El Consejo Nacional Palestino renovó su llamamiento a las instituciones humanitarias y de derechos humanos y los parlamentos del mundo para que declaren su solidaridad con el gobernador de Jerusalén, Adnan Ghaith, y actúen con urgencia para presionar a las autoridades de ocupación israelíes para que lo liberen.

El comunicado señala que Ghaith está bajo constante investigación en las celdas de la prisión de Ashkelon, además de las duras condiciones de detención.

El Consejo consideró, en una declaración emitida este sábado, que la detención continua del Gobernador de Jerusalén por 14 días consecutivo, es un nuevo delito y un ataque directo a la ciudad ocupada de Jerusalén y sus instituciones religiosas.

Asimismo, dijo que el gobernador Ghaith fue arrestado, sin ninguna justificación, el 19 de julio, y con esta ocasión suman 18 detenciones en dos años, es decir, desde que asumió el cargo.

El motivo: desempeñar su papel nacional en el servicio a su pueblo en la capital del estado palestino reconocido por las Naciones Unidas, lo que confirma que esta detención es ilegal y está destinada únicamente a atacar la presencia palestina en la Jerusalén ocupada.

También hizo hincapié en que el arresto y traslado del gobernador de Jerusalén fuera de las fronteras de su país ocupado constituye un crimen de guerra y una violación flagrante de las disposiciones (Artículo 76) del Cuarto Convenio de Ginebra.

Dicha norma estipula la detención de “prisioneros” protegidos en su país, y destaca el deber de todos los Estados contratantes, en virtud de los Convenios de Ginebra de 1949, de presionar a la ocupación para que libere a los prisioneros palestinos y poner fin a sus reiteradas violaciones de estos acuerdos.

 

Fuente: almayadeen.net