en deforestación. Es muchísimo dinero, lo van a pagar las generaciones futuras y hay que invertirlo en energías renovables y en coches limpios, es el futuro”, explicó a Efe Nico Muzi, uno de los portavoces de la convocatoria.

Las tres principales federaciones ecologistas, Avaaz, WeMove y SumOfUs, entregaron a primera hora de la mañana al equipo del presidente del Consejo, Charles Michel, una propuesta con los principales puntos de su reclamación. Junto al documento le entregaron más de 1,3 millones de firmas de ciudadanos europeos “que han suscrito la petición”.

“Pedimos que se haga una lista de industrias, productos y servicios que no son compatibles con un futuro sostenible”, añadió Muzi, quien también criticó que al sector de las aerolíneas ya le están llegando ayudas pese a ser un sector contaminante. El portavoz ecologista, en este sentido, pidió que el dinero que se destine a estas empresas vaya a parar a los trabajadores “para después empezar a caminar hacia unas aerolíneas más verdes y limpias”.

 

Fuente: dw.com