Los líderes de los 27 países de la Unión Europea extendieron para este domingo, un día más de lo previsto, las negociaciones sobre el plan de recuperación económica del bloque, tras el impacto a las finanzas causado por la pandemia del Covid-19. El costo del fondo de rescate y el equilibrio entre préstamos y subvenciones siguen siendo las principales dificultades para su aprobación.

Las negociaciones de la Unión Europea para lograr un fondo de rescate por 750.000 millones de euros, parecen estar estancadas. Tras dos días y medio de cumbre en Bruselas, los líderes concluyeron sin un acuerdo. A falta de este, la presidencia del Consejo Europeo anunció en Twitter, a última hora de la tarde del sábado, que las discusiones se reanudarían este domingo, al mediodía, hora local.

El plan liderado principalmente por Alemania y Francia busca aliviar la crisis económica y el desempleo que deja la pandemia en el bloque europeo, tras varios meses de parálisis laboral y con una vuelta a la denominada “nueva normalidad”, que todavía no reactiva la economía a los niveles que se vivían antes de la emergencia sanitaria.

El principal desacuerdo está en que el fondo, que apoyaría esencialmente a las naciones más afectadas, se financiaría a través de créditos de la UE y con ayudas a fondo perdido, es decir que no necesariamente se exige el retorno del mismo. La propuesta inicial había sido que, de los 750.000 millones de euros del fondo de rescate, 250.000 millones estuvieran destinados a préstamos y 500.000 millones en subvenciones, que no tendrán que pagar los beneficiarios.

El cambio de la propuesta

Algunos de los 27 países miembros del bloque ponen resistencia, al considerar que solo se deben contemplar préstamos. Ante este panorama, el sábado fue presentada una nueva propuesta con el objetivo de influir en la posición de los cuatro estados que muestran mayor oposición: Países Bajos, Austria, Dinamarca y Suecia, al ofrecerles concesiones, en particular en la distribución de subvenciones y préstamos.

Ahora, la oferta es que, del total del presupuesto, 300.000 millones sean destinados a préstamos y 450.000 a ayudas o subvenciones.

Por otra parte, los ministros de finanzas y los jefes de los bancos centrales de los países más industrializados también se reunieron por videoconferencia para analizar la deuda de los países más pobres y las formas de poner en marcha la economía mundial.

La pandemia ha puesto las finanzas de la UE en picada y se estima que la economía del bloque se contraiga en un 8.3% este año, según las últimas predicciones.

Pero estos cálculos incluso podrían ser mayores, debido a que en medio de los rebrotes de Covid-19, en varias de las naciones europeas, las autoridades han llamado a nuevos confinamientos, hasta ahora sectorizados, que volverían a paralizar las actividades laborales y económicas.

Pese a las dificultades en las negociaciones para un rescate económico, algunas fuentes optimistas del bloque señalaron que van por buen camino y que, en caso de no lograr un acuerdo en la cumbre, que concluiría este domingo, esperan entonces alcanzarlo antes de terminar julio.

“Las cosas se están moviendo en la dirección correcta”, dijo el canciller austríaco, Sebastian Kurz. “Es, por supuesto, como es de esperar, una lucha difícil, una negociación difícil, pero nos estamos moviendo en la dirección correcta, y eso es lo más importante”, concluyó Kurz.

 

Por Yurany Arciniegas Salamanca

Fuente: france24.com