El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Gobierno ecuatoriano advirtió a China que hará respetar su soberanía marítima alrededor del Archipiélago de las Galápagos, a unos 1.000 kilómetros de la costa continental, ante la proximidad a esas aguas de una flota pesquera de ese país.

 

Embarcaciones de China, Liberia, Panamá y otros países navegan fuera del límite de la Zona Económica Exclusiva Insular, cercana al archipiélago.

Ante la presencia de una gigantesca flota internacional de pesqueros en las cercanías de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de las islas Galápagos, Ecuador ha emprendido acciones a nivel internacional para proteger el medioambiente del área y defender sus intereses nacionales en el Pacífico.

Así, el canciller de este país latinoamericano, Luis Gallegos, ha anunciado este lunes que se reunirá con sus homólogos de los países ribereños del Pacífico para exponer la cuestión de la pesca intensiva cerca de las islas Galápagos y trazar “las futuras proyecciones de una estrategia común” para “defender la conservación y sostenibilidad de recursos naturales”.

El ministro precisó que el Gobierno expresó sus preocupaciones vía diplomática a Pekín, ya que la mayoría de las embarcaciones en la zona mencionada pertenece a este país asiático, pero, al mismo tiempo, agregó que también hay pesqueros de Liberia y Panamá.

Por su parte, el ministro de Defensa de Ecuador, Oswaldo Jarrín, ha indicado que los buques extranjeros se encuentran en un corredor que son aguas internacionales y “jamás ha entrado ningún buque, ni lo puede hacer, porque conocen la delimitación de la ZEE” y existe un constante monitoreo de la zona a través de drones de la Fuerza Naval ecuatoriana y el sistema de identificación automática de los buques (AIS, por sus siglas en inglés).

“Mientras estén en aguas internacionales lo que estamos es en alerta, en vigilancia, en patrullaje para evitar que se dé un incidente como lo ocurrido en el 2017 y de darse será capturado”, declaró en referencia al buque chino Fu Yuan Yu Leng 999, capturado dentro de la Reserva Marina de Galápagos, con 300 toneladas de fauna marina, en su mayoría tiburones.

Los 20 ciudadanos chinos de dicho barco fueron detenidos y enjuiciados por el delito de tenencia y transporte de especies protegidas, mientras que el buque fue entregado a la Armada del Ecuador.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha anunciado en su cuenta de Twitter que conformó “un equipo público-privado responsable de diseñar la estrategia de protección de Galápagos y el respeto de sus recursos marítimos” y ha asegurado que su gobierno va a trabajar “en una postura regional para defender y proteger la Zona Económica Exclusiva alrededor de la Reserva Marina de Galápagos, una de las áreas más ricas en pesca y un semillero de vida para el planeta entero”.

La presencia de unas 260 embarcaciones, entre pesqueros, buques de abastecimiento y bodegaje, fuera del límite de la ZEE, fue detectada por la Armada del Ecuador el pasado 16 de junio y de momento siguen en el área.

“La Cancillería ecuatoriana ha hecho gestiones tanto en Beijing como en Quito para hacer conocer a las autoridades chinas que el Ecuador hace respetar sus derechos marítimos sin diferencia de banderas”, dijo este jueves el ministro de Exteriores, Luis Gallegos, en un comunicado difundido por su oficina en el que advierte que “esos derechos no se violan”.

El ministro evocó las palabras de su colega de Defensa, Oswaldo Jarrín, en una rueda de prensa horas antes, en las que aseguró que “ni un solo barco chino o de otras nacionalidades ha entrado en la Zona Económica Exclusiva ni insular ni territorial” ecuatorianas.

Se trata de una flota pesquera de más de 250 barcosprincipalmente de bandera china, que navegan por aguas internacionales entre el Ecuador continental y el Archipiélago de Galápagos, y que es vigilada por la Armada por si violaran las aguas territoriales ecuatorianas.

Gallegos reiteró que, a través de los canales diplomáticos, se ha hecho conocer esta posición soberana a las autoridades de China y de todas las nacionalidades de los barcos cuyas banderas están presentes en la flota pesquera internacional en el Pacífico ecuatorial.

En 2017 un barco de una flota similar ingresó en una reserva natural en aguas ecuatorianas y fue interceptado por la Armada con un cargamento de especies prohibidas y en riesgo de extinción, por lo que el país andino llevó a juicio a su tripulación y confiscó el barco.

Según el comunicado de Cancillería, el Gobierno chino ha asegurado que “ningún barco de esa nacionalidad ingresará a la Zona Económica Exclusiva del Ecuador y menos a las aguas de la Reserva Marina de Galápagos”.

La primera se extiende por 200 millas alrededor del archipiélago, mientras que la segunda alcanza las 40 millas.

El ministro destacó que la Cancillería está empleando todos los recursos en el derecho internacional para proteger sus derechos, y que emprenderá “consultas con los países ribereños del Pacífico, en especial Costa Rica, Panamá, Colombia y Perú para avanzar en las soluciones conjuntas e intensificar las acciones diplomáticas encaminadas al combate de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada”.

 

Fuente: infobae.com / RTS La NoticiaRafael Cuesta / Pandemials / rt.com