Los virólogos están debatiendo si establecer un sistema para nombrar especies de virus más adelante este año, advierte una investigación publicada en la revista científica NatureAlgunos investigadores dicen que la forma actual en que se nombran los virus es desorganizada y que existe una necesidad urgente de un sistema estandarizado. Pero otros dicen que ahora no es el momento de entablar una discusión académica sobre las convenciones de nombres, cuando los virólogos se centran en combatir la pandemia.

Los virólogos actualmente nombran especies, el rango taxonómico más básico, de varias maneras, a menudo en función de dónde se encuentra el virus, los animales que lo albergan o la enfermedad que causa. Muchos sostienen que la falta de convenciones es frustrante para los investigadores que identifican nuevos virus regularmente. También crea confusión cuando el nombre común del virus es el mismo que el nombre de su especie, como con el virus variola, que causa la viruela.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus (ICTV), un organismo que supervisa la denominación de taxones de virus, ha propuesto un sistema de denominación, que se someterá a votación en octubre. Si se implementa un sistema, podría cambiar la forma en que se nombran casi todas las más de 6,500 especies virales conocidas.

“Obviamente, es bueno y correcto tener un esquema de clasificación estandarizado para nombrar especies de virus, ya que el ‘sistema’ actual es completamente caótico y una fuente importante de frustración para aquellos de nosotros que identificamos regularmente virus nuevos”, sostiene Edward Holmes, un virólogo en la Universidad de Sydney en Australia. Pero el esfuerzo “difícilmente puede clasificarse como ‘urgente’ en comparación con una pandemia global”, asegura.

Otros investigadores piensan que ahora es el momento perfecto para tal ejercicio. Ha habido una aceleración en la cantidad de virus y especies que se han identificado en los últimos 15 años, gracias a la tecnología de secuenciación del genoma, dice Eric Delwart, virólogo de la Universidad de California en San Francisco. “Esta es la edad de oro del descubrimiento de virus. Es un buen momento para comenzar a organizar el diluvio de genomas virales “, advierte.

El debate se produce en medio de discusiones sobre otro tema de nomenclatura: cómo clasificar las decenas de miles de genomas del SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, que se está secuenciando en todo el mundo. Los grupos de virus relacionados evolutivamente de la misma especie a menudo se describen como linajes. Es importante rastrearlos en caso de que surjan mutaciones que hagan que el virus sea más infeccioso o más peligroso. La ICTV establece reglas solo hasta el nivel de la especie, pero Holmes y otros virólogos independientes de la ICTV han propuesto un método para nombrar los linajes SARS-CoV-2.

En la actualidad, los únicos requisitos para el nombre de una especie viral son que esté en cursiva (con la primera palabra en mayúscula) y sin ambigüedades, y que use la menor cantidad de palabras posible, aunque algunos nombres son largos, como el “virus del rizado amarillo del tomate (Tomato yellow leaf curl virus)” de Indonesia. El 3 de diciembre, los miembros del comité ejecutivo de ICTV publicaron un documento en Archives of Virology proponiendo un nuevo formato en el que los nombres de las especies se limitarían a dos palabras.

La primera palabra sería el género (que termina en – virus ), que se define como un grupo de especies que comparten algunas características comunes. El documento propone tres opciones para la segunda palabra. La opción uno es siempre usar un término latinizado, en línea con reglas similares para nombrar organismos biológicos, como el Homo sapiens. La segunda opción restringiría la segunda palabra a números o letras, como en Alphacoronavirus 1, y la tercera la abriría a cualquier conjunto de caracteres. Por lo tanto, los nombres existentes se condensarían en una sola palabra, potencialmente latinizada, o en un número o letra.

El documento, que es el resultado de varios años de deliberación pública, pidió a los investigadores que brinden sus comentarios antes del 30 de junio, antes de una decisión en la próxima reunión del comité, en octubre. Esa decisión sería sometida a votación por todos los miembros de ICTV.

