Un grupo de hombres armados, presuntamente miembros de Boko Haram, atacaron la pasada noche la localidad de Nguetchéwé, en el extremo norte de Camerún, cerca de la frontera con Nigeria, causando la muerte de al menos 18 personas y dejando a otras 11 heridas. Los atacantes llegaron al lugar a eso de las 21 horas, informó este domingo (02.08.2020) a la agencia EFE un vecino del poblado.

Los hombres atacaron primero a los grupos de autodefensa de la zona, y más tarde a la población civil. “Tras el ataque, los asaltantes volvieron a la zona de la frontera con Nigeria”, dijo una fuente castrense, que pidió anonimato. El alcalde del distrito de Mozogo, donde se encuentra Nguetchéwé, reportó que las víctimas de la incursión fueron unos refugiados que viven en un campamento.

“Los atacantes llegaron con una mujer que portaba una granada”, dijo la autoridad, Medjeweh Boukar. El artefacto fue lanzado al recinto, donde viven unas 800 personas, agregó Boukar, quien detalló que los lesionados fueron enviados a un hospital de la región. Entre las víctimas fatales hay niños y mujeres, añadió, sin entregar más datos.

Aumentan ataques

En la región hay varias bases militares de Camerún, y pese a que se han vivido períodos de mayor violencia que en la actualidad, los yihadistas han aumentado sus operaciones en el norte de ese país de África. Pese a que una fuerza multinacional, con tropas de Nigeria, Níger, Camerún y Chad, se ha desplegado para acabar con la amenaza, Boko Haram sigue mostrando capacidad de acción.

El pasado 31 de julio, al menos diez civiles murieron y otros siete fueron secuestrados cuando milicianos de Boko Haram atacaron Tenana, en Chad. “Hacia las tres de la mañana, los elementos de Boko Haram mataron a dos mujeres y a ocho hombres, secuestraron a siete hombres, saquearon y quemaron el pueblo antes de retirarse”, explicó en dicha oportunidad un oficial militar.

 

Fuente: dw.com