El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un manifestante murió este lunes por la noche en Bielorrusia en una nueva ronda de protestas contra la reelección para un sexto mandato del presidente Alexandre Lukashenko, dispersadas por la policía.

“Uno de los manifestantes trató de lanzar un objeto explosivo contra las fuerzas del orden, pero el objeto explotó en sus manos”, matándolo, precisó la policía en comunicado.

La portavoz de la policía bielorrusa, Olga Tchemodanova, confirmó a la AFP la muerte del manifestante. Otras personas resultaron también heridas, indicó, sin dar más detalles.

La oposición cuestiona los resultados oficiales, que dan a Lukashenko vencedor con el 80,08% de los votos, y estima que hubo fraude.

Miles de personas salieron a las calles en diversos sitios de Minsk, la capital, y en otras ciudades de esta ex república soviética.

La candidata de la oposición refutó los resultados oficiales y pidió al presidente Alexandre Lukashenko que ceda el poder.

Svetlana Tijanóvskaya, que en unas semanas se convirtió en una rival inesperada del autócrata que lleva gobernando 26 años con mano de hierro Bielorrusia, denunció fraude tras el anuncio de la victoria del presidente saliente.

“El poder debe reflexionar sobre cómo cedernos el poder. Me considero vencedora de la elección”, dijo esta novata política de 37 años, que denunció la represión de las manifestaciones contra la reelección del hombre fuerte de Bielorrusia, reprimidas con particular virulencia en Minsk, donde las fuerzas del orden lanzaron granadas y dispararon balas de caucho contra las miles de personas congregadas.

La opositora, que acusó al régimen de “mantenerse por la fuerza”, no participará en las manifestaciones previstas este lunes para evitar “provocaciones” del poder.

La víspera hubo 3.000 detenidos, así como medio centenar de civiles y 39 policías heridos en 33 localidades, según el Ministerio del Interior.

En las últimas semanas, el presidente biolorruso había acusado a Moscú de querer someter a su país y de buscar desestabilizarlo, en particular, con el envío de mercenarios.

Lukashenko afirmó este lunes que las manifestaciones fueron “teledirigidas” desde el exterior y no dejará que su país sea “hecho pedazos”.

En 2010, tras la presidencial, las manifestaciones de la oposición habían sido brutalmente reprimidas.

También acusó a las fuerzas extranjeras de haber cortado internet en Bielorrusia. La oposición considera que las autoridades orquestaron los cortes para mejor organizar la represión.

 

Por Tatiana Kalinovskaya

Fuentes: AFP / infobae.com / CBS News / CGTN / Tetova Online