Pero varios virólogos dicen que no notaron el papel en ese momento, y luego fueron arrastrados por la respuesta del coronavirus. “En un mundo ideal, todos estaríamos mirando estas revistas, pero la cantidad de literatura que tenemos que seguir ha aumentado”, opina Katherine Spindler, viróloga de la Universidad de Michigan en Ann Arbor y secretaria-tesorera del American Society for Virology (ASV), una de las comunidades de virología más grandes del mundo, con más de 3.000 miembros en unos 20 países. “La taxonomía no afecta lo que hago. Solo aparece cuando escribo un artículo“, dice Spindler, quien se enteró de la consulta después de la fecha límite del 30 de junio. Ella y el resto del comité ejecutivo de ASV escribieron al comité de ICTV el 9 de julio, declarando que sus miembros no habían tenido tiempo suficiente para considerar el tema.

La Sociedad de Virología de Australia (AVS), que representa a unos 700 miembros en Australia y Nueva Zelanda, envió su propia carta a la ICTV el 4 de julio. “Creemos que 2020, el año de COVID-19, no es un momento apropiado para emprender un cambio importante en el nombramiento de especies de virus. Nuestros miembros se estiran al límite con otras tareas, y muchos no han tenido tiempo de considerar adecuadamente este asunto“, rezaba la carta.

En respuesta a las preocupaciones sobre el momento, el presidente de ICTV Andrew Davison, un virólogo de la Universidad de Glasgow, Reino Unido, sostiene que una versión de la propuesta ha estado en la agenda de ICTV durante casi dos años, pero espera que el comité considere todos los factores relevantes en su reunión. “Estoy de acuerdo en que estos son tiempos inusuales”.

En sus cartas, el ASV y el AVS también afirman que se oponen a la idea de exigir nombres latinizados, porque eso requeriría que los virólogos aprendan gramática latina, y sería complicado de implementar. Ambos grupos prefieren la opción en la que se puede usar cualquier palabra como el nombre de la especie, aunque la principal preferencia del AVS sería mantener el status quo. “No hay necesidad de revisar todo el sistema”, indica la presidenta de AVS, Gilda Tachedjian, viróloga del Instituto Burnet en Melbourne, Australia.

Pero para Jens Kuhn, un virólogo en el Centro de Investigación Integrada en Fort Detrick, Maryland, y miembro del comité ejecutivo de ICTV, al nombrar una especie, los virólogos solo necesitarían saber el sufijo latino apropiado. Los términos en latín también serían universales y no requerirían traducción en documentos publicados en otros idiomas además del inglés.

 

Diversidad de SARS-CoV-2

Los virólogos tienen menos conflictos sobre la necesidad urgente de coherencia al nombrar los muchos linajes del SARS-CoV-2, que se etiquetan de manera ad hoc. “Claramente vamos a terminar con más de 100,000 secuencias completas del genoma del SARS-CoV-2, lo cual es asombroso. Obviamente, es importante idear un esquema simple, racional y ampliamente adoptado para clasificar toda esta diversidad“, remarca Holmes.

Ningún organismo oficial decide cómo nombrar los linajes virales. “Hemos intervenido para tratar de resolver esto. Si la gente lo adoptará es otro asunto: realmente depende de los usuarios“, afirma. Él y sus colegas han propuesto un método dinámico que prioriza los linajes de nombres que han sembrado una epidemia. Los linajes se etiquetarían como activos, no observados o inactivos dependiendo de cuán recientemente se hayan aislado; estas etiquetas se reevaluarían regularmente, en función de si los linajes todavía se están extendiendo.

El método se describió en Nature Microbiology el 15 de julio y parece haber ganado apoyo entre los virólogos. El equipo también ha desarrollado herramientas en línea para ayudar a los usuarios a identificar a qué linaje pertenece su secuencia. Tal sistema podría facilitar el monitoreo de linajes con propiedades patógenas únicas cuando surgen, dice Elliot Lefkowitz, virólogo de la Universidad de Alabama en Birmingham y miembro del comité ejecutivo de ICTV.

 

Fuente: infobae.com