El Tribunal de Justicia de la Unión Europea anuló este jueves el llamado “Escudo de la Privacidad”, un pacto entre la Unión Europea y Estados Unidos sobre transferencia de datos personales de usuarios de Internet. El acuerdo es considerado como inseguro ya que no protege la información personal de las personas frente a los programas de vigilancia estadounidenses.

Los defensores de la privacidad y protección de los datos personales en Internet calificaron como histórica la decisión de Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

El pacto, llamado “Escudo de la privacidad” de transferencia de datos transatlántica entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, creado en 2016, fue anulado hoy en Luxemburgo a raíz de las preocupaciones que existen sobre el acceso que Estados Unidos tiene a la información personal de millones de usuarios de Internet.

El fallo del Tribunal de Justicia europeo argumentó que el acuerdo posibilita “injerencias en los derechos fundamentales” de las personas cuyos datos se envían desde Europa a Estados Unidos, y esto permitía que las autoridades del país norteamericano tuvieran acceso a la información sin ningún límite.

No es un secreto que los datos personales de los usuarios de Internet son la fuente de ingresos de la economía digital. La geolocalización o el comportamiento de los internautas, por ejemplo, son la “mina de oro” de empresas digitales estadounidenses como Google, Facebook y Amazon, cuyos clientes y anunciantes comerciales están hambrientos de dicha información con el fin de identificar posibles compradores de sus productos o servicios.

La decisión de la justicia europea podría afectar a cerca de 5.000 empresas que dependen de este acuerdo para fines comerciales y, además, los deja en una incertidumbre jurídica.

Max Schrems, el activista detrás del fallo de la corte europea

La anulación del pacto “Escudo de la privacidad” fue desencadenada por una larga disputa entre Facebook y el defensor de los derechos en Internet austríaco, Max Schrems, quien denunció al gigante de Silicon Valley y pidió “la interrupción del envío de datos entre la sede europea de Facebook en Irlanda y su matriz en California, Estados Unidos”.

Schrems justificó que las agencias de inteligencia estadounidenses como el FBI o la NSA podían reclamar la información personal de los usuarios sin ningún control.

El activista austríaco celebró el fallo del Tribunal europeo y lo calificó como una victoria para la privacidad: “una de las mayores conclusiones es que necesitaríamos una reforma fundamental en las leyes de vigilancia de Estados Unidos si las empresas estadounidenses aún desean tener algún tipo de acceso decente en el mercado europeo”, dijo.

La ONG Access Now, dedicada a la defensa de los derechos humanos y digitales, cuenta que el “Escudo de la privacidad” fue adoptado en 2016, tras la invalidación del pacto anterior conocido como “Safe Harbor” de 2015. La anulación de éste también fue lograda por Max Schrems, ya que la Comisión Europea y la Comisión de Protección de Datos de Irlanda no actuaron.

Por su parte, Eva Nagle, asesora general asociada de Facebook, dijo en un comunicado que la empresa está estudiando el fallo europeo: “nos aseguraremos de que nuestros anunciantes, clientes y socios puedan continuar disfrutando de los servicios de Facebook mientras mantienen sus datos seguros y protegidos”.

Pero el derribo del pacto entre la UE y Estados Unidos no significa que Internet se detendrá o que los datos ya no fluirán. Según Access Now, las empresas que funcionaban bajo el “Escudo de la privacidad” pueden cobijarse bajo las llamadas “cláusulas tipo”, que permiten que los datos se trasladen desde la UE hacia el resto del mundo.

“Si bien no son mecanismos perfectos, ofrecen una mayor protección para los usuarios y una supervisión más sólida que el Escudo de privacidad. El Tribunal confirmó la validez de las cláusulas hoy (16 de julio), aunque la Comisión Europea tendrá que reformarlas para incorporar más salvaguardas”, explica la ONG.

 

Por Andrea Amaya

Fuente: france24.com