En un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) con muchas frases en tono de resignación, el presidente Alberto Fernández descartó formalmente la intervención y expropiación de la empresa Vicentin, decisión que había anunciado el 8 de junio y que un día después le dio caracter jurídico en el DNU 522, ahora finalmente derogado.

La decisión presidencial se conoce a pocas horas del fracaso de la segunda audiencia de conciliación entre la agroexportadora y representantes del Gobierno de Santa Fe, que se reunieron este jueves en Reconquista, con el objetivo de buscar consensos para el salvataje de la compañía.

Pero esa negociación se trabó al discutirse el control efectivo de la operatoria empresarial, y los representantes del gobierno santafesino dieron por finalizada su participación en esta instancia mediadora que había propuesto el juez concursal, Fabián Lorenzini, 20 días atrás.

En el tramo final del decreto, el presidente insistió en que la labor del Estado se va a concentrar en la recuperación de los activos que están en riesgo y en colaborar con la justicia para esclarecer las eventuales responsabilidades civiles, comerciales y penales del grupo empresario.

Con todo, desde el oficialismo político nacional y santafesino conservan las expectativas de que la Comisión Bicameral asuma un rol mucho más determinante. Al menos, esperan que tenga un rol de contralor sobre el futuro de la compañía.

 

Por Mauricio Bártoli

Fuente: clarin.com